Información sobre el CBD

¿Es efectivo el CBD contra el asma?

1

Introducción

El asma es una enfermedad de las vías respiratorias, que afecta actualmente a un alto porcentaje de la población mundial. Suele detectarse en muchos casos desde la infancia, cuando los niños tienen silbidos al respirar o han padecido algún cuadro infeccioso respiratorio como bronquitis o neumonía.

Es común ver que la mayoría de las personas que sufren de asma, sea desde pequeños o ya en la adultez, también tengan alergias. Esta enfermedad es crónica y no tiene cura, pero se puede tratar con una serie de fármacos especiales y, más recientemente, con cannabis. Entre las muchas propiedades que tiene esta planta, hay una serie de ventajas que pueden controlar los síntomas del asma.

Aunque todavía falta investigación al respecto, el cannabis ha dado muy buenos resultados en el tratamiento de esta patología, principalmente por la acción de sus cannabinoides más conocidos como el THC, THCV, CBG y CBD. Este último promete ser el héroe sin capa de muchas enfermedades, pero ahora veamos en este artículo cómo puede tratar esta afección respiratoria.

¿Por qué usar CBD para combatir el asma?

Para empezar, hay que aclarar que el cannabidiol o CBD, es solo uno de los más de 400 fitocannabinoides presentes en la planta de cannabis sativa, conocida popularmente como marihuana. Este compuesto es altamente efectivo en el tratamiento de distintas enfermedades y trastornos, gracias a sus múltiples propiedades terapéuticas y medicinales.

Ajá, pero ¿si el CBD es parte del cannabis, me puede drogar? Eso es lo mejor: el CBD no es psicoactivo, así que despreocúpate de tener un colocón en caso de consumirlo. El efecto estupefaciente lo causa principalmente otro fitocannabinoide, el THC o tetrahidrocannabinol. No te preocupes: actualmente hay formas de consumir CBD sin THC, así que solo te puedes quedar con los efectos terapéuticos.

Entre los beneficios del CBD, uno de los más resaltantes es su poder antiinflamatorio y analgésico, por lo que ayuda a mitigar el dolor y la hinchazón que se produce por distintos factores. Como estas son algunas de las características de enfermedades como el asma, entre muchas otras, se ha comenzado a investigar con terapias de CBD para minimizar el malestar causado por el asma en las vías respiratorias, obteniendo muy buenos resultados.

¿Qué es el Asma?

Si alguna vez has sentido asfixia o que no te alcanza el aire que respiras, sabes que es una situación casi de pánico. El asma es así, una enfermedad respiratoria crónica que le dificulta a la persona tener una buena respiración. Ocurre cuando se inflaman y estrechan las vías respiratorias, complicando el paso del oxígeno a los pulmones.

En condiciones normales, al relajarse el diafragma, los pulmones pueden expandirse y recibir mayor cantidad de aire. Durante una crisis de asma, las vías bronquiales se irritan y se inflaman, lo que puede hacer que el diafragma se contraiga, complicando la respiración y generando un silbido involuntario al respirar.

Las causas del asma son variadas: puede ocurrir por factores emocionales, ambientales como el polvo, el humo y el frío, o también genéticos. Esta enfermedad puede ser letal y no tiene una cura específica, pero con un buen tratamiento, el riesgo disminuye enormemente. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, se piensa que el CBD puede ser una alternativa natural para tratar el asma.

El asma y sus efectos en el cuerpo humano

Ya sabemos que el asma es una enfermedad de las vías respiratorias. Pero ¿qué es lo que hace en el cuerpo? Pues bien, básicamente, cuando hay una crisis o ataque de asma, los pulmones se reducen temporalmente, haciendo difícil y hasta dolorosa la respiración. Esta enfermedad tiene un fuerte componente hereditario, pero también puede ser causada por efectos alérgenos como el polvo, ciertos olores, factores climáticos y hasta emocionales.

Lo primero que ocurre cuando alguien sufre de asma, es la inflamación y de ella se desprenden todos los demás síntomas. Esta condición es continua, porque incluso cuando la persona siente que respira bien y no tiene un ataque de asma, las vías respiratorias siguen inflamadas.

La inflamación genera también hiperreactividad, es decir, la alta sensibilidad de los conductos respiratorios.  Es por eso que cuando alguien es asmático, en un estado de normalidad puede que el simple hecho de recibir aire frío, oler algún perfume o un poco de humo, le cause una gran reacción asmática. En resumen: es impredecible. Otro efecto de la inflamación es la broncoconstricción, una contracción excesiva y usualmente llena de mucosa, en las vías respiratorias.

CBD para el asma

Las diversas propiedades medicinales que tiene el CBD le han ganado una fama cada vez mayor a este cannabinoide.  En el caso de las personas asmáticas, el CBD puede ayudar como:

Broncodilatador

Cuando se tiene un ataque de asma, los bronquios se contraen, ocasionando que la capacidad respiratoria disminuya notablemente. Hay estudios que demuestran que al inhalar CBD o ingerirlo de forma oral, puede abrir los bronquiolos y dilatar los conductos por donde pasa el oxígeno para facilitar la respiración.

Este sería el principal alivio que le proporciona el cannabinoide a la enfermedad, al liberar parcialmente las vías respiratorias y disminuir la sensación de asfixia.

Antiinflamatorio

El CBD tiene propiedades antiinflamatorias. Esto se afirma porque el CBD interactúa directamente con los receptores del sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo, logrando disminuir los niveles de inflamación de los tejidos. En el asma, las inflamaciones de tejidos son constantes, por lo que el CBD puede ayudar.

Antiespasmódico 

Por su efecto calmante, el CBD resulta muy eficaz en el alivio de los espasmos musculares o broncoespasmos que pueden afectar a una persona durante una crisis de asma. Para muchos pacientes, estos espasmos son la situación más desesperante, por lo que el CBD podría combatirlos.

Expectorante

Aunque aún no hay pruebas sólidas suficientes, muchas personas consumidoras de cannabis alrededor del mundo han indicado que luego de vaporizar o fumar, han sentido un efecto expectorante. Esto, nuevamente, permitiría descongestionar las vías respiratorias.

Antibiótico

Según las investigaciones, el asma puede tener causas genéticas o puede desarrollarse por infecciones bacterianas durante la infancia, afectando al sistema inmunológico. Como los cannabinoides CBD, THC y CBG han demostrado tener efectos bactericidas de amplio espectro, pueden ayudar con el tratamiento antimicrobiano del asma.

Analgésico 

El dolor no es un síntoma primario del asma. Sin embargo, muchos pacientes indican que les duele el pecho cuando están en medio de una crisis de asma. El CBD tiene efectos analgésicos, por lo que puede aliviar la presión de los pulmones y el diafragma, así como disminuir el dolor asociado con el asma. No obstante, en este caso su uso solo se correspondería a las crisis.

¿Cuál es la mejor forma de usar CBD para tratar el asma?

Por contradictorio que parezca, las experiencias han demostrado que una de las opciones más recomendables para este tratamiento, es inhalar o vaporizar CBD. ¿Por qué? Pues porque de esta manera le proporcionas a tu cuerpo un contenido máximo de CBD que te ayudará a combatir los ataques de asma de forma más rápida.

Puedes conseguir aceite de CBD con diferentes concentraciones. Solo debes conversar con tu médico antes de consumir este producto para tratar el asma o automedicarte. De todas formas, vaporizar este aceite no tiene mayores efectos negativos en los pulmones o la garganta. Sin embargo, si hay alguna molestia o se empeoran los síntomas, es mejor optar por una forma comestible de CBD.

La diferencia principal entre vaporizar CBD y consumirlo de otra forma es que la primera opción actúa de forma más eficiente cuando se presenta una crisis asmática. Esto es porque al vaporizar, aprovechas el CBD en su máxima concentración y lo envías directamente por las vías respiratorias. De la otra manera, tendrías que esperar un poco antes de percibir los efectos terapéuticos.

Dosis de CBD para el Asma

Cada persona es diferente y así mismo es su respuesta al CBD. Por eso es que las dosis pueden variar entre un individuo y otro, dependiendo también de la concentración de CBD que esté usando. Normalmente, se comienza con una dosis baja, según el caso de asma, y si no se observan resultados, se puede ir aumentando si el médico lo autoriza.

Como se mencionó previamente, la mejor forma de consumir el CBD en casos de asma es vaporizando su aceite, pero si por alguna razón no quieres o no puedes consumirlo así, puedes aplicarlo por vía sublingual. Sólo debes aplicar un par de gotas debajo de la lengua y mantenlas hasta que sean absorbidas por completo.

Vaporizar el aceite de CBD, consumirlo en forma de cápsulas o disolviendo las gotas con alguna comida, son las formas más sencillas de controlar la dosificación. Hay que ser cuidadosos porque, si bien no hay registro de ninguna muerte o efecto secundario grave por consumo de CBD, una dosis muy alta puede causar ciertas molestias como somnolencia, diarrea o vómitos, y más aún si es la primera vez que la pruebas.

¿Qué hay de los efectos secundarios del CBD?

La mayoría de las personas tienen una buena tolerancia al CBD, sin importar si lo consumen por un tiempo prolongado o en dosis altas. Aparte, el CBD no es psicotrópico, a diferencia del THC. No obstante, así como cualquier sustancia que ingresa a nuestro cuerpo, el CBD puede ocasionar ciertos efectos secundarios, particularmente en las primeras veces que se consume.

Estos efectos no son graves, pero pueden generar molestias. Las consecuencias adversas pueden ser malestares estomacales como náuseas o vómito, diarrea, somnolencia y fatiga. Ya que el CBD suprime la acción de las enzimas que metabolizan los medicamentos en el hígado, es recomendable no consumirlo si se está tomando otra medicina que sea procesada en este órgano.

El CBD puede reducir la fertilidad, así que, si estás intentando concebir, evita el consumo de este cannabinoide. Hasta los momentos no se ha registrado ninguna muerte como consecuencia de ingerir CBD, pero no por esto es que se deba probar sin control. Recuerda que la prevención es la clave para tener una experiencia agradable. Pero ten en cuenta algo: ninguno de sus efectos secundarios registrados hasta ahora puede afectar las vías respiratorias que involucran el asma.

¿El CBD es legal en mi país?

Antes de pensar en tratar tus crisis de asma con CBD, es bueno que te informes sobre la legalidad de este cannabinoide en tu país o región. Esto es porque, a pesar de que no es psicoactivo y de que muchas personas lo usan con fines medicinales, el hecho de ser un componente de la planta de cannabis, puede significar que no esté legalizado en tu zona.

¿Y entonces en dónde es legal el CBD? Ya hay varios países en todo el mundo que han cedido ante la legalización del cannabis, pero más que eso, sobre el uso terapéutico y medicinal de dicha planta, basándose en la concentración de cannabinoides no estupefacientes como el CBD, CBG o el CBN.

En América Latina, países como Uruguay, Colombia, México, Chile, Argentina y Perú ya han aceptado el cannabis medicinal como terapia alternativa para muchas enfermedades y trastornos. Hacia el norte, tenemos que en la gran mayoría de estados de Estados Unidos ya es legal el consumo de CBD. De cualquier forma, la legalización es una realidad que va avanzando con el tiempo de forma acelerada.

Conclusión

Cuando se tienen diagnósticos crónicos como el del asma, lo mejor que se puede hacer, aparte de seguir el tratamiento, es mantener un estilo de vida tan saludable como sea posible.  Para eso es necesario realizar actividad física, evitar las cosas o situaciones que desencadenan las crisis y preferir las medicinas de control a largo plazo.

Estas medicinas son las que se enfocan en controlar los síntomas del asma y mantener desinflamadas las vías respiratorias. Hay otras medicinas de alivio rápido, que se centran en aliviar los síntomas de la enfermedad justo en el momento en que ocurre una crisis. El CBD puede cumplir con ambas funciones dependiendo de cómo se consuma, su concentración y frecuencia de uso.

Con esta utilización del CBD como uno de los componentes principales del cannabis medicinal, nuevamente se abre el debate sobre la legalidad y aceptación que debería tener esta planta a nivel mundial. Si no llega a ser por sus fines recreativos, entonces al menos por sus propiedades terapéuticas, que pueden ayudar a miles de personas a recuperar su salud o por lo menos mantenerla estable de una forma natural.

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario