Información sobre el CBD

¿El CBD mejora la salud ósea?

1

Introducción

Desde que el científico israelí Raphael Mechoulam descubrió a los cannabinoides y sus funciones, mucho se ha escrito al respecto. El más conocido es el THC por sus efectos psicotrópicos. Sin embargo, es evidente que este no es el único componente de la planta de cannabis. Existen otros compuestos que, tras ser estudiados en animales, capsulas de Petri y hasta en personas, han dado excelentes resultados.

Uno de esos es el CBD o cannabidiol, un fitocannabinoide que destaca por no ser psicoactivo y ofrecer una importante lista de beneficios terapéuticos. Extraído del cáñamo, el CBD es usado por algunas personas para aliviar los malestares de la artritis crónica, el glaucoma, fibromialgia, enfermedades gastrointestinales y hasta algunos tipos de cáncer. Pero, ¿puede ayudar a mis huesos?

Son recurrentes los informes de nuevos beneficios conocidos de este cannabinoide para distintas patologías y trastornos. Ahora te traemos algunos datos de interés sobre el uso del CBD y sus efectos en el sistema óseo y el tratamiento de sus enfermedades.

¿Qué es el sistema óseo?

En el reino animal, prácticamente todas las criaturas tienen esqueleto. Puede ser interno, como en los mamíferos, o externo, como ocurre en los artrópodos. Lo que importa es que, el esqueleto es el que nos permite movernos con precisión y coordinación, junto con los músculos y las articulaciones.

El sistema óseo de los humanos está compuesto por 206 huesos, pero también contiene cartílagos, tendones y ligamentos que les ayudan a conectarse con los músculos o a otros huesos. Todos estos componentes del sistema óseo tienen diferentes características y funciones, teniendo elementos duros y suaves, rígidos y flexibles.

Los huesos, son las partes más duras y resistentes de los vertebrados. Se componen de calcio y otros minerales, y en su interior se crean glóbulos rojos sanguíneos. Los cartílagos se hallan en los extremos de los huesos, para amortiguarlos y protegerlos. Son flexibles y compuestos de colágeno. Por su parte, los ligamentos y tendones son tejidos gruesos y fibrosos. Los primeros unen a los huesos entre sí con las articulaciones y los segundos los unen a los músculos.

¿Por qué usar CBD?

Entre todos los componentes de la planta del cannabis, que ya son más de 100, el cannabidiol o CBD ha demostrado tener un efecto particularmente eficaz para fortalecer los huesos. Este es el principal compuesto no psicoactivo de la planta y según estudios realizados en ratones, ayuda a regenerar y consolidar los huesos fracturados.

No es que los otros fitocannabinoides no sean efectivos, pero las investigaciones han permitido observar que el CBD no solo ayuda a soldar los huesos fracturados, sino que les brinda más fuerza y resistencia. El THC o tetrahidrocannabinol también se ha estudiado para tratamientos médicos en esta área. Sin embargo, éste no parece tener los mismos resultados en las fracturas, ni siquiera en combinación con otros cannabinoides.

Por su parte, diversos estudios sugieren que el CBD ayuda a formar fibras de colágeno alrededor de la quebradura ósea. Recuerda que el colágeno es una proteína que aporta mucha resistencia y elasticidad a los tejidos que la contienen. De esta manera, cuando el hueso es tratado con CBD, una vez que esté curado, será más difícil de romper y sufrir enfermedades óseas como la artritis.

El sistema endocannabinoide y la salud ósea

Entre los diferentes sistemas que forman parte de nuestro cuerpo, hay uno que fue descubierto recientemente, llamado sistema endocannabinoide (SE). Se encarga de mantener el equilibrio entre diferentes funciones del organismo, desde las más básicas y vitales, hasta aquellas relacionadas con la consciencia. Este sistema también controla el crecimiento de los huesos durante toda la vida.

El sistema endocannabinoide está vinculado directamente con el sistema inmunológico, así que también puede impedir la aparición de enfermedades óseas. Una de sus funciones es regular la cantidad de material óseo que se descompone, la producción de células nuevas en los huesos y la grasa que éstos acumulan en su interior. En esta tarea, los receptores CB1 y CB2 cumplen un importante rol.

Los receptores CB1 y CB2, entre otros, son las componentes principales del sistema endocannabinoide. El receptor CB1 se relaciona durante la vejez con el desarrollo de osteoporosis. Por otro lado, el metabolismo de los huesos, así como su decadencia con el paso del tiempo, corresponde al receptor CB2. Estos receptores son compatibles con los que se encuentran en el cannabis, por eso nuestro cuerpo responde tan bien al consumir esta planta.

¿Cuáles son las principales enfermedades de los huesos?

Parecen lo más resistente del cuerpo, pero no es así. Por muy resistentes que sean, lo huesos se componen de un montón de células vivas en nuestro cuerpo, por lo que pueden desarrollar enfermedades si hay algún desequilibrio en el sistema inmune o endocannabinoide. Algunos casos comunes son:

  • Cáncer: esta enfermedad afecta directamente a las células, por lo que puede generarse en cualquier parte del cuerpo. Cuando se produce en los huesos, resulta muy doloroso y debilita la estructura ósea. El CBD podría frenar el desarrollo de algunos tipos de cáncer, aunque aún falta investigación para saber su relación con los huesos.
  • Osteoporosis: una patología común, asociada a la edad. Se caracteriza por una pérdida crónica del calcio, por lo que debilita los huesos. Éstos se hacen más delgados y frágiles, por lo que se recomiendan tratamientos a base de calcio y ejercicio físico.
  • Enfermedad de Paget: es una dolencia congénita en la que ocurre un engrosamiento y ensanchamiento anormal de los huesos y, por ende, del esqueleto.
  • Raquitismo: es causada por una deficiencia de vitamina D o algún problema interno que impide su absorción. Quienes padecen esta enfermedad, perciben cómo sus huesos se van debilitando progresivamente, tornándose muy frágiles y dolorosos.
  • Artritis: en este caso, la edad no es limitativa, porque esta enfermedad puede aparecer incluso en la juventud. Se distingue porque ocasiona dolor e inflamación en las articulaciones, sobre todo las de las manos y los pies. Otra característica de este padecimiento es la rigidez y pérdida del movimiento en las zonas más afectadas.

Causas de las enfermedades de los huesos

El sistema óseo puede verse afectado por múltiples causas. Muchas veces se trata de defectos congénitos, o puede ser también por influencia de bacterias, o falta de algún nutriente. Entre las causas más comunes de las enfermedades de los huesos, tenemos:

Alteraciones genéticas

En muchos casos, las enfermedades pueden ser hereditarias o simplemente genéticas, como es el caso de la osteogénesis imperfecta y la osteopetrosis. Estas suelen aparecer con el pasar de los años y en grupos etarios específicos.

Déficits nutricionales

La deficiencia de minerales como el calcio y el fósforo o de vitamina D, así como una falta de ejercitación adecuada puede ser causante de enfermedades óseas. La osteomalacia, por ejemplo, es una enfermedad causada por el déficit de vitamina D.

Trastornos hormonales

Alteraciones como el hiperparatiroidismo aumenta el riesgo de fractura, al presentarse déficits en la regulación del calcio, magnesio y fósforo. Generalmente por este motivo es que hay gente que es mucho más propensa a tener huesos rotos.

Medicamentos y otras sustancias

El uso de algunos fármacos como los glucocorticoides es una causa común de enfermedades de los huesos, dada la acción que ejercen sobre el metabolismo y el sistema inmunológico. Por ende, cuando existe un tratamiento de este tipo es necesario contrarrestar con otras prácticas que mantengan el estado de los huesos de forma resistente.

¿Cómo puedo consumir CBD para mejorar la salud de mis huesos?

El cannabidiol goza de la excelente fama que le han creado sus múltiples beneficios para el tratamiento de muchas enfermedades así como para el cuidado general del cuerpo.  Pero va más allá. Actualmente hay gran variedad de productos con CBD en el mercado. En los países en los que el CBD es legal, se puede conseguir  como tintura, elixir, productos de belleza, gomitas, champú, cremas faciales, tónicos, lubricante íntimo, labiales y mucho más. Con todo, las formas más comunes de consumir cannabidiol terapéutico son aceites o cápsulas.

El aceite de CBD suele venderse en gotero y la forma de administración es muy sencilla, consiste en aplicar un par de gotas diarias debajo de la lengua y listo. También puede añadirse a las comidas o batidos, si te resulta desagradable el sabor. O puedes optar por cápsulas. En caso de que lo requieras para mitigar tus malestares óseos, estas opciones resultan las más adecuadas existentes en el mercado.

Queda claro que las lociones no ayudan en este caso, porque la absorción cutánea es mucho más lenta y puede resultar poco efectiva. Dados los beneficios para la salud del sistema óseo y el tratamiento de las enfermedades relacionadas con el mismo, muchas personas han decidido probar terapias naturales con CBD, siempre con la supervisión de un médico.

¿Es seguro consumir CBD?

Es normal que, sabiendo que el CBD se extrae de la planta del cannabis o marihuana, te preguntes si es seguro su uso. Pues, relájate porque es más lo que puede hacer por tu salud que en su contra. Para empezar, no vas a quedar drogado después de usarlo, no tendrás alucinaciones ni te quedarás pegado al sofá. Eso se debe a que no tiene efectos psicoactivos. Lo peor que te puede pasar es que te relajes mucho. De verdad.

Sin embargo, como es de suponer, toda sustancia que ingresa a nuestro organismo puede causar efectos secundarios. Aunque no se han registrado caos de sobredosis de cannabis o de CBD y mucho menos algún deceso, puede que, si no estás acostumbrado a consumirlo, sientas somnolencia, sequedad de la boca, cansancio, mareos o disminución del apetito. En cualquier caso, con tomar una dosis más baja puedes controlar esos efectos.

Hay estudios realizados en cápsulas de Petri en los que se observó que el CBD podría reducir la capacidad de fertilización, así como inhibir la metabolización de fármacos hepáticos. Esto puede suceder porque el CBD interactúa con la enzima citocromo P450 (CP450), necesaria para metabolizar los medicamentos que pasan por el hígado. Como ves, no se trata de efectos graves. Sin embargo, es mejor consultarlo con un especialista antes de consumir CBD, en especial si lo quieres utilizar para fortalecer tus huesos.

Conclusión

La aplicación del cannabis medicinal no está masivamente extendida por el tema legal a nivel mundial. No obstante, es innegable que cada día más personas de diferentes edades se han inclinado a experimentar con esta planta o sus derivados, independientemente del avance de sus legislaciones. El cannabis ha estado desde hace milenios y el descubrimiento del CBD lo único que ha hecho es potenciar sus beneficios, incluyendo los huesos.

El uso exclusivamente recreativo de la marihuana no ha pasado de moda. Sin embargo, este le ha dado paso a los fines terapéuticos. Hay quienes la usan para aliviar el dolor, conciliar el sueño o reducir los niveles de ansiedad. Incluso las personas de la tercera edad se han sumado a esta experiencia. Acá has podido ver cómo el cannabis y el CBD en específico pueden ayudarte a mejorar la salud de tus huesos.

Bien sea para reducir o tal vez reemplazar los fármacos tradicionales, los cannabinoides pueden ser un complemento de los tratamientos alopáticos, especialmente en dosis bajas. La investigación y difusión de los resultados es la alternativa para luchar contra la marginación y los estereotipos asociados con el cannabis y así abrirle las puertas al mundo de la ciencia y la medicina actual. Tus huesos tienen un gran aliado en el CBD, aunque hay que esperar que las investigaciones y los tratamientos avancen para poderlo usar a plenitud.

 

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.

1 Commentaire

Deja un comentario