Información sobre el CBD

Testosterona: ¿cuál es su relación con el THC y el CBD?

post-25-head

Introducción

Para muchos, la testosterona es sinónimo de masculinidad. Esta hormona es la más famosa y reconocida que se identifica con los órganos sexuales masculinos y a las que se le atribuyen muchas de las características propias de los hombres. Pero, ¿es cierto que cannabinoides como el THC y el CBD pueden afectar los niveles de testosterona en el cuerpo?

Aunque la investigación científica sigue siendo escasa, parece ser verdadero que el cannabis en general es capaz de disminuir los niveles de testosterona en el organismo. ¿Te has preguntado qué tanto puede influir eso? ¿Será realmente importante? ¿Siempre que se consume cannabis se reduce la testosterona? Si tienes muchas dudas o estás preocupado, no tienes nada que temer. Descubre en este artículo todo lo que necesitas saber sobre la relación entre la testosterona y los cannabinoides.

¿Qué es la testosterona?

Los hombres tienen testosterona y las mujeres estrógeno, ¿verdad? Pues no es tan sencillo. En efecto, la testosterona es la hormona sexual masculina por excelencia y se encuentra en los organismos de la mayoría de los mamíferos. Varones y hembras producen testosterona, aunque se hace desde diferentes partes del cuerpo y con una amplia gama de cantidades.

La importancia de la testosterona radica especialmente en la pubertad, cuando los hombres comienzan a identificarse de manera definitiva como tal. La pubertad permite el crecimiento de los testículos y la próstata, además de características externas como la aparición de vello corporal.

Pero, ¿por qué se relaciona tanto con los hombres? Simplemente, la testosterona se produce diez veces más en hombres comparado que en mujeres. Esta producción, ¿podría verse afectada por el consumo de cannabinoides? Parece que sí.

¿Qué son los cannabinoides?

Todos sabemos que el cannabis es una planta. Esta se conforma por diferentes partes y componentes. Hasta el momento, se han logrado descubrir 113 cannabinoides, que son los principales componentes de la planta. Estos cumplen funciones diferentes y generan efectos variados en el organismo.

Dos de los cannabinoides más famosos son el THC y el CBD. Ambos se han comenzado a comercializar por separado y por eso muchas personas conocen sus características individuales. Es cierto que el THC es el cannabinoide que te droga, pues entre sus propiedades está generar efectos alucinógenos.

No obstante, el THC también cuenta con numerosas propiedades que pueden servir con fines terapéuticos. En cambio, el CBD es el componente más utilizado en los tratamientos a base de cannabis para aliviar el dolor crónico, calmar la ansiedad, entre muchas otras cosas valiosas para la vida cotidiana.

¿Cómo se vincula el THC, el CBD y la testosterona?

¿En qué influyen los cannabinoides como el THC y el CBD sobre el nivel de testosterona? Vamos a aclarar primero cuál es el papel que juegan los cannabinoides en el cuerpo humano, y, por ende, qué influencia podría tener sobre las hormonas.

Tanto el THC como el CBD interactúan con el sistema endocannabinoide. El propio cuerpo humano tiene un sistema con receptores de tipo CB1 y CB2 que reciben a los cannabinoides externos, como es el caso del THC y el CBD. El sistema endocannabinoide entra en contacto con el sistema nervioso y posteriormente con el endocrino. Este último es el responsable de la producción de la mayoría de las hormonas, tras la emisión de la orden desde el hipotálamo.

La testosterona es una hormona sexual que se suele producir en los testículos en el caso de los hombres. Pero, al igual que con el resto de las hormonas, el sistema endocannabinoide puede influir al respecto. Pero, ¿existe consenso en si el impacto de los cannabinoides reduce los niveles de testosterona?

¿Cómo afecta el THC a la producción de testosterona?

De todos los cannabinoides, el THC es el que parece tener una mayor influencia sobre la producción de testosterona. Existen decenas de estudios que se contradicen entre sí, lo que indica que la investigación está aún en una etapa primaria. No obstante, sí existe un impacto directo, a través de la producción de otras hormonas.

Por ejemplo: el THC pude aumentar los niveles de cortisol. Esta hormona es la que se libera cuando el cuerpo presenta grandes situaciones complicadas de estrés. Eso hace que el azúcar en la sangre aumente directamente y el metabolismo se acelere. En esta situación, el cortisol podría entonces reducir los niveles de testosterona.
Por otra parte, los niveles de testosterona podrían verse afectados gracias a la influencia del THC sobre la hormona GnRH. En resumen, el THC podría bloquear la producción de esta hormona desde el hipotálamo. El resultado sería que se generase menos hormona luteinizante y que, por ende, la liberación de testosterona disminuyese.

Hay que hacer una salvedad: la mayoría de los estudios que han determinado esto se han realizado, principalmente, en animales como ratas. Sí existen estudios en humanos, pero de momento, no son concluyentes ni se ha conformado un consenso científico que pueda definir cómo se ve impactada la testosterona tras el consumo de cannabis.

¿Y qué hay del CBD?

Hay que tener claro que el principal componente del cannabis que se involucra con la testosterona es el THC. No obstante, eso no implica que el CBD no tenga ningún impacto. La investigación científica no es concluyente, pero da muchas luces sobre el papel que puede jugar un componente de la importancia del CBD sobre la producción de testosterona.

Diferentes estudios igualmente afirman que el CBD podría ser también responsable de la disminución de la producción de testosterona. Sin embargo, su papel podría resultar contradictorio. Además de poder ralentizar la producción de testosterona, el CBD podría disminuir la descomposición de la hormona a nivel de hígado.

Al contrario que con el THC, el CBD podría disminuir los niveles de cortisol. Eso contrarrestaría la disminución de testosterona que podría provenir del cannabinoide antagónico. Los resultados son un indicio de que el CBD sería útil, entonces, para revertir el daño ocasionado por el aumento del cortisol.

¿Qué relación tiene con la ginecomastia?

¿Es verdad que el consumo de cannabis hace que le salgan senos a los hombres? Es complicado afirmarlo, pero no parece. Como todo en este mundo, existen estudios que se contradicen entre sí. La ginecomastia es como se conoce al desequilibrio hormonal que, en hombres, la producción de estrógeno supera a la de testosterona. Esto podría conllevar a la aparición de ciertas características femeninas en el organismo.

Desde hace varias décadas, han existido estudios que han observado una posible relación entre la ginecomastia y el consumo de cannabis. Aunque para algunos el consumo prolongado de cannabis puede acabar incidiendo en el crecimiento de senos masculinos, para otros esto no representa realmente un problema que influya.

¿Qué influencia tienen los cannabinoides en la producción de esperma?

¿Y qué hay sobre la cantidad de esperma? ¿Es cierto que se reduce tras el consumo de cannabis? En esto sí parece haber más consenso científico: sí. Los investigadores han determinado que consumir habitualmente cannabis puede reducir los niveles de esperma a largo plazo.

En un estudio realizado en Dinamarca se analizaron hombres que no consumieron marihuana, aquellos que solo lo hicieron por una semana y otros que la usaban más de una vez por semana. Pasados tres meses, los que más habían fumado marihuana tenían un 28% menos de esperma que los que no habían consumido, lo que se tradujo también en un 29% menos de espermatozoides.

En resumen: sí, consumir marihuana, independientemente sus componentes, puede reducir el número de espermas que produce tu organismo. Aunque esto no es un problema de salud, sí puede tener consecuencias importantes, especialmente con fines reproductivos.

Estudios que han analizado la influencia de la testosterona tras consumir THC o CBD

Existen decenas de estudios que han analizado el posible impacto que tiene el consumo de cannabis y sus componentes. Algunos tienen resultados que muestran un patrón claro, mientras que otros no son concluyentes o de ellos no se puede extraer algo definitivo. Algunos estudios son:

1. Aumento de la testosterona en un estudio danés 

1215 hombres daneses, de edades comprendidas entre los 18 y 28 años se sometieron a este estudio publicado en el American Journal of Epidemiology. Los hombres fueron aquellos que se presentaron al servicio militar. Al hacerlo, donaron una muestra de semen, sangre e hicieron un examen físico. De igual forma, contestaron si habían usado drogas recreativas, cuáles y hace cuánto tiempo.

Finalmente, el resultado obtuvo que los hombres que habían consumido marihuana tenían más testosterona, aunque menos concentración de esperma. Entonces, ¿la testosterona aumenta o disminuye?

2. Vía intravenosa o marihuana fumada 

En otro estudio, realizado por Barnett, Chiang y Licko, se analizó el impacto del THC y la marihuana en general a través de dos vías. Una de ellas fue por vía intravenosa, a través de la que se inyectaron 10 miligramos de THC. Por 50 minutos, los niveles de testosterona disminuyeron en 36%, al compararse con el grupo que no había recibido THC.

Además, este estudio también analizó la marihuana fumada. Nuevamente, se compararon dos grupos separados. El que fumó marihuana resultó teniendo 66% menos de testosterona que el grupo que no lo había hecho, según los datos que arrojó un control posterior. Según esta vía, los niveles de testosterona se reducen drásticamente justo después de haber consumido THC o cannabis en general.

3. Reducciones de LH y FSH

El proceso de formación de la testosterona no es directo, sino que involucra diferentes predecesores. En este estudio de 1986 se tomaron en cuenta a cuatro varones y sus reacciones tras fumar marihuana con 2.8% de THC. EL plasma LH se redujo significativamente tras el consumo de cannabis por parte de los cuatro varones. No obstante, el cortisol aumentó de forma importante.

Hablando sobre los niveles de testosterona, estos se redujeron de forma suave y no acentuada. Esto mismo también pasó con el FSH, que es otro precursor de la testosterona. Según esta investigación, parece haber un descenso de la testosterona, pero no de una forma tan significativa que pueda ser concluyente.

¿Cómo afecta el consumo de cannabis al deseo sexual?

¿Ha quedado claro que el cannabis es un mundo que comienza a ser explorado y que por eso no existe consenso científico en muchas materias? Pues eso también puede hacer referencia al deseo sexual. No obstante, en esta materia existen nuevas esperanzas. Según un reciente estudio de la Universidad de Stanford, el consumo frecuente de cannabis estaría distante de la eventual disminución del deseo sexual.

Esta investigación va más allá, pues aquellas personas estudiadas que consumieron cannabis con todos sus componentes habrían tenido 20% más de sexo que aquellos que no. Para este estudio se contactaron a 50 mil residentes en Estados Unidos, que reflejaron que la frecuencia de haber tenido sexo aumentaba conforme al consumo del cannabis. Esto se mantuvo en todos los grupos sociales, étnicos y etarios consultados y clasificados.

Este resultado, además, fue único en el caso del cannabis. En el caso del alcohol, por ejemplo, la frecuencia del consumo no aumentó el deseo sexual. Contrario a lo que ha venido pensándose, el cannabis podría ser incluso un aliciente en esta materia.

Si consumo THC o CBD una vez, ¿mis niveles de testosterona se verán afectados?

La pregunta del millón. ¿Fumar marihuana o consumir cannabis puede disminuir mis niveles de testosterona? Te hemos mostrado en este artículo diferentes ejemplos en los que pueden existir opiniones y posturas distintas sobre el impacto de la testosterona. Pero a lo que todo parece apuntar es a que, el consumo de cannabis con THC y CBD puede disminuir los niveles de testosterona, pero a corto plazo.

Ninguno de los estudios muestra un daño largo o a nivel permanente. Este aspecto no ha sido objeto de investigación, por lo que, aunque el cannabis pueda disminuir la testosterona en un período cercano al momento de consumirlo, no parece extenderse en el tiempo ni generar problemas mayores.

Conclusión

Precipitarse es irresponsable, pero según lo que parecen indicar los diferentes estudios, el consumo de cannabis, y especialmente de THC, podría disminuir los niveles de testosterona en el cuerpo. Con el CBD resulta un poco más complicada la situación, pues algunos de sus efectos podrían aumentar la testosterona mientras que otros la disminuirían. Entonces, ¿qué creer?

Ten en cuenta que el hecho de tener menos testosterona en el organismo no es algo que realmente perjudique la salud en la mayoría de los casos. Además, también se han solido descartar posibles implicaciones del cannabis en la ginecomastia, aunque sí tiene efectos en la producción de esperma. El cannabis puede ser útil o necesario para ti, pero saber todos sus efectos siempre tendrá grandes implicaciones.

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario