Información sobre el CBD

El CBD y la diabetes. ¿Puede el cannabidiol nivelar la glucemia?

1

Introducción

La diabetes es una enfermedad bastante común en la actualidad, causada por diversos problemas relacionados directamente con la hiperglucemia. Muchos pacientes con diabetes suelen automedicarse con marihuana o productos derivados del cannabis. Algunos afirman que reduce el dolor provocado por algunos de sus síntomas, mientras que otros aseguran que les ayuda a regular el nivel de glucosa en sangre. Incluso existen personas diabéticas que consumen cannabis para controlar su apetito y reducir la obesidad.

Es cierto que la hiperglucemia es producida en muchos casos por malos hábitos alimenticios. De hecho, la gran mayoría de pacientes diabéticos, sufren también de obesidad. En los menos habituales casos de diabetes en personas con un peso saludable, o en cualquiera de los pacientes de diabetes tipo 1, la enfermedad es mucho más complicada de tratar, es por ello que la comunidad científica no para de buscar alternativas para reducir el riesgo de esta afección crónica.

En esta entrada descubriremos la realidad detrás del consumo de cannabis o sus derivados para tratar los padecimientos relacionados con la glucemia. ¿Será el THC el compuesto ideal? ¿O resulta el CBD más efectivo para controlar los niveles de azúcar? ¡Acompáñanos!

¿Qué es el CBD y cómo te puede ayudar?

El CBD o cannabidiol, es uno de los dos compuestos químicos principales dentro de cualquier planta de cannabis. Se trata de una sustancia con increíbles propiedades medicinales que ha sido ampliamente utilizada en años recientes como parte del tratamiento de diversas enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple o el Alzheimer, y para controlar síntomas de problemas psiquiátricos como la ansiedad o los trastornos del sueño.

A diferencia del THC, que es el otro compuesto químico principal de la planta, el CBD no tiene efecto psicoactivo ni mayores contraindicaciones. Este puede ser utilizado por casi cualquier persona bajo cualquier circunstancia, ya que no altera de ninguna manera tu mente. Es por esta razón que se ha vuelto muy valorado para tratar padecimientos en niños y ancianos.

El cannabidiol es mucho más sencillo de conseguir, ya que, en la mayoría de países donde el uso del cannabis medicinal o recreativo es avalado por la ley, no requiere prescripción médica. Existe infinidad de productos con base de CBD, que van desde el aceite, pasando por cremas y ungüentos e incluso en alimentos, dulces y bebidas.

¿Qué es la hiperglucemia y la diabetes?

La hiperglucemia es un incremento, muchas veces desmedido, de la cantidad de glucosa en sangre. La glucosa, proveniente de los azúcares que ingerimos, es en términos simples, el combustible de nuestro cuerpo. El azúcar, además de que nos gusta mucho por su sabor, hace que tengamos energía para realizar cualquiera de nuestras actividades. No obstante, es una sustancia que, si se consume de forma irresponsable, puede ser muy perjudicial para nuestra salud.

La glucosa es procesada en nuestro organismo gracias a una hormona producida por el páncreas: la insulina. Ésta se encarga de metabolizar los azúcares para su correcto aprovechamiento. Entonces, ¿por qué sube mi nivel de azúcar en sangre? Pues resulta que la insulina tiene un límite dentro del cual puede metabolizar glucosa sin problema, pero si superamos ese límite, la hormona no tendrá la capacidad necesaria para hacer el trabajo y el exceso de azúcar en sangre comenzará a afectar nuestro organismo, produciendo a corto plazo, deshidratación, ceguera y cefalea, y a largo plazo diabetes.

¿Cuáles son los tipos de diabetes?

La diabetes por su parte, se divide en dos tipos. La diabetes tipo 1 consiste en la ausencia total o parcial de insulina. Ésta suele ser hereditaria o relacionada a algún problema glandular, generada por fallos en el páncreas. Este tipo de diabetes es menos común que la otra. Sin embargo, es más peligrosa y complicada de tratar, ya que puede afectar a cualquier persona sin distingo de edad e incluso puede afectar a neonatos.

La diabetes tipo 2, por su parte, es la falta de sensibilidad a la insulina. Este déficit se produce por, principalmente, ingerir de forma crónica más azúcar de la que nuestro cuerpo puede procesar, aunque existen condiciones químicas y orgánicas para que esto se produzca. A mediano y largo plazo, la hormona pierde sus capacidades naturales y es necesario recurrir a suplementos o estimulantes de insulina, además de cambios drásticos en el estilo de vida.

¿Cuáles son los niveles saludables de azúcar en sangre?

Los niveles normales o saludables de azúcar en sangre, deben estar comprendidos entre entre 70 y 100 mg/dL. Si se está por encima, se le considera hiperglucemia, si está por debajo, hipoglucemia. Ambos estados son perjudiciales para nuestra salud, sin embargo, la hipoglucemia es más sencilla de tratar, por lo que no suele presentar mayores complicaciones. En muchos casos, basta con ingerir un caramelo o un jugo natural para regular el nivel.

No obstante, la hiperglucemia es más severa y requiere de mejora en los hábitos alimenticios. En la actualidad es muy fácil caer en la tentación de excedernos con el azúcar, ya que lo encontramos en casi todos los productos que comemos en el día a día. El café por la mañana, el jugo, las gaseosas, el pan, todas las harinas procesadas, los caramelos, golosinas… en fin. El azúcar está muy presente en nuestros alimentos, por lo que es importante crear hábitos saludables como el ejercicio y la ingesta de agua. También hay personas que acompañan estos con medicamentos o alternativas naturales como el cannabis.

¿El CBD puede ayudarme en casos de hiperglucemia?

Conforme se van rompiendo los tabúes respecto al uso del cannabis, cada vez más estudios por parte de la comunidad científica velan por demostrar las capacidades medicinales de sus compuestos. El CBD ha demostrado ser muy efectivo en los tratamientos contra el dolor y por sus propiedades ansiolíticas. Pero, ¿podrá ser efectivo para controlar los niveles de azúcar en sangre?

Según este estudio realizado en los Estados Unidos, sí. En la población de casi cinco mil voluntarios se encontró una reducción considerable de los niveles de glucosa, así como un incremento en la sensibilidad del cuerpo a la insulina. No obstante, el estudio indica la efectividad de la marihuana en general, no de sus compuestos por separado.

También existen diversos estudios donde no se encontró evidencia que relacione el uso del cannabis con la regulación de la glucemia. Entre ellos se encuentra uno realizado en Suecia, que indica que la marihuana y todos sus componentes, son neutrales ante niveles de azúcar elevados. A pesar de esto, otro estudio realizado en Brasil, arrojó que el CBD reduce los efectos del neuroinflamación que presentan la mayoría de pacientes diabéticos, lo que ha incentivado estudios directamente enfocados al uso para tratar los síntomas derivados o secundarios de la diabetes.

Beneficios de los cannabinoides para tratar la hiperglucemia y diabetes

El cannabis, y más específicamente el CBD puede ser usado para paliar diferentes síntomas y tratamientos de la hiperglucemia, así como de la diabetes. Algunos de los beneficios, según indican los estudios son:

1.  Desinflamatorio pancreático para los pacientes con diabetes tipo 1 

La diabetes tipo 1 es famosa porque es aquella que no tiene prevención aparente, ya que suele ser consecuencia de problemas pancreáticos o genéticos. De hecho, quienes más las padecen son los niños o jóvenes. Cuando es el páncreas es el responsable de desencadenar la enfermedad, usualmente se debe a un mal funcionamiento de éste, que a su vez es comúnmente ocasionado por una inflamación de la glándula.

En Canadá, se practicó un estudio en una población animal, que demostró notables reducciones en los daños causados por este padecimiento gracias al uso del CBD, dados los efectos desinflamatorios que actúan sobre el páncreas. Esto lo que indica es que la sustancia tiene gran potencial terapéutico en estos casos.

2. Reduce el dolor derivado de la diabetes

La diabetes puede afectar al organismo en gran medida con el paso del tiempo. Uno de los daños más comunes que se observan es a los nervios del cuerpo del paciente o mejor conocida como neuropatía, haciendo que éste sufra de diversos dolores. El CBD es conocido entre otras cosas por sus propiedades analgésicas y desinflamatorias, así que todo apunta a que es un gran tratamiento para esta condición.

Y es que en realidad, el cannabidiol resulta efectivo para reducir el dolor derivado de la neuropatía diabética. Esto podría mejorar la calidad de vida de los pacientes en mediano plazo.

3. Podría reducir la obesidad, regular la glucemia y prevenir la diabetes tipo 2 

Se ha demostrado que el receptor CB1 del sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo, está relacionado con el apetito. De hecho, cuando una persona consume marihuana y siente la famosa necesidad de comer o “munchis”, se debe precisamente a que este receptor se ha activado. Técnicamente hablando, su inhibición tendría el efecto contrario, disminuir o regular el apetito del consumidor.

Tal como intuimos, el Tetrahidro-Cannabivarin (THCV), otro de los cannabinoides presentes en la marihuana, puede inhibir la acción de este receptor, y contribuir a la regulación de la glucemia y por consecuencia, prevenir o disminuir la obesidad y los problemas que conlleva, como la diabetes tipo 2.

¿Puedo usar el CBD como tratamiento de la diabetes?

La diabetes cuenta con diversos tratamientos, que van desde suplementos de insulina, hasta estimulantes de ésta, pasando por analgésicos y demás medicamentos complementarios para los diferentes síntomas de la enfermedad.  El CBD podría estar en esta lista sin ninguna duda, ya que te ayudará a disminuir el dolor, la inflamación pancreática y la neuroinflamación. Es especialmente interesante revisarlo como tratamiento para los niños con diabetes tipo 1, dado que puede ser dosificado en alimentos nutritivos y deliciosos para ellos.

No obstante, el CBD por ningún motivo puede ser utilizado como reemplazo de suplementos insulínicos, dado que estos actúan como lo haría la propia hormona para metabolizar el azúcar. Lo ideal sería hacer del cannabidiol, un complemento de tu actual tratamiento.

Adicionalmente, consumir cannabis con bajo nivel de THC y ricos en CBD y THCV, podría ayudarte a disminuir de peso, si sufres de obesidad e hiperglucemia, ya que inhiben el apetito y será de gran ayuda para controlar la cantidad de comida que ingieres. Siempre recuerda acompañar estos tratamientos con hábitos saludables, como alimentos sanos, orgánicos y naturales y una buena rutina de ejercicios.

¿Cómo puedo saber si el CBD es lo que más me conviene?

Todos los casos de diabetes son particulares y presentan síntomas similares pero diferentes entre sí. Dependerá de la persona, el tipo de diabetes en cuestión y los hábitos que tenga el paciente. Si tu caso es la diabetes tipo 1, el CBD es una gran opción, dado que reduce la inflamación del páncreas y podría ayudarte a estimular la sensibilidad a la insulina.

Por el contrario, si eres diabético tipo 2, o sufres de hiperglucemia con regularidad, podrías considerar comprar productos ricos en CBD y THCV para mejorar tus prácticas alimenticias.

En cualquier caso, no existe ningún efecto secundario al consumir CBD, dado que no se trata de un componente psicoactivo. Por este motivo, incluirlo en tu tratamiento, al menos para probar una alternativa natural, es una buena idea que además es 100% segura.

¿Cómo puedo consumir el CBD en casos de hiperglucemia?

Una de las grandes ventajas del CBD es que es una sustancia increíblemente versátil. Puedes adquirir aceites, alimentos y bebidas con base en cannabidiol en cualquier tienda legalmente registrada. También puedes, si lo prefieres, fumar variedades ricas en CBD. El problema reside en si el cannabis medicinal es legal en tu país o estado, aunque las legislaciones van avanzando a un ritmo acelerado.

En el caso de que quieras controlar la hiperglucemia rápidamente, dada una subida puntual en tu nivel de azúcar en sangre, la forma más efectiva y veloz de consumo, es fumar desde un vaporizador o pipa de agua, que son los métodos menos invasivos. ¿Por qué no funciona un alimento para regular el azúcar rápidamente? Porque debes esperar a que éste llegue al estómago y comience el proceso de digestión, lo que podría tomar al menos unos 30 minutos.

Si eres padre de un pequeño con diabetes tipo 1, es recomendable optar por golosinas sin azúcar hechas con base de CBD. Aunque también puedes optar por cremas y ungüentos, incluso protectores solares que puedes aplicar antes de enviarlos a la escuela. ¡Las posibilidades son infinitas!

¿Sobre qué le debo preguntar a mi médico?

Si sufres de hiperglucemia o alguno de los tipos de diabetes, de seguro te chequeas a menudo con un especialista. Lo que debes preguntar a éste, es sobre las características particulares de tu caso. Las causas, síntomas y cómo actúa tu actual tratamiento sobre estos.

Con esta información en mano, sabrás cómo puede ayudarte el CBD con tu padecimiento. Es importante además que lo converses con tu médico, de manera que él pueda orientarte con respecto a las dosis y formas de consumo ideales para ti. No olvides además revisar la legalidad en tu ciudad o país de residencia.

Conclusión

El CBD es muy buena opción para tratar algunos de los síntomas de la diabetes. Sin embargo, no debes considerarlo como único tratamiento, ya que, si tu caso particular de diabetes requiere, por ejemplo, suplementos de insulina, no puedes dejar de utilizarlos. El cannabidiol únicamente puede ayudarte a sacar mejor provecho de tu tratamiento actual, así como de mejorar tus hábitos alimenticios. También puede ser de ayuda para disminuir el dolor y la inflamación, muy comunes en los casos de diabetes tipo 1.

Aún queda largo camino que recorrer por parte de la comunidad científica. sin embargo, estamos más que seguros que el CBD y el cannabis en general, serán una opción seria, segura y natural, de tratamiento contra ésta y muchas otras afecciones.

 

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario