Información sobre el CBD

¿Cómo puede el CBD ayudar a tratar la anorexia?

1

Introducción

Los trastornos de alimentación, como la anorexia nerviosa, la bulimia, el atracón y hasta la obesidad, suelen asociarse muchas veces con problemas psicológicos como la depresión y la ansiedad. Este carácter no sólo fisiológico sino también mental, hace que sean enfermedades delicadas, aunque por suerte, tratables. En la actualidad existen numerosos tratamientos farmacológicos, pero los naturales se han ido abriendo caminos. Entonces, ¿puedo usar el CBD para la anorexia?

Además de los tratamientos farmacológicos, es posible encontrar psicoterapias que buscan la causa principal de estos trastornos. En este sentido, parte del tratamiento médico ha incluido en los últimos años el consumo de cannabis, por ser una planta con conocidas propiedades medicinales que pueden solucionar los trastornos alimenticios con pocos o ningún efecto secundario.

Ya se ha abierto un gran debate en la comunidad médica internacional por el uso del cannabis en el tratamiento de diversas enfermedades y patologías, buscando tener más y mejores resultados que permitan impulsar su uso terapéutico en todos los niveles posibles. Sigue leyendo para saber cómo puede ayudar el consumo de cannabis en los trastornos alimenticios.

¿Qué es el CBD?

Seguramente, has escuchado en algún momento que la planta del cannabis está compuesta por cannabinoides como el THC y el CBD entre los principales. Pero, ¿qué son los cannabinoides? Pues son más de 400 químicos que se han encontrado hasta el momento en esta planta y que tienen diversas propiedades, aunque aún están en proceso de investigación.

Los cannabinoides más conocidos son el THC, que es ese es el que te droga y te deja pegado al mueble por horas; otros como el CBN, el THCV, que no son psicotrópicos y el CBD, que además de no drogarte, ha demostrado tener múltiples propiedades terapéuticas.

El CBD o cannabidiol, es un cannabinoide  que, tras ser descubierto en 1960 por el químico israelí Raphael Mechoulam, ha sido utilizado en variedad de experimentos en el área médica. Este cannabinoide es más abundante en el cáñamo que en las hojas y flores del cannabis. Debido a sus propiedades, su uso es principalmente medicinal y terapéutico, incluso en trastornos alimenticios como la anorexia.

¿Cuáles son los trastornos alimentarios más comunes?

Para empezar, un trastorno alimenticio es una preocupación o ansiedad constante al momento de comer, pensando en la imagen y el peso corporal. Lo pueden padecer tanto hombres como mujeres, sin importar la edad, las condiciones sociales o la calidad de los alimentos que posea. Existen diferentes tipos de trastornos alimenticios.

Por ejemplo, la anorexia nerviosa es frecuente sobre todo durante la adolescencia. Se trata de un trastorno psicológico en el que la autoestima está severamente afectada por la percepción de forma y peso corporal. En su aparición, muchas veces influyen los factores socioculturales, por lo que es sumamente común encontrarla en mujeres jóvenes. La persona puede tener la piel seca y amarillenta, letargo y extrema delgadez.

Por su parte, en la bulimia la persona tiende a comer en exceso por frecuencia o cantidad y luego se induce al vómito o ingiere gran cantidad de diuréticos o laxantes, así como aumentar la actividad física.

También existe el trastorno por atracón que, como su nombre lo indica, la persona que lo padece puede perder el control de los hábitos alimenticios y comer excesivamente en períodos cortos de tiempo, incluso sin tener hambre. Sin embargo, no se busca el inducir al vómito y las consecuencias en el organismo son diferentes a las ya planteadas.

¿Qué es la anorexia?

¿Cuántas veces has escuchado de alguna chica linda, que se siente fea o gorda y que con el tiempo resulta ser que sufre de anorexia? Esta situación representa una de las principales causas de mortalidad en adolescentes a nivel mundial, ente los diversos trastornos alimentarios que también incluyen la bulimia y el trastorno por atracón.

La anorexia nerviosa es una condición psiquiátrica que conlleva un trastorno de la alimentación bastante grave, pues se caracteriza por una mínima ingesta de alimentos, al punto de inanición y con una percepción alterada de cómo es el propio cuerpo. Esto puede ocasionar excesiva pérdida de peso y auto infligida, falta de vitaminas, nutrientes y minerales, por lo que, si no hay tratamiento a tiempo, puede ocasionar incluso la muerte.

Es importante recalcar que la anorexia, al igual que la bulimia, son condiciones psiquiátricas, en las que las personas tienen un trastorno de percepción de su imagen, y principalmente de su peso. Su aparición suele ser inducida por factores socioeconómicos y presiones sociales: la estructura machista fuerza a las mujeres a tener un peso bajo obligatoriamente y eso es llevado al extremo por muchas adolescentes. Para superarse, esta enfermedad requiere tratamiento médico, además de constantes terapias.

¿Cómo actúa el sistema endocannabinoide en la ingestión de alimentos?

En nuestro cuerpo hay un sistema llamado endocannabinoide (SEC), que se encarga de mantener el equilibrio de todas las funciones del organismo. Influye en una gran cantidad de comportamientos diarios que tiene el cuerpo. También lo hace en la ingesta de alimentos, por lo que tiene una relación con los diferentes trastornos.

El SEC está formado por unos receptores cannabinoides llamados CB1 y CB2, así como un cannabinoide externo llamado anandamida. Los receptores CB1, específicamente, están relacionados con el apetito, promoviéndolo y asociando la recompensa con la comida. Es por esto, que, si hay alguna deficiencia con los CB1, puede que ocurran trastornos alimenticios.

Cuando se habla de anorexia, como se mencionó previamente, nos referimos a una condición de carácter psiquiátrico. Por consiguiente, se cree que una alteración en los receptores CB1 puede traer como consecuencia el desarrollo de este tipo de patología. Sin embargo, la investigación de la aplicación de la funcionalidad de estos receptores para esta área específica es aún objeto de vasta investigación científica.

¿Cómo puede el CBD ayudar a combatir la anorexia?

La anorexia es un pensamiento que te atormenta. Cuando la sufres, no hay más nada en tu mente, ni en tu cuerpo. Una de las propiedades más apreciadas del CBD, es su efecto ansiolítico, que permite alcanzar un estado de relajación y liberar al paciente de la preocupación al comer. De esta manera, se evita también prestarles demasiada atención a las conductas negativas como inducir al vómito o purgarse. El efecto positivo del CBD en este caso podría ser de tipo disuasorio.

De la misma forma, hay estudios que indican que, luego de activar los receptores CB1 del sistema endocannabinoide, se puede estimular el apetito. Como ya se ha visto que el CBD puede modular estos receptores del SEC, su uso en el tratamiento de pacientes con trastornos como la anorexia nerviosa se ha considerado más seriamente. El trastorno genera, entre sus consecuencias más devastadoras, la completa pérdida del apetito. El CBD marca el camino una posible colaboración en este sentido.

Dado que la anorexia se considera una enfermedad psiquiátria, los receptores CB1 pueden estar involucrados. El CBD actúa sobre este receptor regulando las deficiencias de cannabinoides que haya en el organismo. De esta forma, este componente del cannabis podría generar nuevamente una respuesta de recompensa y placer en el cuerpo después de la comida.

¿Cómo consumir CBD para combatir la anorexia y trastornos alimenticios?

Si estás pensando que con fumarte un porro al día puedes combatir tus trastornos alimenticios, la cosa no es tan fácil. No porque no se pueda, sino porque según la cantidad de cannabis que consumas y qué tan rico sea en ciertos cannabinoides, puede que antes de sentirte calmado, pases por un viaje de psicodelia. La anorexia no es juego y requiere de tratamiento específico y de ayuda profesional. El CBD puede estar ahí para ayudarte, pero no se trata de una colaboración de tipo recreacional.

Se sabe que el consumo de cannabis medicinal puede aumentar el apetito, gracias al efecto de los cannabinoides sobre las células que se encargan de suprimirlo. Si quieres mejorar tu situación sin drogarte, el CBD te puede ayudar. Lo puedes conseguir en forma de aceite o tinturas, de las que se aplican un par de gotas debajo de la lengua para una mejor absorción. No obstante, esta es la forma más intensa de consumo, por lo que puede que existan algunos efectos secundarios.

También es posible encontrar cápsulas de CBD, más fáciles de ingerir y que además incluyen vitaminas y minerales, por lo que pueden ser de gran ayuda en casos de trastornos alimenticios como la anorexia. Lo importante es, que sea como fuere la forma de consumir CBD, lo consultes antes con tu médico especialista, para que te recomiende las dosis y formas más adecuadas de ingerir este cannabinoide. Recuerda siempre que la anorexia no será jamás algo deseable sino algo que debes combatir.

¿Qué hay del THC en casos de trastornos alimenticios?

Muy interesante el efecto del CBD, pero ¿entonces no puedo consumir THC? Claro que sí. De hecho, este químico también tiene efectos positivos en la regulación de trastornos de alimentación. Cuando se consumen productos que tengan tanto CBD como THC, dependiendo de las concentraciones de cada uno, puede que los resultados sean incluso, mejores.

Esto es porque el THC, además de ponerte high, entre otros efectos, también estimula el apetito. Incluso, pacientes de cáncer lo utilizan para tratar la pérdida de apetito durante la quimioterapia. Mientras esto sucede, el CBD puede ayudar a que el subidón del THC no sea tan fuerte y a que puedas comer luego sin sentir la ansiedad o preocupación característica de la anorexia o la bulimia.

Hay estudios que permiten observar que el THC, junto con otros cannabinoides, puede prevenir la pérdida de peso excesiva causada por la anorexia si hay actividad física involucrada. Por otro lado, el hincapié en controlar las dosis es porque también puede haber efectos opuestos a los deseados. Un ejemplo es el CBD, que, en dosis altas, se utiliza para controlar la obesidad.

En cualquier caso, recuerda que la anorexia es una enfermedad. Si vas a consumir THC antes, es recomendable que consultes con tu médico tratante. Él te dirá si sus efectos alucinógenos pueden perjudicar a tu cuadro o, por el contrario, beneficiarlo.

Conclusión

Entre las variadas causas que pueden generar un trastorno de alimentación como los descritos anteriormente, se pueden encontrar traumas infantiles y el establecimiento de estereotipos de belleza impuestos por la familia y la sociedad en general. Pero, además de eso, también se ha descubierto que hay factores genéticos y neurológicos que influyen en el desarrollo de estas enfermedades. Cuando ambos se combinan, la persona puede ser una potencial víctima de la anorexia.

La medicina ha buscado distintas soluciones a trastornos como la anorexia o la bulimia y la obesidad a través de diferentes medicamentos y terapias, pero siempre hay alguien que se sale de lo convencional y busca otras alternativas. Allí es cuando el cannabis hace su entrada, pues se ha demostrado que sus fitocannabinoides interactúan con los receptores del sistema endocannabinoide y pueden regular el apetito y la alimentación.

Todavía queda mucho por investigar en este campo. Sin embargo, los resultados que se han obtenido hasta los momentos permiten apreciar que ciertos cannabinoides como el CBD y el THC pueden ayudar a combatir casos de anorexia, no sólo por la regulación del apetito, sino también por los efectos antidepresivos y calmantes.

No estamos hablando, ni de lejos, de una cura definitiva para estos trastornos. Hoy en día, son necesarias las terapias convencionales para salir del hueco de la anorexia. Pero innegablemente, el CBD ofrece nuevas alternativas para una mejor calidad de vida, además de la esperanza de poder vivir sin anorexia.

 

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario