Información sobre el CBD

¿Qué es el THCV? Guía básica de este cannabinoide

Web

Introducción

Antes de consumir marihuana, ¿piensas en el efecto que realmente estás buscando? Esto es porque más allá de un súper colocón que te deje alucinando por un buen rato, puedes obtener otros beneficios, incluso relacionados con tu salud. El cannabis tiene más de 100 componentes que generan diferentes efectos y actúan sobre distintos aspectos de la salud y el cuidado corporal, entre los cuales se cuentan como principales el THC, CBD, CBG, CBN y THCV.

Todos estos fitocannabinoides se han hecho famosos por sus efectos, siendo que el THC es el que te deja drogado pero que tiene muchos beneficios a la salud, mientras que el CBD ha demostrado tener propiedades ansiolíticas, calmantes y analgésicas. Además, el CBG parece ser muy efectivo en el tratamiento del glaucoma, enfermedades de la piel y del sistema digestivo, ambos cannabinoides, sin los efectos psicoactivos del THC.

No obstante, aunque el THCV sí tiene cualidades estupefacientes, también se suma a la lista de potenciales héroes sin capa, pues en los estudios que se han realizado hasta ahora, ha revelado tener beneficios para el tratamiento de distintos trastornos como la diabetes y la osteoporosis. Continúa leyendo para saber de qué va esto.

¿Cannabinoides y cannabis son lo mismo?

No. Son palabras muy parecidas, pero su significado es diferente. El cannabis es una planta originaria de Asia, de la familia Cannabaceae y aunque popularmente se le conoce como marihuana, ésta en realidad es una preparación de la planta de cannabis.

Ajá, pero entonces ¿qué son los cannabinoides? Son compuestos del cannabis, que fueron encontrados en 1964 en el Instituto Científico de Weizmann, Israel, cuando un grupo de científicos consiguieron identificar y aislar al más popular, el THC, momento desde el cual se ha conseguido identificar más de 111 cannabinoides hasta la actualidad.

Desde entonces, se han realizado estudios sobre el THC, CBD, CBG, CBN, THCV, entre otros cannabinoides, buscando los efectos y propiedades que pueda tener cada uno, tanto en el bloque sinérgico (cuando todos actúan en conjunto), como en lo particular, es decir, con el subidón incluido, o sin él, debido a que no todos lo generan.

¿Qué es el THCV?

La tetrahidrocannabivarina o simplemente THCV, es uno de los fitocannabinoides que se encuentran en la planta de cannabis. Tanto por sus siglas como por sus características químicas, es muy parecido al THC o tetrahidrocannabinol. Sin embargo, sus efectos son distintos y de hecho se considera que puede servir en el tratamiento de enfermedades como el Parkinson o la diabetes.

Aunque la composición molecular del THCV es similar a la del THC y ambos actúan sobre los mismos receptores de nuestro sistema endocannabinoide, que es aquel que nos ayuda a mantener el equilibrio en todas las funciones de nuestro cuerpo, la acción es de forma diferente. Mientras el THC te deja colocado, el THCV limita los efectos de este estado, por lo que la nota puede ser más animada, sin la ansiedad que suele causar el THC.

El THCV, a diferencia de otros cannabinoides como el CBD, el THC o el CBGA no procede de la síntesis del cannabigerol, un compuesto presente en todas las variedades de cáñamo y cannabis. La tetrahidrocannabivarina es el resultado de un proceso químico diferente, y su cantidad en relación con los otros cannabinoides suele ser superior, solo que, por sí mismo, el efecto psicoactivo es muy ligero. Así como el CBD, los efectos del THCV se aprecian mejor en presencia del THC.

¿El THCV tiene beneficios para la salud?

Aunque todavía está en estudio, se considera que el THCV puede resultar una buena alternativa en el tratamiento de diversas enfermedades y trastornos, según los resultados que se han obtenido de las investigaciones realizadas en ratas. Todavía están en evaluación los efectos de este cannabinoide en los humanos, pero la evidencia con la que se cuenta deja muy buenas expectativas. En este sentido, el THCV puede ayudar en los siguientes casos:

1. Obesidad 

El THCV disminuye el apetito. En esto se diferencia del THC, que sí lo incrementa, generando el llamado “monchis” o antojo después de fumarte un porro. Pero esta situación sucede por la acción que tienen ambas sustancias sobre los receptores CB1 y CB2 de nuestro sistema endocannabinoide. Además de eso, tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que también se piensa que puede ser utilizado en tratamiento de personas con obesidad y sobrepeso.

2. Diabetes 

En muchos casos, los remedios naturales son más eficaces que los provenientes de la medicina alopática, ya que pueden consumirse por más tiempo sin temor a los efectos que puedan generar a largo plazo sobre la salud. Los estudios realizados arrojaron entre sus resultados que el THCV puede regular los niveles de azúcar en la sangre, así como reducir la resistencia a la insulina, lo cual lo convierte en una promesa para los pacientes diabéticos.

3. Crecimiento óseo 

En el interior de los huesos también tenemos receptores CB1 y CB2, los cuales tienen que ver con la regeneración de tejidos y la actividad celular ósea. El THCV favorece el crecimiento de estas células, por lo que se piensa que puede ayudar para tratar la osteoporosis, fracturas y demás enfermedades relacionadas con los huesos.

4. Pánico y ansiedad

De la misma forma que el CBD y otros cannabinoides, el THCV ha dado muestras de reducción de la paranoia y ansiedad en casos de pacientes con trastorno de estrés post-traumático (TEPT). Al conseguir esto, la presión arterial también se regula y los estudios han demostrado que también es menor la pérdida de la memoria a corto plazo luego de consumir THCV.

5. Parkinson y Alzheimer 

Tanto el Alzheimer como el Parkinson pueden estar relacionados con la demencia y son dos de las patologías más frecuentes en los adultos mayores. El THCV ha demostrado hasta los momentos ser un importante antioxidante y neuroprotector, reduciendo los temblores y convulsiones. Por este motivo, se cree que puede tratar enfermedades como el Parkinson, la epilepsia y el Alzheimer, retardando los síntomas asociados a ellas.

Contraindicaciones del THCV

¿La THCV me puede drogar? Sí. Pero el colocón no durará tanto como si fumaras solo THC. Todo depende de la dosis y de la variedad de cannabis que tengas a tu disposición. Sin embargo, el secreto está en que el THCV se asocia con el THC para potenciarlo, cargando el viaje de euforia y energía, lo cual está genial si no te interesa quedarte pegado al mueble. Tómalo en cuenta si quieres disfrutar tu marihuana en esa fiesta a la que te invitaron, porque hay un cannabis para cada ocasión.

Si tu preocupación es que puedas resultar intoxicado por una sobredosis, no te preocupes, porque no se han registrado casos de muerte o consecuencias graves por consumo de marihuana, aunque dependiendo de la dosis y de qué tanto la toleres, puede que tengas ciertos malestares como náuseas, vómitos, irritabilidad o ansiedad. Sin embargo, si tienes una concentración alta en CBD o THCV, puede que estos síntomas no te afecten demasiado.

Lo que debes saber, es que, si bien vas a percibir los efectos psicoactivos del THCV, éstos no durarán tanto, pero sí los sentirás más rápido si consumes una dosis alta. Como en todo, las opiniones varían porque cada cuerpo responde de una forma particular a estas sustancias, y los estudios realizados hasta ahora, indican que otro de los efectos del THCV es que reduce el deseo de comerte un elefante que te deja el “monchis” del THC. De esta manera, potenciarás unas sensaciones y disminuirás otras.

¿Dónde puedo conseguir THCV?

Si luego de leer estas características y cualidades del THCV, quieres probarlo, la recomendación es que consigas plantas cannabis sativas africanas, que son las que más porcentaje tienen del mismo. Las demás cepas tienen una cantidad muy baja de THCV, lo que dificulta conseguir los resultados terapéuticos deseados.

No será una tarea fácil, pero puedes intentarlo buscando también cepas con híbridos africanos, preguntando en los lugares donde puedas comprarla o informándote por internet sobre las diferentes marcas que actualmente trabajan con estos productos. Algunas de las más reconocidas actualmente son Durban Poison, Cherry Pie y Jack the Ripper.

Bajo estas marcas, puedes conseguir las flores, o productos comestibles, aceites y vaporizadores que contienen una mayor concentración de cannabinoides, de forma que puedas experimentar THCV. En caso de que quieras vapear, ten presente que el THCV se evapora a 220 ° C, así que tendrás que subirle la temperatura más que para el THC. En cualquier caso, recuerda que, para obtener los mejores resultados, la clave está en que tus opciones sean preferiblemente, sativas africanas.

¿Cómo puedo consumir THCV?

Como se mencionó anteriormente, actualmente hay diferentes formas de consumir marihuana, sea con fines recreativos o medicinales. La manera tradicional es armar un porro, pero si esto no es lo tuyo, puedes optar por un vaporizador o por algún comestible.

Hay personas que temen los efectos adversos del humo de la marihuana al fumar, ya que, al igual que con el cigarrillo, puede conllevar ciertos riesgos para la salud. Es por esto, que al menos en lo que se refiere al consumo con objetivos terapéuticos, vaporizar se ha convertido en una alternativa popular, eficaz y sin riesgos asociados, pues de esta manera se extraen los compuestos básicos de las flores a través del calor, pero sin llegar a quemarlos.

Ahora, si esto de inhalar vapores, sea fumando o no, no es tu rollo, sigues teniendo las opciones como aceites o mantequillas con cannabis, de las cuales puedes escoger la concentración del cannabinoide que prefieras, como THC, CBD y THCV. En cualquier caso, recuerda que antes de consumir cualquiera de estas presentaciones debes consultar con tu médico, porque como aún están siendo estudiados estos cannabinoides, las dosis no se han estandarizado y requieren de la observación en cada paciente.

¿Es legal el THCV?

Dado el carácter ilícito del cannabis en muchos países, lo más normal es que los productos que contengan cannabinoides estén penados también por la ley. Esto dificulta las posibilidades de realizar estudios con dichos compuestos incluso si se trata de fines terapéuticos.

Actualmente, el cannabis medicinal es legal en varios países del mundo, siendo Europa y América los continentes que mayor aceptación le han dado a la marihuana con fines terapéuticos y, en algunos casos, con fines recreativos también.

La legislación varía entre un estado y otro, como es el caso de los Estados Unidos, y también entre países de la misma región. Así que, antes de comenzar a buscar productos con THCV, CBD o algún otro cannabinoide en particular, revisa cuál es el estado legal del cannabis y sus derivados en tu país y la forma de acceder a ellos.

Conclusión

Las investigaciones y estudios en torno a la marihuana y sus componentes siguen en desarrollo, con cierta lentitud porque lamentablemente todavía no hay una legislación internacional que regule el cultivo, distribución, uso y fines de la misma, salvo en ciertos países y regiones.

No obstante, dentro de lo poco que se ha logrado estudiar, se puede predecir que los cannabinoides de los que se tiene conocimiento y que han permitido apreciar sus resultados hasta los momentos, se convertirán con el paso del tiempo en herramientas medicinales para el tratamiento de diversas patologías y, que si ya el mercado de la marihuana tiene un gran campo de acción, al contar con el apoyo legal para el uso de las farmacéuticas internacionales, este mercado crecerá aún más. El THCV apunta a ser un cannabinoide beneficioso en diferentes afecciones de la salud.

Queda entonces seguir de cerca el funcionamiento de estos componentes de la marihuana en el cuerpo humano, frente a distintas enfermedades y en presencia de otras sustancias para determinar las posibles interacciones con medicamentos sintéticos o naturales, así como los posibles efectos que puedan tener sobre el organismo. El THCV, con el tiempo, seguirá dando a conocerse para así, poder ayudar a millones de personas. El camino es largo, pero lo importante es que pinta bien.

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario