Información sobre el CBD

¿Cómo el cannabis afecta nuestra memoria?

shutterstock_570241147_1

Introducción

¿Cuántas veces has escuchado decir que las personas que consumen marihuana pierden la memoria? Seguramente, más de una vez, pues para nadie es un secreto que existe un gran tabú en torno al consumo de esta planta. Muchas de las afirmaciones que se escuchan son ciertas, pero hay otras que hoy en día son un mito, gracias a los diferentes estudios que se han venido realizando.

Ciertamente, el cannabis tiene efectos sobre la memoria de las personas, pero, no es que te vas a quedar sin recuerdos luego de fumarte un porro. Tranquilo. Lo que debes saber es que, dependiendo de la concentración de THC o CBD que tenga la planta que estás consumiendo, tu edad y el tiempo durante el cual consumas cannabis, los efectos pueden ser más o menos evidentes y puedan influir en el correcto cumplimiento de tus funciones cognitivas.

Así como el Ying y el Yang, el cannabis contiene muchos cannabinoides, unos con predominancia de efectos psicoactivos, como es el caso del THC; y otros mejor aceptados por la sociedad, como el CBD. Depende del consumidor la decisión sobre cuál de estos componentes preferir y qué uso darle a la planta, según los resultados que desee obtener.

¿Qué es el cannabis?

El cannabis sativa, o simplemente cannabis, es una planta  perteneciente a la familia Cannabaceae y es popularmente conocida como marihuana. La mayoría de las personas la conoce porque tiene diversas propiedades medicinales y psicoactivas. Es originaria de Asia, donde era utilizada desde hace varios miles de años en preparaciones psicotrópicas, comestibles, medicinales, textiles, entre muchos otros usos.

Esta planta contiene más de 100 fitocannabinoides, es decir, distintos componentes químicos entre los que destacan el tetrahidrocannabinol o THC y el cannabidiol o CBD. El primero es el responsable de que te drogues porque tiene efectos estupefacientes, mientras que el segundo está siendo estudiado desde hace varios años porque ha demostrado que posee propiedades terapéuticas y medicinales, además de ayudar al cuidado corporal.

Si bien la marihuana es principalmente conocida por dejarte colocado, se han realizado diferentes investigaciones que plantean su uso con fines mucho más benéficos, como el tratamiento de ciertas enfermedades. Sin embargo, dado el halo de ilegalidad y peligro que existe a su alrededor, todavía es muy complicado ofrecerla como un tratamiento eficaz.  En cuanto a sus efectos en la memoria y el desarrollo cognitivo, los estudios reflejan conclusiones contradictorias, pero que dejan espacio para seguir investigando.

¿La marihuana afecta a la memoria?

Se sabe que las personas que fuman marihuana con frecuencia y durante un tiempo prolongado, tienden a presentar una pérdida temporal de la memoria a corto plazo. Es como cuando bebes mucho alcohol y la resaca del día siguiente te impide recordar todo lo que sucedió durante esa fiesta descontrolada, pero está la certeza de que este efecto pasa al cabo de unas horas.

Hay investigaciones que muestran que, si el consumo de marihuana comienza a temprana edad y es frecuente, hay más probabilidades de que al llegar a la edad adulta, la persona tenga un daño en la memoria a corto plazo. Esto podría deberse a que las neuronas y otras células implicadas en el proceso de recordar aún están en desarrollo. En cambio, si el consumo de cannabis ocurre en la adultez, el riesgo de olvidar detalles en un lapso de tiempo reciente es menor o incluso nulo.

¿Por qué se te olvidan cosas luego de darle una jalada al porro? Porque el THC de la marihuana entra al torrente sanguíneo y llega al cerebro. Una vez ahí, altera la información que recibe el hipocampo, que crea memorias en esta área. También, los componentes del cannabis interactúan con el sistema endocannabinoide, que tiene gran relación con las áreas que controlan la memoria. Es por esto que, además de colocarte, puede que olvides lo que estabas haciendo antes de fumar.

¿Cómo actúa el cannabis en el cerebro?

¿Sistema endo-qué? Endocannabinoide (SEC). Aunque parezca increíble, nuestro cuerpo produce sus propios cannabinoides. Este sistema está involucrado con el homeostasis, es decir, que es el proceso que mantiene de forma saludable el equilibrio entre todas las funciones de nuestro cuerpo, incluyendo la memoria y capacidad de aprendizaje.

El SEC tiene receptores CB1 y CB2 que responden de forma particular según los diferentes estímulos y se encuentran en el hipocampo, el cual es la región del cerebro donde se almacenan la mayoría de los recuerdos.  El CB1 responde al THC de la marihuana, lo que puede causar problemas para crear nuevos recuerdos o procesar información mientras te encuentras drogado.

Pero, ¿qué hay del CBD? Este otro cannabinoide cumple una función contraria a la del THC, porque, comenzando por el hecho de que no tiene efectos psicoactivos, actúa de manera diferente, ayudando a combatir el deterioro de la memoria y trastornos de la parte cognitiva en algunas personas, ya que tiene propiedades de neuroprotector, sobre todo en individuos de la tercera edad. Entonces, ¿cómo afecta el cannabis a la memoria?

Cannabis y memoria

Es evidente que el cannabis afecta nuestro cerebro y memoria a corto plazo. La pregunta podría ser ¿cómo y por cuánto tiempo es este efecto? Comenzando por aclarar que la memoria es la capacidad que te permite registrar y conservar las experiencias de tu vida, sean ideas, sentimientos, sensaciones, entre otros, es importante indicar también que existen distintos tipos de memoria y que el efecto del cannabis varía entre una y otra.

1. Memoria a corto plazo 

Es una memoria temporal mientras se almacena en un espacio del cual se pueda recuperar. Son las acciones, experiencias, sensaciones y pensamientos recientes, así como la orientación y relación con el entorno cercano. El cannabis puede perjudicar la memoria a corto plazo si se consume una variante rica en THC. Esto se circunscribe generalmente al período en el que estás colocado.

2. Memoria verbal Verbal memory

¿Te ha pasado que olvidas palabras o pierdes el hilo de una conversación tras consumir cannabis con THC? Suele pasar que cuando se usa la marihuana de forma recreativa, los consumidores pueden parecer distraídos o con dificultad para pronunciar bien las palabras o incluso recordarlas por un momento. Esto se encuentra también vinculado con la memoria a corto plazo, que se ve afectada en presencia del cannabis.

3. Memoria funcional 

Así como el punto anterior, en ocasiones, estar colocado con marihuana interfiere con las capacidades cognitivas o de interacción en tiempo real con el entorno. Hay estudios en los que se observó que las personas que realizaban test bajo los efectos del cannabis, solían tener peores resultados que cuando no estaban colocados.

Sin embargo, también están los que aseguran que justamente en ese estado de psicoactividad, son más creativos o tienen un mejor desempeño físico. Obviamente no todo el mundo reacciona de la misma forma al cannabis. También, la propia variedad de esta planta permite tener reacciones diferentes según qué cepa o variante se esté consumiendo. Es un mundo de posibilidades.

4. Memoria espacial 

Seguro has escuchado hablar de la memoria espacial. Esta es la que nos permite recordar detalles del lugar en el que nos encontramos, generalmente a través de imágenes. También es la que falla cuando no recuerdas dónde dejaste las llaves por última vez.

Esta memoria también se ve afectada cuando consumes cannabis, porque puede alterar tu percepción del espacio a tu alrededor o incluso de tu propio cuerpo, haciéndote pensar que tus movimientos son más lentos o que tus dimensiones son desproporcionadas. No obstante, no hay estudios que hagan ver que el daño en esta memoria sea a largo plazo, sino solamente cuando el cannabis está ejerciendo su psicoactividad.

5. Memoria a largo plazo

Aunque la mayoría de los estudios se han hecho en ratas, ya podemos afirmar que por las diferentes interacciones que tiene el cannabis con el hipocampo, la memoria se verá afectada. Sucede que la memoria a largo plazo se ve perjudicada por el consumo de cannabis de forma permanente según el momento en el que se inició a consumir.

Por ejemplo, aquellas ratas que han consumido THC durante su adolescencia han mostrado un deterioro a nivel cognitivo de forma importante. Además, también se ha podido concluir que aquellos que consumen cannabis todo el tiempo no mantienen una conectividad neural como la del resto de las personas, pues algunas funciones cerebrales se debilitan, incluida la memoria.

¿Es igual el efecto del THC y el CBD sobre la memoria?

No. Cada uno actúa de forma distinta, los efectos del THC son totalmente distintos a los del CBD. Los estudios han permitido determinar que no todos los cannabinoides influyen negativamente en la memoria. Ese es el caso del CBD, que puede amortiguar parcialmente los efectos del THC en la memoria, incluso cuando se consume una preparación que tenga ambos cannabinoides. La incidencia de uno o de otro depende de la concentración de THC o CBD que contenga el producto.

El THC altera la forma en la que el hipocampo procesa la información, es decir, incide directamente en el área del cerebro en el que se da la sinapsis neuronal necesaria para que se puedan realizar las actividades cognitivas relacionadas con la memoria. Ese desgaste también sucede cuando envejecemos, como parte de un proceso natural, pero en este caso, el consumo de cannabis rica en CBD puede ayudar en el proceso de neurogénesis.

Otro aspecto a tomar en cuenta, es el de la variedad de la planta. Por ejemplo, la variedad indica suele ralentizar el funcionamiento general del cerebro y causar adormecimiento, mientras que el variante cannabis sativa tiende a provocar estimulación mental.

¿El CBD ayuda a preservar la memoria?

En diversos estudios se ha comprobado que el CBD puede prevenir o retrasar el deterioro de la memoria, gracias a sus propiedades neuroprotectoras. Esto implica que el cannabidiol puede reducir el daño que sufren las funciones cognitivas, bien sea por causa de la edad, enfermedades degenerativas o ciertos traumas.

Según una investigación que realizó la Organización Mundial de la Salud, el CBD demostró prácticamente ser inofensivo para la salud, al no ser adictivo ni tener consecuencias graves incluso en caso de sobredosis. Si bien es importante consultar con el médico cuál es la dosificación apropiada antes de comenzar a consumirlo, hasta el momento no se han registrado casos que pasen de mareos, náuseas o somnolencia leve en ciertas personas que lo han experimentado con CBD por primera vez.

Este aspecto es muy positivo, porque si tu objetivo es aprovechar el cannabis de forma medicinal o terapéutica en vez de recreativa, el CBD es el cannabinoide ideal para combatir y tratar varias patologías y trastornos, sin el riesgo de colocarse o sufrir efectos secundarios indeseados. Se puede consumir de diferentes maneras según la recomendación de tu médico y de esta manera obtener mejores resultados bajo la supervisión de un experto.

¿Qué hay de los efectos secundarios?

Cuando se trata de cannabis, la mayoría de las personas tiende a asociarla inmediatamente con los efectos psicotrópicos y con adicción. Lamentablemente, no están lejos de la realidad, aunque para los más entendidos, las propiedades de la marihuana van mucho más allá, al punto de ser considerada como una alternativa medicinal en muchos países.

Entre las contraindicaciones del consumo de cannabis, las pruebas han demostrado que consumirlo ralentiza la capacidad cognitiva, reflejada en rendimiento deficiente de las personas que han usado marihuana al momento de realizar algún test en comparación con los no consumidores. Esto se ha manifestado con síntomas como dificultades para recordar algunas palabras, así como problemas para prestarle atención a más de un estímulo al mismo tiempo.

Los resultados de las investigaciones han permitido observar que el uso de la marihuana puede generar deterioro cognitivo, pero de nuevo, es importante tener en cuenta que este daño está muy relacionado con la edad de la persona que consume la planta y el tiempo durante el cual lo hizo.

En resumen: quienes durante la juventud y adolescencia son consumidores de cannabis, son propensos a ver perjudicada su memoria a largo plazo. Esto mismo no sucede en personas que comienzan el consumo de marihuana en la edad adulta, todo esto debido al nivel de madurez de las células cerebrales.

Conclusión

Todavía son un misterio para la ciencia los efectos del cannabis y su gran cantidad de cannabinoides sobre el cerebro humano y sobre las funciones cognitivas y relacionadas con la memoria a corto y largo plazo. No obstante, dado que cada vez son más las presentaciones de la marihuana en productos con concentraciones y fines diferentes, puede que el conocimiento de sus efectos esté más al alcance de la mano.

No queda duda de que esta planta afecta la memoria, pero, así como puede ocasionar pérdida temporal de la misma tras los efectos del THC, también puede mejorar esta situación en algunas personas, además de ofrecer otros beneficios terapéuticos y medicinales, como lo hace el CBD.

En vista de los debates y complicaciones que se hacen presentes por temas legales, médicos, éticos y morales, la investigación con cannabis se ha visto frenada en muchos países, causando que una cantidad importante de la información disponible actualmente esté basada en experiencias anecdóticas. Es necesario entonces fomentar el estudio de la planta y sus efectos en aquellos lugares donde se puede trabajar con cannabis medicinal, para así darle mayor visibilidad y oportunidad de ayudar a más personas en el mundo.

 

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario