Información sobre el CBD

¿El cannabis beneficia la salud hepática?

1

Introducción

¿Puede el cannabis ayudarme a mantener la salud hepática? Se pueden encontrar diversidad de artículos y publicaciones en internet que afirman esto, ¡y al parecer es cierto! El sistema endocannabinoide no deja de sorprendernos, está involucrado en muchos de los más importantes procesos en el cuerpo humano. Entre ellos están el sistema nervioso central, y el sistema digestivo, siendo este último del que nos corresponde hablar en esta entrada, más específicamente en lo referente a la salud del hígado, uno de sus órganos principales.

El hígado es uno de los órganos del sistema digestivo que más se ven afectados por el abuso de sustancias como el alcohol. Estas afecciones son potencialmente peligrosas porque a mediano y largo plazo dañan otros órganos y pueden causar el deceso de quien la padece. Lo irónico es que cuidar de nuestra salud hepática no es tan complicado, basta con tener buenos hábitos alimenticios, ser responsable con el consumo de alcohol y realizar actividad física. Y si quieres darle un plus a la prevención de enfermedades en este órgano, puedes incluir productos cannábicos en tu dieta

El THC, la sustancia más conocida y utilizada de la planta, disminuye el riesgo de sufrir enfermedades como la cirrosis o el hígado graso, ¡acompáñanos a descubrir por qué!

¿Qué es el cannabis y cómo puede contribuir a la salud?

El cannabis cuenta con infinidad de variedades, pero todas ellas comparten una composición bastante similar: aparte de los químicos presentes en todas las plantas del planeta, tienen sustancias conocidas como cannabinoides, entre las que destacan el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), que son el compuesto psicoactivo y el compuesto netamente medicinal, respectivamente. Esto no quiere decir que el THC no proporcione beneficios a la salud, de hecho, cuenta con bastantes. El único detalle a tener en cuenta es que te hará ir colocado cuando lo utilices, y no podrás conducir o realizar algunas actividades que requieran plena consciencia.

El THC es muy preciado por su efecto psicoactivo, claro. Pero no se limita a ayudarte a volar en tu imaginación, ya que mientras esto ocurre, la sustancia está activando la regeneración celular en tu cerebro, lo que disminuye el estrés neuronal y te hará sentir mucho más tranquilo después de un día difícil. También ayuda a conciliar el sueño, oxigenar el cuerpo, es desinflamatorio, controla las náuseas y puede utilizarse además para reducir el daño por el síndrome de abstinencia causado por drogas como el alcohol, tabaco, cocaína, entre otras.

Existe la falsa creencia de que el THC es dañino, pero nada más alejado de la realidad. El THC, utilizado responsablemente, es una sustancia completamente segura. Únicamente se considera que debería estar contraindicado a personas hipertensas, dado que puede alterar la presión sanguínea. Para cualquier persona que no sufra alguna afección relacionada a la hipertensión, no hay problema alguno. Además, es una sustancia increíblemente versátil: fumar marihuana es solo una de las maneras más comunes de consumirla. También existen alimentos, dulces y bebidas hechas con THC que pueden resultar una deliciosa y saludable alternativa.

¿Por qué es necesario tener un hígado sano?

El hígado tiene tres funciones principales: desintoxicación, síntesis y almacenamiento. La desintoxicación es, tal como suena, la eliminación de las sustancias tóxicas que ingerimos, como el alcohol. La síntesis consiste por su parte, en la metabolización de carbohidratos, lípidos y proteínas, así como es el responsable de la producción de bilis, sustancia esencial para la digestión. Por último, el hígado almacena vitaminas (A, D, E, K) y glucógeno, los azúcares necesarios para la energía del cuerpo.

Cualquier tipo de daño sobre el hígado hará que estas funciones mermen su efectividad, lo que a su vez desencadenaría problemas en otros órganos. Si el hígado no cumple su función como filtro contra sustancias tóxicas, éstas podrían incluso producir problemas gravísimos e incluso la muerte. Si no metaboliza correctamente, podría producir desórdenes alimenticios, también muy graves. Y si no almacena los azúcares necesarios para el organismo, no tendríamos energía para afrontar el día a día. Está demás extenderse respecto a la importancia de este vital órgano, ¿no crees?

¿Cómo es una buena salud hepática?

Mantener la salud hepática no es una tarea demasiado compleja. Bastará, como te dijimos hace un momento, con mantener hábitos saludables: una dieta variada y nutritiva, que incluya un poco de cada grupo alimenticio. Una buena salud hepática, es aquella que además de variar los tipos de alimentos, equilibra las vitaminas y minerales que estos ofrecen al cuerpo. Esto quiere decir que no debemos caer en excesos, ya que, por ejemplo, abusar de alimentos con vitamina A, podría resultar tóxico para el hígado. Asimismo, el exceso de hierro, fomenta la oxidación del organismo.

El alcohol es el principal factor de riesgo hepático, dado que las personas suelen abusar de esta sustancia al ir de fiesta o en eventos sociales. ¿Sabías que el hígado solo tiene capacidad para metabolizar aproximadamente 10 mililitros de alcohol en un periodo de una hora? Es por esto, que, al consumir más de esa cantidad, empiezas a sentir los efectos de la ebriedad, y es justamente después de ese punto, que el hígado se ve afectado. Con esto no te decimos que no bebas más, sino que lo hagas de forma inteligente: opta por bebidas suaves, con bajo grado alcohólico y toma menos cantidad en ese periodo de una hora, de manera que le permitas al vital órgano hacer su trabajo de forma óptima.

Por último, el ejercicio es esencial. Los humanos no hemos evolucionado para ser sedentarios, todo lo contrario, ¡estamos diseñados para movernos mucho! Sesiones de 30 minutos al día, unas cuantas veces por semana, acompañado de correcta hidratación, serán más que suficientes para mantenerte saludable sin volverte esclavo del gimnasio.

¿En qué nos puede ayudar el cannabis para la salud hepática?

¿Consumir marihuana me ayudará a mantener saludable mi hígado? ¡Sí, señor! Como recordarás, te dijimos que la dieta balanceada y disminuir el consumo de alcohol pueden ser las mejores herramientas para esta tarea, y la esta planta puede ayudarte a conseguir ambas cosas. Por un lado, es bien sabido que el THC estimula el apetito, por lo que puedes emplearla en caso de que no seas demasiado ávido con la comida. Además, el Tetrahidro-Cannabivarin (THCV), otro componente en el cannabis, podría prevenir o reducir la obesidad y regular la glucemia, gracias a que tiene el efecto contrario al primero: reduce el apetito.

La marihuana además es ampliamente utilizada para evitar el consumo de otras sustancias, como el alcohol, así como para tratar la ansiedad y depresión causadas por el síndrome de abstinencia en personas con dependencia a alguna de estas sustancias. ¡Increíble!

Beneficios del cannabis en el hígado.

Existen muchos beneficios del cannabis, y la salud hepática sin duda es uno de ellos. Pero, ¿en qué elementos puede ayudarme específicamente?

1. Podría ayudar a tratar los síntomas del hígado graso

El hígado graso es una enfermedad crónica bastante común en personas con obesidad y diabetes tipo 2. Se produce debido al exceso de grasas o toxinas en el cuerpo. Existen dos tipos: no alcohólico y el alcohólico. En el caso de hígado graso alcohólico, es producido por esta sustancia y consiste en la acumulación de partículas tóxicas dañinas en el hígado, las cuales terminan por dañar este órgano y sus funciones.

Todos los tipos de hígado graso tienen síntomas similares, y no son perceptibles en las etapas tempranas de la enfermedad. Cuando ésta avanza, suele presentarse fatiga, pérdida de apetito, pérdida de peso y dolor abdominal. Este estudio del 2017 revela que, en pruebas preliminares, el cannabis puede reducir los efectos del hígado graso. La marihuana, además, puede estimular el apetito, así como tratar los síntomas más avanzados de la enfermedad, como la inflamación hepática y el dolor abdominal, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

2. Puede controlar algunos síntomas de la cirrosis hepática

La cirrosis hepática es una enfermedad muy grave, que se presenta en pacientes con otras afecciones hepáticas que dañan al hígado y producen cicatrices y diversas lesiones en el órgano. Esto, a su vez genera insuficiencia hepática y, si no es tratado, el riesgo de muerte es elevado.

La cirrosis puede producir mucho dolor, fatiga, falta o exceso de apetito, dependiendo del caso. Principalmente el dolor abdominal puede interrumpir con el estilo de vida de quien la padece. El cannabis, gracias a sus propiedades analgésicas y desinflamatorias, puede ayudar a mejorar esta condición. Lejos de ser una cura, podría contribuir a mejorar la calidad de vida del paciente.

3. Previene la esteatosis causada por hepatitis y/o VIH

La hepatitis viral es un tipo de infección que causa daño e inflamación al hígado. Numerosos virus causan hepatitis. Las hepatitis A y E pueden provocar infecciones agudas, mientras que las hepatitis B, C y D pueden producir enfermedades tanto agudas como crónicas. La hepatitis causa daño al hígado y también puede provocar cirrosis o cicatrización del hígado. La cirrosis puede provocar insuficiencia hepática, cáncer de hígado e incluso la muerte.

La marihuana puede ayudar a prevenir la esteatosis -en pacientes con VIH o hepatitis tipo C-, que es la versión más aguda y peligrosa de cirrosis, según afirma un estudio realizado por una universidad en Quebec. En las pruebas se encontró que los voluntarios que la utilizaban diariamente, contaban con protección hepática ante el daño producido por estas enfermedades.

¿Qué componentes del cannabis en específico pueden ayudar a la salud hepática?

Los tres componentes que se ven más involucrados en el tratamiento y prevención de las enfermedades hepáticas, son el THC, el THCV y el CBD. Los dos primeros por sus propiedades sobre el apetito. Pueden controlarlo, aumentándolo en el caso del THC y disminuyéndolo en el caso del THCV. El THC además combate la fatiga derivada de algunas afecciones como el hígado graso.

El CBD será una gran baza para tratar los síntomas físicos, como el dolor y la inflamación producidas por cualquiera de las enfermedades hepáticas. Además, gracias a que es un efectivo ansiolítico, puede reducir los síntomas psiquiátricos que producen muchas veces las variantes de la hepatitis.

No está demás volver resaltar el potencial de la marihuana como sustituto no-dañino de drogas como el alcohol, el tabaco o la cocaína, además de que es muy útil para calmar el síndrome de abstinencia.

¿De qué forma puedo consumir cannabis medicinal?

Actualmente es cada vez mayor el número de ciudades y países alrededor del mundo que está legalizando el uso medicinal y/o recreativo del cannabis. Bastará con que consultes el tema en tu localidad para enterarte de cómo puedes adquirir productos cannábicos de forma segura.

Para el caso puntual de la salud hepática, te recomendamos incluir sus muchísimos y muy variados productos alimenticios en tu dieta diaria. Podrías adquirir untables como mantequilla láctea, de maní o de almendras. Aceites comestibles para incluir en tus preparaciones, frituras y una inmensa cantidad de postres.

También podrías utilizar vaporizadores de hierbas o pipas de agua, siendo éstas las alternativas para fumar más amigables para tus pulmones. Aunque si eres de la vieja escuela y prefieres mantener los tradicionales cigarrillos de marihuana, los beneficios deberían ser los mismos, aunque con las mismas consecuencias.

¿A qué profesional de la salud debo preguntarle mi caso?

Los médicos hepatólogos son los especialistas indicados para detectar y tratar cualquier tipo de afección en el hígado. En caso de que padezcas alguna enfermedad hepática, consultar con estos será lo ideal, ya que aparte del cannabis, debes emplear la medicación estándar para tratar, por ejemplo, el daño físico en el hígado. La marihuana únicamente sirve como complemento para el tratamiento o como método de prevención.

Sobre este último punto es importante añadir que, si solo quieres prevenir estas enfermedades y mantener una óptima condición en tu hígado, no hay necesidad de acudir al médico. Además, en muchos de los sitios donde el consumo cannábico es legal, puedes adquirir la mayoría de estos productos de forma segura y sin ningún tipo de prescripción.

Conclusión

A pesar de que no abundan estudios sobre el tema, el cannabis ha demostrado ser un gran aliado para mantener la salud hepática en su mejor nivel. Complementar el consumo de ésta, con una dieta variada y balanceada y con un buen régimen de actividad física, sin duda te garantizarán un hígado saludable, así como a prevenir enfermedades como el hígado graso o la cirrosis. La investigación deberá avanzar mucho más, pero con el tiempo, el cannabis será usado en tratamientos para las diferentes enfermedades hepáticas.

Juan Zambrano
Juan Zambrano
Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.
Deja un comentario