Información sobre el CBD

Cannabis medicinal como tratamiento para el Alzheimer

shutterstock_583124596_1

Introducción

Los aportes de los cannabinoides a la salud son bien conocidos por cada vez más personas alrededor del mundo. Una de las características más importantes de estos compuestos es su capacidad de ser empleados como medicamento para algunos de los padecimientos más complicados de tratar, entre ellos, el Alzheimer.

Esta enfermedad neurológica degenerativa es infame por lo complejo de su tratamiento. De hecho, no tiene cura. Las únicas opciones medicinales disponibles se limitan a retrasar el daño crónico en los pacientes, muchos de los cuales suelen optar por tratamientos alternativos que van desde terapias, hasta plantas medicinales como el cannabis, en aras de mejorar su condición.

A lo largo de esta entrada, estaremos explicando los beneficios del cannabis como tratamiento natural contra el Alzheimer, así como el respaldo científico detrás de los testimonios de pacientes que afirman haber encontrado una excelente alternativa para volver a su vida normal. ¡Acompáñanos!

¿Qué es el cannabis y qué beneficios puede traer?

El cannabis es llamado por algunos como la medicina del siglo XXI. No obstante, ha sido empleado por muchas culturas a lo largo de la historia y no fue sino hasta mediados del pasado siglo, que fue víctima de una campaña de desprestigio que hizo de esta planta un tema tabú. La buena noticia es que gracias a la información y al esfuerzo de la comunidad científica, el cannabis está siendo muy bien visto por cada vez más personas alrededor del globo.

Esta planta, como cualquier otra, tiene varios compuestos dentro de su estructura química, siendo los principales el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol). El primero es bien conocido como la sustancia psicoactiva, que es esa que te hace estar colocado. El CBD por su parte, es una sustancia netamente medicinal, que no produce ningún tipo de efecto psicoactivo.

Entre los beneficios más remarcados del CBD para nuestro cuerpo, figuran sus propiedades analgésicas, antiinflamatorias, relajantes, el mejoramiento de la calidad del sueño y otros efectos positivos que se dan gracias a los efectos sobre el sistema endocannabinoide.

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que produce pérdida de memoria, cambios en el comportamiento y, en muchos casos, puede derivar en demencia. Es, en efecto, una de las formas más comunes de demencia, ya que los síntomas, conforme se ven empeorados, interfieren directamente en la vida cotidiana de los pacientes.

Este padecimiento suele presentarse en la vejez, más concretamente después de los 65 años de edad. Sin embargo, esta enfermedad no se limita únicamente a afectar a personas mayores, ya que, aunque es menos común, existen casos de Alzheimer en personas por debajo de este promedio.

Los síntomas más claros para diagnosticarla son aquellos relacionados a la pérdida de memoria. En principio esta es leve y no suele afectar más que los recuerdos inmediatos del paciente, principalmente situaciones que recién acaban de ocurrir).  El problema reside en el hecho de que, si no se comienza el tratamiento a tiempo, los síntomas se agravan progresiva y aceleradamente, llegando incluso a borrar los recuerdos más importantes, como el propio nombre de quien la padece, lo que hizo en su vida, sus hijos e incluso dónde vive. Esto último la hace especialmente peligrosa, dado el riesgo de extravío.

En la actualidad, no existe ninguna cura para el Alzheimer. Únicamente se cuenta con diversos tratamientos, como los inhibidores de la colinesterasa, que pueden frenar su avance, pero que también suelen tener efectos secundarios sobre órganos del sistema digestivo. También existen terapias para estimular la salud cognitiva del paciente que resultan positivas. Pero entonces, ¿podrá el cannabis o alguno de sus componentes ser una alternativa para mejorar la condición de los pacientes con Alzheimer?

¿Por qué el cannabis podría ser beneficioso para tratar la pérdida de memoria?

Como bien dijimos, los tratamientos existentes para esta enfermedad se limitan a frenar sus síntomas y tienen notables consecuencias, dado sus efectos secundarios. Es importante pues que al paciente se le incluyan las también mencionadas terapias y cualquier otro remedio natural que pueda mejorar la calidad de vida de estos. El cannabis figura como una alternativa que se debería tomar en cuenta, gracias a los aportes que nos hacen sus distintos componentes.

En la Universidad de Western Sydney en Australia, se han practicado estudios post-mortem en personas que padecían Alzheimer y se encontró que el sistema endocannabinoide guarda relación con varios de los procesos de esta enfermedad. Asimismo, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el CBD resulta un potencial tratamiento para la neuroinflamación y el estrés oxidativo, causado por el desgaste del cuerpo por la vejez.

Aunado a esto, muchos de los pacientes con Alzheimer presentan otros síntomas en paralelo a la propia enfermedad, que se dan cuando las personas ven disminuida su calidad de vida. Uno de los más comunes es la ansiedad, para la cual también se recomienda el CBD gracias a sus cualidades ansiolíticas. El cannabis también es conocido por sus efectos sobre el insomnio, haciéndolo ideal para tratar las alteraciones del sueño que padecen algunos pacientes con Alzheimer.

¿Cómo actúa el cannabis en el organismo para prevenir la pérdida de memoria?

Para entender esto, primero hay que conocer cómo se comporta la enfermedad. El cuerpo humano, como el de todos los seres vivos, se degenera con el tiempo. A nivel cerebral, el desgaste por vejez suele presentarse a través de la formación de placas de una proteína llamada beta-amiloide, que se crean en torno a las conexiones neuronales. En el caso particular de los pacientes con Alzheimer, estas placas no solo se producen en mayor número, sino además sobre zonas focalizadas como el lóbulo temporal, produciendo así, el daño sobre la memoria.

La situación se agrava por otros factores como el estrés oxidativo propio de la vejez, y la mencionada neuroinflamación, que aceleran la formación de estas placas y disminuyen la calidad de las transmisiones neuronales en el cerebro.

Teniendo esto en mente, podemos afirmar que tanto el CBD como el THC, tienen participación activa al combatir los procesos de la enfermedad, haciéndolos una gran alternativa de tratamiento. El CBD se encargará de disminuir la inflamación neuronal y reducir el estrés oxidativo. El THC, por su parte, será el responsable de estimular la regeneración celular en el cerebro, deteniendo el proceso de formación de las placas de beta-amiloide, y en el camino, reduciendo el daño que sufre a mediano y largo plazo el lóbulo temporal del paciente. Genial, ¿cierto?

Propiedades del cannabis contra el Alzheimer

Ya conversamos un poco sobre las posibilidades del cannabis medicinal como tratamiento alternativo. Ahora te mostraremos algunas de sus increíbles propiedades para controlar esta enfermedad degenerativa.

1. Es un medicamento seguro y eficaz contra la demencia 

Científicos de la Universidad de Tel Aviv realizaron un estudio en el que encontraron que los diez voluntarios que participaron, tuvieron una considerable reducción en la gravedad sus condiciones. También observaron que síntomas como la irritabilidad, apatía, ansiedad y alteraciones de sueño, vieron una significativa mejora.

Además, el estudio reveló que no hubo ningún efecto secundario sobre los pacientes. De esta forma concluyeron que el cannabis medicinal es un potencial medicamento, seguro y eficaz para tratar enfermedades relacionadas con la demencia, como el Alzheimer.

2. Tanto el CBD como el THC pueden resultar beneficiosos para tratar el Alzheimer

En un estudio publicado en la Sociedad Farmacológica Británica, se determinó que el CBD tiene efectos muy positivos sobre el sistema endocannabinoide, y que éste, a su vez, está directamente involucrado con algunos de los procesos del Alzheimer como la neuroinflamación y el estrés oxidativo. El compuesto básicamente permite reducir tanto la inflamación como el estrés, haciendo que el daño tenga una disminución considerable a mediano y largo plazo.

Por su parte, se encontró que el THC reprime la formación de placas proteicas tóxicas (beta-amiloide) en el cerebro. Esta es una característica común en los casos de demencia senil, muy presente en el Alzheimer, teniendo como única contraindicación clínica el efecto psicoactivo propio del compuesto. Quedará pues a escogencia del paciente y de su médico determinar si emplea ambos componentes en su tratamiento, así como la revisión de la legalidad de los mismos en su localidad.

3. Puede ayudar a reducir los síntomas y efectos secundarios de la demencia 

Como ya lo mencionamos, la ansiedad y los desórdenes de sueño están muy presentes en pacientes con Alzheimer -y con cualquiera de las formas de demencia-. El estudio realizado por estudiantes de la Universidad de Medicina de Nueva York, concluye que el CBD es un potencial tratamiento para los padecimientos relacionados con la ansiedad, sin ningún tipo de efecto secundario. Y como hemos reiterado en varias ocasiones, ¡el cannabis resulta ideal para mejorar la calidad del sueño!

¿El CBD puede ser un tratamiento para el Alzheimer?

Por sí solo, el CBD resulta una herramienta muy buena para frenar algunos de los procesos de la enfermedad. No obstante, su efectividad se verá multiplicada si se emplea en conjunto con su hermano, el THC. ¿Por qué? Pues esto se debe a que cada uno de los compuestos ataca la enfermedad en diferentes niveles, todos muy relevantes en el desarrollo de la misma, por lo que utilizar uno y dejar el otro de lado, podría no resultar tan efectivo como quisiéramos.

Recordemos que el THC trabaja “limpiando” el cerebro de las placas que dañan la transmisión neurológica. Paralelamente, el CBD desinflama las neuronas dañadas y reduce el estrés oxidativo.

Como recomendación final, lo ideal es no solo utilizar ambos compuestos medicinales, sino además combinarlos con terapias cognitivas que estimulan el cerebro y los procesos neuronales del paciente. De esta forma, se podrá notar una mejora en su calidad de vida.

¿Debo consultar con un médico antes de consumir cannabis?

Es recomendable consultar con tu médico de confianza, ya que es él quien te dará las dosis adecuadas y las mejores formas de consumo según el caso. Es incluso más importante que el especialista monitoree los resultados que vas obteniendo, dado que estamos hablando de un tratamiento de medio a largo plazo para una enfermedad crónica y degenerativa.

Vale mencionar que el tratamiento recomendado consta tanto del uso de CBD, como de THC. Esta última sustancia está regulada en muchos países en los que solo puede ser adquirida bajo prescripción de un galeno. En el caso del cannabidiol, en muchos países no necesitas ningún tipo de prescripción para comprar productos con la sustancia, pero aún existen muchos territorios donde sigue prohibido por el simple hecho de provenir del cannabis.

¿Qué avances traerá la investigación del cannabis y el Alzheimer en el futuro?

A pesar de que los estudios no abundan, tanto los entusiastas de la medicina alternativa, como los médicos tradicionales, apuntan a que el cannabis podría ser clave en el porvenir de los tratamientos contra la demencia senil y los padecimientos psiquiátricos en general.

La comunidad científica concuerda en que el uso de esta planta puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con Alzheimer a mediano y largo plazo, dejando de lado los efectos secundarios que conllevan los tratamientos convencionales. Realizar estudios en conjunto para el Alzheimer, y el uso del cannabis para tratar ésta y otras enfermedades similares, será de gran provecho para la comunidad médico-científica en general.

Conclusión

El Alzheimer es una grave enfermedad degenerativa del cerebro, con pocos tratamientos e imposible de curar. Sin embargo, hoy más que nunca el cannabis está presente como medicamento natural alternativo, seguro y efectivo para tratar los síntomas de ésta y otras enfermedades relacionadas con la demencia senil.

Esta terrible enfermedad ha sido temida no solo por su gravedad, sino además por el hecho de que no tiene un sistema de prevención aparente. Aún hay mucho misterio alrededor del padecimiento y aunque los avances al respecto son significativos, existe mucho terreno por recorrer.

Si bien es cierto que los resultados que se han obtenido en las diversas pruebas son muy positivos, los estudios científicos oficiales son escasos. Al cannabis aún le rodea una sombra de desinformación que buscamos iluminar. Mientras más personas conozcan sus bondades, más estudios se realizarán y más vidas se salvarán, incluidas aquellas de quienes sufren el Alzheimer.

 

 

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario