Información sobre el CBD

¿Cuáles son los efectos secundarios del CBD?

5

El CBD se erige como un componente versátil, pero que está en un mundo lleno de bondades y miedos. Pocas personas pueden hoy en día negar la amplia utilidad que tiene el CBD en el tratamiento de diferentes condiciones y enfermedades. Sin embargo, muchas personas siguen rechazándolo por miedo o desconocimiento a los efectos secundarios del CBD. Pero, ¿cuáles son?

Es cierto que el CBD tiene efectos inmediatos en el organismo y que son ellos los que contribuyen a relajarte o aliviar tus dolores. Pero ciertos efectos pueden molestar a las personas, y cada cuerpo es un mundo. Los efectos secundarios del CBD existen como cualquier otros y conocerlos no le quita seriedad a este componente del cannabis. Descúbrelos en este artículo para que así, los tengas en cuenta de forma permanente.

¿Cómo me puedo beneficiar del CBD?

Los beneficios del CBD son innumerables y contribuyen a tu salud, tranquilidad y bienestar cotidiano. ¿Estás cansado de ver al CBD en todas partes? Pues, te tenemos noticias… No va a parar. Eso tiene un único motivo: cada vez son más comunes los diferentes productos basados en CBD, que se usan para todo tipo de problemas de salud. El CBD es simplemente uno de los componentes principales del cannabis que no genera ningún tipo de efecto alucinógeno, sino que, por el contrario, es capaz de relajarte y aliviar tu ansiedad social.

Si tienes dolores crónicos, es muy probable que el CBD te pueda ayudar bastante. Además, el CBD también se usa para tratar enfermedades como la epilepsia o la esclerosis múltiple. Conforme avanza la investigación, se descubren nuevas propiedades del CBD. Pero, ¿hay algo en lo que el CBD pueda perjudicarme? ¿Sus efectos secundarios son tan malos?

¿Puede el CBD afectar mi salud?

El CBD genera efectos en el organismo de relajación y calma, pero eso no implica una afección en la salud. ¿Estás preocupado por el posible daño que el consumo de CBD puede hacerle a tu organismo? En primera instancia, no tienes por qué preocuparte. El CBD es un cannabinoide que interactúa con el sistema endocannabinoide, que está en el propio organismo. Su consumo interactúa con los receptores de este sistema y genera los tradicionales síntomas. Eso no debería afectar a tu organismo.

Los problemas pueden surgir en caso de que el CBD tenga una interacción contraproducente con algún medicamento que estés consumiendo. Además, especialmente en personas que no estén acostumbradas, pueden constituirse problemas estomacales. No obstante, nada de esto implica una verdadera afectación de la salud del organismo ante el consumo de este cannabinoide natural.

¿Qué efectos genera el CBD?

El CBD, al tomar unas gotas, puede serenarte profundamente. No se trata de estar drogado o perder el juicio, sino todo lo contrario. Este cannabinoide permite poder lidiar con situaciones de gran estrés al tener la capacidad de calmar al organismo ante la ansiedad, lo que genera una angustia permanente. En ningún momento, tras ingerir CBD, se pierde el conocimiento o la capacidad de comprensión.

El efecto va más allá, pues para muchas personas el CBD implica un importante aliciente para la concentración y la realización de diferentes actividades. Además, sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas contribuyen a solucionar los diferentes síntomas que el cuerpo presenta en esa materia. En cualquier caso, consumir CBD es, en teoría, sumamente relajante y no interfiere con la realización de actividades de rutina.

¿Tiene efectos colaterales del aceite de cannabis?

El aceite de cannabis en general, y de CBD en particular, puede tener efectos colaterales dependiendo de su composición, dosificación y de la tolerancia de cada persona. Entre los productos a base de marihuana, el aceite es uno de los más populares y que incluso se usa con fines medicinales. Dependiendo del país y de la legalidad del cannabis, se puede conseguir un aceite que contenga mayor concentración de un cannabinoide o de otro, como es el caso del THC y el CBD.

Recuerda que el aceite de cannabis contiene mayor cantidad de THC, que es psicoactivo, pero también sirve para aumentar el apetito y es analgésico. Por el contrario, el aceite de CBD no te causa el subidón ni te genera alucinaciones y es súper útil en casos de dolores, epilepsia, ansiedad y depresión, entre otros.

Para hablar de efectos colaterales, es necesario tomar en cuenta la dosis y la tolerancia de quien lo consume, porque una persona que nunca ha probado cannabis o incluso sólo CBD, puede mostrar levemente una sensación de cansancio, somnolencia, mareos o cefaleas en una primera oportunidad.

Si el aceite contiene THC, por lo general es en cantidades que no te causarán mayor desagrado, porque este producto es usado principalmente con fines terapéuticos. Sin embargo, los efectos mencionados anteriormente pueden estar presentes, así como cierta percepción alterada del tiempo y dificultad de concentración. En todo caso, estos síntomas suelen ser muy leves y por un corto período de tiempo, pero debes tenerlos en cuenta y conversarlos con tu médico de cabecera de ser necesario.

¿Cuáles son los efectos secundarios del CBD?

Los efectos secundarios del CBD no se relacionan con la relajación, sino con el excesivo cansancio o los malestares estomacales. Todas las medicinas, hasta los antigripales, tienen efectos secundarios. Entonces, ¿por qué un cannabinoide como el CBD no podría tenerlos? Todas las personas son diferentes: los gustos y las reacciones pueden ser tan variados como el número de consumidores que tiene el propio CBD. Los efectos secundarios son algo normal en cualquier tratamiento, y más aún, si se trata de un cannabinoide de origen vegetal.

Es importante aclarar que el hecho de que se hayan registrado casos en los que se presenten determinados efectos secundarios no implica que esté comprobado que el CBD afecta al organismo de esa forma. Sin embargo, hay que tener en cuenta estas posibles situaciones son útiles para saber a qué atenerse tras el consumo y así, conocer si los síntomas son normales o si se constituyen en una rareza.

Existen muchos efectos secundarios, como es normal. No obstante, algunos de los más conocidos han sido el cansancio, la diarrea y los cambios de apetito. Échale un vistazo a ellos:

1. Interacción con medicamentos en el hígado 

La contraindicación de ciertos medicamentos con el CBD es real y se debe tener en cuenta en todos los casos, porque puede generar problemas graves de salud. El CBD interactúa con enzimas metabolizadoras como aquellas que pertenecen al grupo del citocromo P450. De consumirse, el CBD podría tardar mucho en descomponerse mientras que los otros fármacos harían justo lo contrario.

La aplicación de este tipo de tratamientos junto con el CBD es algo que debería ser motivo de un consejo médico. Los problemas de tipo hepático, con el pasar del tiempo, afectan de gravedad al organismo. Sin embargo, el CBD no tiene problema con la gran mayoría de enzimas hepáticas, por lo que la consulta debe referirse a con cuál enzima se procesa la medicina que se está consumiendo.

2. Cambios de apetito

El cannabis en general es una planta que genera muchos efectos relacionados con el hambre y el apetito. Uno de sus componentes, el THC, es capaz de aumentar el apetito, ante lo que puede ser usado en diferentes situaciones. Sin embargo, el CBD genera efectos contradictorios en este sentido.

Para algunas personas que lo han consumido, el CBD puede generarle cambios bruscos de apetito, que incluso, tienen que ver con la disminución del hambre. En ese sentido, existen investigaciones que avanzan en el estudio del uso del CBD para la pérdida de peso.

3. Boca seca 

¿Has consumido cannabis y eso te ha dejado la boca irremediablemente seca? Esto puede atribuirse, parcialmente, a los efectos del CBD. Especialmente cuando se fuma, el CBD puede dejar una sensación de boca seca motivada a la disminución de la secreción de saliva que produce el cannabis en general.

El CBD interactúa con el sistema endocannabinoide y sus receptores, que también se encuentran en las glándulas salivales. Este contacto genera inmediatamente que la saliva no se produzca con la misma rapidez acostumbrada, formándose así la sensación de boca seca. No obstante, este síntoma en específico suele darse cuando el CBD se consume fumado o vapeado y su síntoma puede paliarse simplemente al beber líquido.

4. Efectos en estudio de trastornos del movimiento

Los estudios sobre los efectos del CBD en enfermedades que involucran trastornos del movimiento están aún en una fase primaria y no se pueden obtener de ellos conclusiones absolutas. En un estudio que se aplicó a un grupo de pacientes con trastornos distónicos del movimiento se pudieron determinar diferentes efectos secundarios. Entre ellos se incluyeron la hipertensión, la sensación de estar sedado y el mareo constante.

Las dosis, en este estudio, también influyeron. Por ejemplo, el grupo de pacientes que recibió más de 300 mg de CBD diarios tuvo un aumento en los temblores. De ahí se pudo deducir que el CBD sería contraproducente en el tratamiento de enfermedades como el Parkinson. No obstante, ha habido otras investigaciones que sugieren que el CBD podría ser beneficioso en pacientes de esta enfermedad. Aún queda mucha investigación por hacer.

¿Qué hacer cuando se seca la boca al fumar?

La sequedad bucal al fumar cannabis no es producto del humo en tu boca sino que responde a los efectos neuroquímicos de la marihuana en tu cuerpo. Pero entonces, ¿qué puedes hacer para contrarrestar la sequedad de la boca? Sigue los siguientes tips:

  • Beber agua: además de hidratarte, el agua estimula tus glándulas salivales para que produzcan mayor salivación y humedad en tu boca.
  • Comer caramelos: si es un caramelo ácido, mejor, o incluso puedes chupar un limón. Esto también estimula las glándulas salivales y además te deja un sabor agradable en la boca, según sea tu preferencia.
  • Tomar más vitamina C: esa vitamina hace que tu boca se mantenga hidratada por más tiempo, lo cual puede ser una buena solución a largo plazo.
  • Evitar el café: por muy delicioso que sea, el café te deshidrata, así que no es una buena opción para después de fumar, pues sólo reforzará la sequedad bucal.
  • Evitar el alcohol: este tipo de bebidas también contribuyen con la deshidratación porque, además, son diuréticas, por lo que se debe abstener de su consumo.
  • Comer algo: la comida y más si es una muy buena, siempre te hará salivar, por lo que puedes aprovechar el “munchies” y dedicarte a comer para saciar ese deseo y evitar la sequedad de la boca.
  • Comer anís, perejil o romero: no solo ayudan a restaurar La humedad de la boca, sino que estas hierbas mejoran tu aliento luego de fumar. Otra opción para esto puede ser masticar chicle.
  • Respirar por la nariz: evita lamerte los labios o hacer elongaciones de mandíbula. En vez de eso, respira por la nariz, para que no pierdas la escasa humedad que hay en tu boca respirando por allí.

¿El CBD aumenta el apetito?

El CBD no tiene influencia en el aumento de apetito, pero sí el cannabis. Muchas personas asocian el consumo de cannabis con el llamado “munchies”, o aumento del apetito, pero hay que acotar que el CBD no tiene influencia en este sentido. El verdadero responsable es el THC, pues este cannabinoide incide directamente sobre los receptores CB1 del cerebro, encargadas de, entre otras cosas, el apetito.

Si lo que te preocupa es que puedas aumentar tu apetito y tu peso, puedes probar con un aceite de CBD de espectro completo, con el que aprovecharás todos los beneficios del cannabis, pero con un mínimo porcentaje de THC, lo cual no afectará tu apetito. Esto se debe a que está actuando en sinergia con el CBD y los demás cannabinoides, siempre que se consuma en las dosis recomendadas.

Pero si de plano prefieres olvidarte del THC porque temes que pueda influir en tu deseo de comer, el mercado te ofrece el aceite de CBD de amplio espectro y hasta el de CBD aislado, con los que no percibirás ni lo más mínimo del THC y disfrutarás de los beneficios del CBD y otros cannabinoides, según sea el caso.

¿Debería preocuparme por alguno de los efectos secundarios del CBD?

El hecho de que el CBD tenga efectos secundarios no implica que de ninguna manera deba haber motivos de preocupación. La información es siempre valiosa y puede ayudarte a decidir y preguntar a los expertos. Si lo que te preocupa es la toxicidad, se han realizado estudios a pacientes epilépticos y con otras condiciones de salud en los que se descarta que el CBD pueda devenir en una sustancia tóxica.

Conocer los efectos secundarios no es motivo de alarma. Saberlo es beneficioso para no verse perjudicado por desconocimiento y no debe generar miedo o rechazo al CBD. Este cannabinoide puede ayudar a tu salud en caso de que así lo quieras o lo necesites, y por ese motivo, unos efectos secundarios no deben ahuyentarte.

¿Puede haber sobredosis de CBD?

Hasta el momento, se desconoce que haya casos de víctimas por sobredosis de CBD. Puede que en caso de ingerir altas cantidades de aceite de CBD, la persona sienta malestar estomacal o general, aunque esto no ocurre con la dosis normal.

De todas formas, es muy complicado que ocurra una sobredosis porque sería necesario ingerir al menos un litro de aceite de CBD, que ya es una gran cantidad y que incluso con cualquier otro aceite resultaría dañino, además de costoso. De igual manera, hasta el momento no se ha registrado ninguna sobredosis de este cannabinoide.

Puede que haya personas alérgicas al aceite de CBD, o que durante las primeras ingestas sientan algún leve efecto secundario, que pasará al poco rato y que igualmente puede evitarse con una dosis menor de este aceite.

¿Hay alguna posibilidad de drogarme al consumir CBD?

No debes tener miedo de drogarte por error tras consumir CBD, pero sí debes prestar atención en la calidad del producto. Si estás comprando un producto basado en CBD, este no te drogará de ninguna manera, porque el CBD no está en capacidad de hacerlo.

Ahora bien, ¿has escuchado casos de personas que se han drogado tras consumir CBD? Aunque es complicado definir la causa específica, es sumamente probable que el producto haya sido de mala calidad y que, por consiguiente, haya tenido un porcentaje de THC más elevado del permitido.

Para prevenir esas situaciones, hay que verificar siempre que el producto de CBD sea apto para consumo humano y no de decoración o similares. Existen muchos productos que se comercializan como CBD para decoración y que no han pasado por los controles necesarios para ser ingeridos por humanos. El consumo de estos debe evitarse a toda costa.

¿El CBD tiene efectos psicoactivos?

Debes tener claro que el CBD es un cannabinoide no psicoactivo. Esto es porque no causa euforia ni alucinaciones, o aceleración del ritmo cardíaco, como lo hace el THC. Sin embargo, hay investigadores que señalan que, al actuar como un ansiolítico, antidepresivo y antipsicótico, el CBD igualmente altera el organismo, lo que no implica que adquiera psicoactividad.

En ese caso de estas investigaciones menores, sugieren que en lugar de identificar el CBD como “no psicoactivo”, es más conveniente decir que no lo es tanto como el THC. Incluso si no causa ese estado de alerta, llamado high, o “colocón”, frecuente tras el consumo de cannabis con alta concentración de THC.

Es sabido que el CBD neutraliza ese estado alterado, por lo que muchas personas lo consideran un recurso terapéutico en casos de estrés, ansiedad o dolor, por lo que, según la proporción de THC y CBD en el producto a consumir, las personas pueden lograr un alivio sin sentirse drogados.

¿Puedo volverme adicto al CBD?

La capacidad adictiva del CBD y del cannabis en general es mínima. Entonces es hora de que dejes tus preocupaciones, porque no te podrás volver adicto a él con un consumo regular. El cannabis, planta de donde surge el cannabinoide CBD, es mucho menos adictivo que la nicotina o el alcohol. Solo aproximadamente 10% de los consumidores de marihuana desarrollan dependencia, pero esta situación prácticamente desaparece cuando se habla solo del CBD.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, tras estudiar diferentes aspectos del CBD no se ha detectado potencial de abuso en la población que consume CBD, así como tampoco en los que estuvieron consumiendo placebo. Entonces, ¿le darás una oportunidad al CBD, ahora que sabes que la adicción no está entre sus efectos?

¿Qué puedo tener en cuenta antes de tomar CBD?

No hay una forma real de determinar qué efectos secundarios podrían tocarte tras consumir CBD. Por ese motivo, lo indispensable siempre es comenzar con dosis bajas, especialmente si lo vas a ingerir de forma oral. De esta forma, podrás saber cómo reacciona tu cuerpo ante el CBD y así evitar posibles malos ratos.

También puedes tener en cuenta que, si estás embarazada, el CBD podría generarte problemas. Aunque falta mucho por investigar, algunos estudios sugieren que el cannabis puede aumentar la permeabilidad de la barrera placentaria, lo que podría poner al feto en riesgo.

Si ya identificas los efectos secundarios puedes tenerlos en cuenta en tu tratamiento y decidir si continuar, a pesar de ellos, o suspenderlo. Lo que sí debes saber con anterioridad es todo aquello que se refiere a las contraindicaciones posibles del CBD con diferentes medicamentos. Si debes tomar un tratamiento permanente que se verá afectado por el CBD o por un producto con CBD en específico, no deberías mezclarlos, porque es tu salud la que está en juego.

¿Necesito consultar a mi médico antes de consumir CBD?

Siempre acudir a un profesional de la salud como un médico es un sinónimo de seguridad, incluso en el caso del CBD, que está muy lejos de ser la excepción. Con cada vez mayor frecuencia existen médicos que conocen los efectos y recetan el CBD con diferentes propósitos. Si te sientes más seguro preguntándole a tu médico de cabecera antes de consumir CBD, entonces estarás haciendo lo correcto.
No obstante, ten en cuenta que este paso está muy lejos de ser obligatorio. El CBD es un cannabinoide no psicoactivo por lo que no genera consecuencias graves de salud. Existen diferentes formas de consumirlo, pero en todas ellas serán productos certificados para consumo humano, reduciendo así el riesgo de falsificación.

En cualquier caso, ¿el CBD es seguro?

Con dosis bajas, tu cuerpo debería estar bien y seguro después de consumir CBD. Hasta el momento, no se ha registrado ninguna muerte por sobredosis de marihuana a nivel mundial. Y te podrás imaginar entonces que el CBD es más seguro aún, al no provocar ningún efecto alucinógeno.

En cualquier caso, la seguridad residirá intransferiblemente en ti. Son innumerables los argumentos que muestran al CBD como un cannabinoide cuyos efectos son asombrosos pero que, en ningún caso, perjudica al cuerpo humano. Si tienes algún problema o situación y crees que el CBD podría ayudarte, solo verifica que el producto que quieres comprar cumpla con las normas.

¿Te has dado cuenta que no hay que tenerle miedo al CBD? Los efectos secundarios de este gran componente del cannabis son mínimos y, como es evidente, no aplican en todos los casos. A los investigadores les ha costado sobremanera encontrar cuáles son los efectos secundarios del CBD, pero conocer nuevas propiedades es algo mucho más común.

El CBD es un cannabinoide que ha llegado a los comercios para proporcionarle a millones de personas en el mundo un alivio necesario. Aunque la investigación aún es escasa, los efectos colaterales de una sustancia no psicotrópica como el CBD no pueden ser un obstáculo para no disfrutar de sus beneficios. ¿Aún sigues con miedo? Anímate a conocer el CBD.

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario