Juan Zambrano

Juan Zambrano

Periodista, cronista de la realidad y fanático del conocimiento. Me dedico a analizar temas históricos y de actualidad. En este blog escribo sobre las nuevas perspectivas del Cannabis y CBD.

Información sobre el CBD

Beneficios del CBD para la ansiedad

4

Introducción

Conocer personas nuevas, salir en una cita, tener una reunión con tu jefe o tus compañeros de trabajo, puede resultar un poco intimidante para cualquiera, pero, si cada vez que te encuentras en una de estas situaciones sientes temor, sudoración excesiva, te tiemblan las manos o incluso tienes náuseas o malestar estomacal, puede que sufras de trastorno de ansiedad social (TAS). El cannabis es una planta de la que se descubren cada vez más propiedades gracias a componentes como el CBD, pero, ¿cómo puede ayudarme para tratar mi ansiedad?

No todo está perdido: todavía puedes salir con esa persona que te gusta sin miedo a sentirte como un tonto, primero, porque se trata de un trastorno común de ansiedad y segundo, porque el mercado te ofrece diferentes alternativas para controlarlo. Una de ellas es el uso de CBD, una sustancia presente en el cannabis, con la cual no te vas a drogar, pero sí te vas a relajar para que todo fluya mejor.

¿Qué es el CBD y cuáles son sus beneficios?

El Cannabis sativa es una planta de la cual se ha hablado mucho, tanto por su poder psicoactivo como por su función terapéutica. Eso es porque entre los componentes más destacados se encuentran el THC o tetrahidrocannabinol y el CBD o cannabidiol.

El THC es la sustancia más conocida por sus propiedades psicoactivas entre la variedad de productos obtenidos de esta planta. Por su parte, el CBD no tiene estos efectos, razón por la cual se está estudiando el uso medicinal en el tratamiento de diferentes patologías.

Cada vez son más las investigaciones que demuestran que el CBD es beneficioso en el tratamiento de enfermedades como artritis, depresión, epilepsia, fibromialgia, ansiedad, esclerosis múltiple, esquizofrenia, trastorno por estrés postraumático (TEPT), entre otros desórdenes neurológicos. Lo beneficioso y práctico de esta gran variedad de propiedades suele consistir en que el CBD no es un cannabinoide psicoactivo.

¿Por qué el CBD puede ser bueno para la ansiedad?

Tomando en cuenta que el CBD posee propiedades ansiolíticas, calmantes y analgésicas, este cannabinoide es considerado como una de las sustancias que pueden ser utilizadas en el tratamiento de trastornos de ansiedad.

Un aspecto importante de por qué el CDB tiene ventajas en comparación con las alternativas farmacológicas actualmente disponibles para tratar el TAS, es que este cannabinoide actúa rápidamente y sus efectos secundarios parecen no ser fuertes ni generalizados. Además, está demostrado que usar repetidamente el CBD de forma medicinal, tampoco desarrolla tolerancia ni dependencia.

De esta manera, al tener un tratamiento sin efectos psicotrópicos o que altere la realidad, y que a su vez tenga altos perfiles de tolerabilidad y seguridad, es muy posible que el CBD sea el cannabinoide con mayores probabilidades de llegar al uso clínico en el manejo de la ansiedad.

¿Qué dicen los estudios sobre el tratamiento de la ansiedad social en el CBD?

Por si todavía dudas de la seriedad con la que se considera beneficioso al cannabidiol, ten en cuenta que ya se han realizado cualquier cantidad de estudios sobre las propiedades del CBD. Más allá de asociarlo con la marihuana, la idea es también tumbar el tabú que muchos aún tienen contra esta planta y sus beneficios.

Así, en el 2017, la Universidad de São Paulo en Brasil, publicó una investigación en la cual se determinó que en aquellos pacientes que sufren de temor o incomodidad en diversas situaciones sociales, el CBD actuó como agente para la disminución de la ansiedad.

También, en otros estudios clínicos, se demostró que el CBD en dosis moderadas puede modificar el flujo sanguíneo sobre ciertas áreas del cerebro. Esto podría causar un efecto ansiolítico en las personas que sufren Trastorno de Ansiedad Social Generalizada.

Propiedades del CBD contra la ansiedad

¿Puede existir alguna fobia a la sociedad? Pues digamos que una de las cosas más parecidas a esto, es un problema mental llamado trastorno de ansiedad social o TAS. Es común que las personas que lo padecen, sientan un temor frecuente y bastante intenso de ser juzgados por los demás. Obviamente, esto afecta directamente tu relación con tu entorno y las personas que te rodean, desde que eras el niño solitario de la escuela, hasta hoy, cuando te cuesta un esfuerzo enorme salir de tu casa a enfrentarte con tus compañeros de trabajo, la cajera de la panadería o el vecino de tu mismo piso.

Pero este trastorno no tiene por qué regir tu vida eternamente. Puedes encontrar una solución en la fuente más inesperada, el cannabis. Entre los más de 60 cannabinoides presentes en esta planta, se sabe que el THC es el que causa más efectos psicotrópicos, ese que te hace a veces alucinar o distorsionar la realidad. Sin embargo, tiene un antagonista, que es el CBD, pues se ha comprobado que este componente no sólo reduce la ansiedad producida por el THC, sino que también regula sus niveles en el cerebro, sirve como analgésico y en procesos inflamatorios, con la ventaja de que no te deja colocado.

Un caso de estudio

Entonces, ¿el CBD puede ayudarme a sentirme más tranquilo, sereno y sin tantas presiones que me puede generar crisis de ansiedad? Los estudios tienen la respuesta a eso. La Revista Springer Nature, publicó un estudio en el que un grupo de científicos comparó los efectos del cannabidiol (CBD) en una Prueba Simulada de Oratoria (SPST, por sus siglas en inglés) en pacientes con control saludable y pacientes con Trastorno de Ansiedad Social (TAS) sin tratamiento. Por razones éticas y económicas,  utilizaron una sola dosis de CBD, esperando que este cannabinoide redujera los efectos de la SPST.

Los voluntarios participaron en una sola sesión experimental, que se realizó en un procedimiento doble-ciego, ya que ni los doctores ni los pacientes conocían los componentes suministrados, siendo así una prueba imparcial y sin errores de sesgo.  En ella, se midieron de los índices subjetivos de la Escala analógica visual del estado de ánimo (VAMS) y Escala de auto-evaluación negativa (SSPS-N). También se consideraron las medidas fisiológicas como presión sanguínea, frecuencia cardiaca y conductancia de la piel.

El resultado del CBD con el grupo de pacientes patológicos fue la disminución significativa de la ansiedad al momento de hablar en público, el cual es uno de los principales síntomas del trastorno de ansiedad social. Asimismo, la autoevaluación negativa de estos voluntarios fue prácticamente  suprimida con el uso del CBD. En el caso de los pacientes que consumieron un placebo, se presentó más ansiedad, molestias y niveles de alerta, en comparación con el otro grupo de pacientes.

¿De qué forma se puede consumir el CBD para la ansiedad?

¿Te ha pasado que la ansiedad no te deja, literalmente, ni respirar? Pues un poco de CBD te puede sacar del aprieto. Hay muchas maneras de consumirlo, pues en el mercado ya se encuentran diversos tipos de productos como vaporizadores, cosméticos, cápsulas, comestibles y aceites.

Puedes probar por ejemplo con el aceite de CBD, porque viene mezclado con otro aceite vegetal y basta con disolver un par de gotas en alguna infusión o aplicarlas debajo de la lengua. También puedes aplicarte una crema o gel de CBD sobre la piel, pues es una forma menos invasiva de utilizar el producto.

Otro punto a favor de estos productos, es que puedes consumirlos en donde te encuentres sin llamar la atención, y en el caso de las cápsulas u otros comestibles, ya contienen una dosis estándar de CBD concentrado y de calidad.

Aunque, si tu onda es más el fumar, puedes usar un vaporizador con aceite de CBD para bajarle la intensidad a los efectos del porro que te dejó alterado. Así también evitas inhalar el humo proveniente de la combustión vegetal.

¿Puede tratarse con CBD la ansiedad en niños?

Se ha visto que el CBD tiene muy buenos efectos en el tratamiento de la ansiedad en adultos, pero ¿es seguro su uso en niños? Hasta los momentos, son pocos los estudios que se han hecho de tratamientos con cannabidiol en el campo de la pediatría, por lo que no hay seguridad sobre los efectos que el suministro de esta sustancia pueda causar en los más pequeños de la casa.

No obstante, en algunos países como México y Estados Unidos, se realizaron investigaciones sobre los efectos del CBD en niños con autismo y con epilepsia, obteniendo resultados positivos. Esto es un claro indicio hacia un futuro uso de los cannabinoides para el tratamiento de la ansiedad en todas las edades.

Por otra parte, el CBD puede ser una gran ayuda al momento de la ansiedad, la hiperactividad y déficits de atención, situaciones habituales en muchos niños. Eso sí, antes de pensar en comprarle gomitas con CBD a los chiquillos, consúltalo con el pediatra.

¿El CBD puede generarme efectos contraproducentes en el organismo?

Siempre que introducimos una sustancia en nuestro cuerpo, existe la posibilidad de que además de los efectos que buscamos, haya otros secundarios. Lo mismo aplica para el CBD, por lo que es importante considerar esta posibilidad.

Pero, ¡que esto no te quite el sueño!, porque a pesar de que se han registrado algunos casos de malestar como somnolencia, diarrea o náuseas después de consumir una dosis muy alta de CBD, los efectos son en su mayoría benéficos y no ha habido consecuencias graves de su uso.

En este sentido, tampoco se ha comprobado que pueda haber casos de sobredosis por CBD, ya que el cuerpo humano tolera bien este cannabinoide. Otras investigaciones demuestran que el consumo por personas sanas no genera efectos secundarios graves o toxicidad.

¿Debería consultar con mi médico antes de consumirlo?

Dado que hay muchos casos en los que los resultados terapéuticos del CBD están más basados en anécdotas que en estudios clínicos, todavía hay lagunas en el conocimiento avanzado de las ventajas de este cannabinoide, por lo que es recomendable consultar al médico antes de autoadministrarse productos que contengan CBD.

¿Estás tomando otro medicamento y deseas experimentar con CBD? Entonces es mejor que primero lo comentes con tu médico o farmacéutico de confianza para que éste pueda evaluar los componentes de los otros fármacos y así indicarte si podría haber algún tipo de interacción negativa con el cannabidiol, además de comparar también la dosis del mismo que podrías utilizar. Esta recomendación es más que necesaria si consumes algún fádrogas.

Conclusión

Todo parece indicar que la era del CBD apenas está comenzando y que seguramente será cada vez más próspera. Si con los estudios que se han realizado hasta el momento ya se ha demostrado una lista de beneficios de esta sustancia en el tratamiento de diferentes trastornos y enfermedades, muy probablemente de aquí a unos años y, contando con la legislación y normativa que regule y respalde estos estudios, estemos hablando de los usos del CBD en otros ámbitos.

Hay estados como los Países Bajos, España, Colombia y Uruguay en los que el uso del cannabis medicinal ya es legal, pero aún falta que se sumen más países a esta iniciativa y se establezcan normativas generales del uso de los derivados de esta planta. Pero, ¡ánimo! que ya vamos encaminados.

Si luego de leer este artículo, continúas con curiosidad o dudas sobre el consumo de CBD y las ventajas que puede aportar a tu vida o a la de alguien que conozcas, es cuestión de consultarlo con tu médico y seguir informándote con la gran cantidad de datos que ya se encuentran disponibles en la web sobre esta sustancia que llegó para quedarse.

Información sobre el CBD

¿Qué son los terpenos?

1

Introducción

Una de las formas más fáciles de identificar a la marihuana es por su característico olor. La biología nos ha permitido poder comprender cómo se compone el cannabis: además de los cannabinoides, existen los terpenos. Hoy se estima que entre el 10% y el 30% de lo que compone al olor del cananabis está conformado por terpenos, pero, ¿qué son?

Los terpenos provienen de derivaciones de compuestos del isopreno. Además, su origen está en el ácido mevalónico. Su importancia reside en que son los constituyentes más relevantes de los aceites esenciales de diversas plantas. También fungen de pigmento y sus características son las que conforman a los olores, que sirven para la propia defensa de la planta. El cannabis tiene más de cien terpenos, y gracias a ellos esta planta tiene gran parte de sus propiedades.

¿Qué son los terpenos?

Químicamente hablando, los terpenos son compuestos orgánicos que provienen de derivaciones del isopreno, que es un hidrocarburo con cinco átomos de carbono. Por este motivo, los terpenos también se conocen como isoprenoides. Su antecedente principal es el ácido mevalónico, a su vez proveniente del acetil coenzima A.

La polimerización enzimática de al menos dos isoprenos es el proceso mediante el cual se constituyen los terpenos. Además, cuando los terpenos se modifican químicamente a través de la oxidación o la reorganización de su estructura, su nombre cambia a terpenoides. En cualquier caso, los terpenos son parte de los aceites esenciales de plantas de todo tipo, ante lo que han adquirido relevancia.

¿Dónde se encuentran los terpenos?

El cannabis es una planta y tiene terpenos, por ende, los terpenos forman parte de las plantas, ¿no? Sí, es así, pero también hay terpenos en los animales. Estos compuestos orgánicos pueden conseguirse en muchas plantas y algunos animales, pero en caso de estos últimos, el número de terpenos es mucho menor.

La gran cantidad de terpenos se asocia con las estructuras propias de la planta. Estos se pueden acumular con motivo de generar mecanismos de defensa a través de la conformación de un color o le emanación de distintos olores.

¿Cómo se clasifican los terpenos?

Como te puedes imaginar, los terpenos no tienen una única presentación. Los también conocidos como isopropenos se clasifican en diversos tipos según su estructura, conformada por dímeros de isopreno. Cada unidad terpénica tiene dos isopropenos, y por ende existen ocho diferentes tipos, dependiendo del número de unidades terpénicas que tiene.

Así pues, los hemiterpenos tienen media unidad terpénica, los monoterpenos una, sesquiterpenos una y media, diterpenos dos, sesterterpenos dos y media, triterpenos tres, tetraterpenos cuatro y todos aquellos que tengan más de cuatro unidades terpénicas recibirán el nombre de politerpenos.

La presencia de estas diferentes clasificaciones en función de las unidades terpénicas varía según la planta existente. No todas están presentes en cualquier planta y tampoco suelen mostrarse en las mismas concentraciones. El cannabis, como planta destacada con terpenos, apenas contiene algunas de estas clasificaciones.

¿Cuáles son las funciones de los terpenos?

A todas estas, ¿para qué sirven los terpenos? Si te has preguntado cuál es su utilidad, debes saber que tiene muchas. Estas se aplican directamente en el comportamiento de la planta, pero también pueden servir para diferentes actividades a partir de la extracción. Algunas de ellas son:

Pigmentos

Muchos sabemos desde la escuela primaria que el verde de las plantas puede deberse a la clorofila. Pero, ¿qué tienen que ver los terpenos en esto? Pues existen plantas en las que los terpenos son principalmente pigmentos, al formar parte de la clorofila, además de determinadas hormonas. Los terpenos pueden ser entonces un colorante de las plantas.

Protección de la planta

La planta tiene depredadores, pero sus armas son los olores y su textura, principalmente. Los terpenos les sirven a las plantas para atraer o ahuyentar a los insectos, así como mantenerse sólidos ante las altas temperaturas. Atrayendo insectos polinizadores fomentan la reproducción, pero ahuyentando a los depredadores garantizan la estabilidad y la sobrevivencia de la planta.

También la función de protección se ve al evitar la desecación de la planta. Al someterse la misma a unas temperaturas sumamente elevadas, los terpenos comienzan un proceso de evaporación con propósito de mantener la temperatura interna de la planta y evitar que se seque a mediano plazo.

¿Cuál es la relación de los terpenos con el cannabis?

Los terpenos son ampliamente conocidos por el papel que juegan en la planta del cannabis. En ella se excretan a partir de la resina, pero son diferentes tipos los que se producen y presentan, al modificarse su presencia según a qué variante del cannabis pertenece la planta.

Los terpenos son los que definen los diferentes olores propios del cannabis. Al ser muchos terpenos y diferentes variantes del cannabis, los olores suelen ser variados. Como pudimos ver en las funciones de los terpenos, en el caso del cannabis estos sirven también para proteger a la planta en caso de que se presenten altas temperaturas.

En ese mismo sentido, los terpenos son capaces de aumentar la humedad de la planta, para evitar también que pueda producirse una situación de sequía. La viscosidad de la resina desde donde se excretan los terpenos permite atrapar insectos que puedan poner en riesgo la viabilidad de la planta de cannabis.

¿Cuáles son los tipos de terpenos existentes en el cannabis?

Son muchos los terpenos existentes en el cannabis. Actualmente y tras numerosos años de investigación se han identificado al menos 100 terpenos en el cannabis. Estos son, principalmente, pertenecientes a dos tipos: monoterpenos y sesquiterpenos.

Entre los monoterpenos tenemos al limoneno, que le otorga un olor similar al limón dependiendo de sus proporciones y variedades, al mirceno, pineno, eucaliptol, linalol, entre muchos otros. Todos ellos tienen nombres referidos a otras plantas y sus tradicionales olores, que se vinculan en este caso con los que existen en el cannabis.

Por otra parte, también se encuentran diferentes terpenos de tipo sesquiterpenos. El más conocido es el cariofileno, que se encuentra presente en las diferentes variedades de la planta. Este terpeno también se encuentra en la pimienta negra y tiene propiedades antiinflamatorias. Algunos de los terpenos más importantes son:

Limoneno

El limón tiene un olor por el que muchos se derriten, y el limoneno tiene mucho que ver ahí. Este terpeno se suele encontrar en las cáscaras de frutas como los cítricos, y a él debe su olor. Además de estas plantas, también se encuentra presente en el cannabis y es el motivo por el que algunos de sus consumidores argumentan que tiene un sabor cítrico.

Diferentes propiedades se le atribuyen al limoneno, como las anticancerígenas y las antifúngicas. Entre sus efectos también se encuentra un posible alivio para la ansiedad y su problema mayor de la depresión. Igualmente, el limoneno puede ser útil para fortalecer el sistema inmunitario del cuerpo.

Pineno

Hay un olor favorito por millones de personas en el mundo: el del pino. Este olor es propiamente el que proviene de su resina, que es de donde surge el pineno. Plantas olorosas como el romero tienen también a este terpeno, que en el caso del cannabis está presente en el cannabis. Su función en esta planta puede verse involucrada en un apaciguamiento de los efectos alucinógenos propios del THC.

Precisamente por la fuerza de su olor, el pineno es usado como expectorante. También se encarga de generar un efecto broncodilatador, y genera la sensación de una respiración más amplia y sin obstáculos.

Eucaliptol

En la lista de olores deliciosos, el eucalipto ocupa un papel destacado en una posición ampliamente superior. Como es evidente, el eucaliptol es el principal responsable. Este monoterpeno se encuentra en un gran número de plantas, aunque adquiere diferentes funcionalidades. Por ejemplo, existen orquídeas donde se produce el eucaliptol para atraer abejas, mientras que en otros tiene características repelentes.

En el caso del cannabis, el eucaliptol prácticamente solo se encuentra en su variante sativa. Sus propiedades son amplias, y se ha considerado para tratar afecciones respiratorias como la sinusitis y la condición asmática. También se ha estudiado una posible vinculación con el THC y sus efectos alucinógenos.

Linalol

La suave y delicada lavanda tiene como principal protagonista al linalol. Este monoterpeno de carácter lineal se usa como una fragancia agradable para todo tipo de productos, y su presencia en la naturaleza vegetal es común. Además, sus propiedades en contra de las quemaduras ya han sido categorizadas, además de su capacidad ansiolótica y aquellas anticonvulsivas.

En el cannabis, el linalol suele actuar de la mano con el THC, al producir efectos analgésicos. Sin embargo, el CBD y el linalol van de la mano en uno de los efectos más conocidos de este componente del cannabis, como es el tratamiento de la epilepsia, al producir un efecto anticonvulsivo.

Cariofileno

El principal terpeno de tipo sesquiterpeno en el cannabis es el cariofileno. En verdad, este consiste en una combinación de tres compuestos: el humuleno, el betacariofileno y el óxido de cariofileno. Este trío químico existe en la pimienta negra y en diferentes variedades del cannabis, y es además uno de los que más está presente en la planta en general. Sus propiedades son vastas y se suelen dividir en función de cada uno de sus componentes.

El cariofileno tiene vastas propiedades anticoagulantes, por lo que beneficia a la circulación. Además, tiene un gran potencial terapéutico en el marco de las propiedades antiinflamatorias. Junto con el CBD, el cariofileno es capaz de activar estas propiedades al actuar en el sistema endocannabinoide.

Mirceno

El terpeno más habitual en el mundo del cannabis es el mirceno. De tipo monoterpénico, se compone de aceite de tomillo principalmente. Su olor es de tierra y puede tener parecido con el del clavo. Sin embargo, su extensión en la naturaleza es vasta, al encontrarse de forma masiva en el mango, así como en otros árboles como el limoncillo. Una de sus funciones principales es la sedativa y por eso se toma en cuenta en tratamientos contra el insomnio.

La variante indica del cannabis, predilecta para obtener CBD, es donde se puede encontrar el mirceno en mayores concentraciones. Por este motivo, sus efectos son más propios de la relajación y la calma de la ansiedad. Además, cuando se combina con el THC podría generar una situación de actividad fuerte.

¿Cómo se comercializan los terpenos?

Es cada vez más frecuente ver productos que provienen de terpenos de cannabis. Pero, ¿realmente lo son? No siempre. En ocasiones, estos productos, denominados perfiles de terpenos, se refieren a terpenos de otras plantas mezclados con cannabis. Aunque la extracción no suele provenir del cannabis como tal, el efecto es bastante similar.

La comercialización de productos cannábicos es un asunto que está en crecimiento constante, por lo que no se debe descuidar la atención en ninguno de estos aspectos. Aunque, en principio, puede parecer complicada la separación y comercialización de algún componente del cannabis, con el tiempo esas barreras se irán rompiendo. También será el caso de los terpenos, que podrán apreciarse individualmente.

¿Qué son los aceites esenciales provenientes de terpenos?

Cada vez que veas por la calle algún aceite esencial, seguramente tendrá que ver con los terpenos En el caso de los aceites esenciales de cannabis, no tengas duda de que así es. La marihuana tras ser cosechada, generalmente, tiene un 1% de aceite, que se compone esencialmente de monoterpenos. En cambio, el cannabis seco tiene muchísimo menos aceite, de solo un 0.1%, compuesto esencialmente de sesquiterpenos.

Los aceites esenciales tienen numerosas propiedades de carácter terapéutico. Además, pueden aplicarse en técnicas de aromaterapia con distintos fines. El aceite esencial de cannabis se extrae usando vapor y tiene amplio uso en la parte cosmética, a través de productos estéticos que incluyen cannabis y que puede tener propiedades beneficiosas para el cuidado de la piel.

Conclusión

El sentido del olfato es uno de los más importantes en la vida, pero tiene una importancia mucho mayor a la de sentir un olor particular. Los terpenos así lo demuestran: su variedad y amplitud hacen ver que no se trata solo de olores deliciosos, sino de propiedades concretas que, en plena conexión con el resto de los componentes de una planta como el cannabis son capaces de proporcionar beneficios directos a la salud del ser humano.

Los terpenos en el cannabis juegan un papel fundamental y tienen una importancia suprema en el funcionamiento de la planta. La investigación científica ha dotado de información que ha permitido saber la utilidad de los terpenos en la vida cotidiana. Poco a poco comenzaremos a entender los terpenos como algo cercano y no solamente como parte del cannabis.

 

 

Información sobre el CBD

Cannabis medicinal como tratamiento para el Alzheimer

shutterstock_583124596_1

Introducción

Los aportes de los cannabinoides a la salud son bien conocidos por cada vez más personas alrededor del mundo. Una de las características más importantes de estos compuestos es su capacidad de ser empleados como medicamento para algunos de los padecimientos más complicados de tratar, entre ellos, el Alzheimer.

Esta enfermedad neurológica degenerativa es infame por lo complejo de su tratamiento. De hecho, no tiene cura. Las únicas opciones medicinales disponibles se limitan a retrasar el daño crónico en los pacientes, muchos de los cuales suelen optar por tratamientos alternativos que van desde terapias, hasta plantas medicinales como el cannabis, en aras de mejorar su condición.

A lo largo de esta entrada, estaremos explicando los beneficios del cannabis como tratamiento natural contra el Alzheimer, así como el respaldo científico detrás de los testimonios de pacientes que afirman haber encontrado una excelente alternativa para volver a su vida normal. ¡Acompáñanos!

¿Qué es el cannabis y qué beneficios puede traer?

El cannabis es llamado por algunos como la medicina del siglo XXI. No obstante, ha sido empleado por muchas culturas a lo largo de la historia y no fue sino hasta mediados del pasado siglo, que fue víctima de una campaña de desprestigio que hizo de esta planta un tema tabú. La buena noticia es que gracias a la información y al esfuerzo de la comunidad científica, el cannabis está siendo muy bien visto por cada vez más personas alrededor del globo.

Esta planta, como cualquier otra, tiene varios compuestos dentro de su estructura química, siendo los principales el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol). El primero es bien conocido como la sustancia psicoactiva, que es esa que te hace estar colocado. El CBD por su parte, es una sustancia netamente medicinal, que no produce ningún tipo de efecto psicoactivo.

Entre los beneficios más remarcados del CBD para nuestro cuerpo, figuran sus propiedades analgésicas, antiinflamatorias, relajantes, el mejoramiento de la calidad del sueño y otros efectos positivos que se dan gracias a los efectos sobre el sistema endocannabinoide.

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que produce pérdida de memoria, cambios en el comportamiento y, en muchos casos, puede derivar en demencia. Es, en efecto, una de las formas más comunes de demencia, ya que los síntomas, conforme se ven empeorados, interfieren directamente en la vida cotidiana de los pacientes.

Este padecimiento suele presentarse en la vejez, más concretamente después de los 65 años de edad. Sin embargo, esta enfermedad no se limita únicamente a afectar a personas mayores, ya que, aunque es menos común, existen casos de Alzheimer en personas por debajo de este promedio.

Los síntomas más claros para diagnosticarla son aquellos relacionados a la pérdida de memoria. En principio esta es leve y no suele afectar más que los recuerdos inmediatos del paciente, principalmente situaciones que recién acaban de ocurrir).  El problema reside en el hecho de que, si no se comienza el tratamiento a tiempo, los síntomas se agravan progresiva y aceleradamente, llegando incluso a borrar los recuerdos más importantes, como el propio nombre de quien la padece, lo que hizo en su vida, sus hijos e incluso dónde vive. Esto último la hace especialmente peligrosa, dado el riesgo de extravío.

En la actualidad, no existe ninguna cura para el Alzheimer. Únicamente se cuenta con diversos tratamientos, como los inhibidores de la colinesterasa, que pueden frenar su avance, pero que también suelen tener efectos secundarios sobre órganos del sistema digestivo. También existen terapias para estimular la salud cognitiva del paciente que resultan positivas. Pero entonces, ¿podrá el cannabis o alguno de sus componentes ser una alternativa para mejorar la condición de los pacientes con Alzheimer?

¿Por qué el cannabis podría ser beneficioso para tratar la pérdida de memoria?

Como bien dijimos, los tratamientos existentes para esta enfermedad se limitan a frenar sus síntomas y tienen notables consecuencias, dado sus efectos secundarios. Es importante pues que al paciente se le incluyan las también mencionadas terapias y cualquier otro remedio natural que pueda mejorar la calidad de vida de estos. El cannabis figura como una alternativa que se debería tomar en cuenta, gracias a los aportes que nos hacen sus distintos componentes.

En la Universidad de Western Sydney en Australia, se han practicado estudios post-mortem en personas que padecían Alzheimer y se encontró que el sistema endocannabinoide guarda relación con varios de los procesos de esta enfermedad. Asimismo, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el CBD resulta un potencial tratamiento para la neuroinflamación y el estrés oxidativo, causado por el desgaste del cuerpo por la vejez.

Aunado a esto, muchos de los pacientes con Alzheimer presentan otros síntomas en paralelo a la propia enfermedad, que se dan cuando las personas ven disminuida su calidad de vida. Uno de los más comunes es la ansiedad, para la cual también se recomienda el CBD gracias a sus cualidades ansiolíticas. El cannabis también es conocido por sus efectos sobre el insomnio, haciéndolo ideal para tratar las alteraciones del sueño que padecen algunos pacientes con Alzheimer.

¿Cómo actúa el cannabis en el organismo para prevenir la pérdida de memoria?

Para entender esto, primero hay que conocer cómo se comporta la enfermedad. El cuerpo humano, como el de todos los seres vivos, se degenera con el tiempo. A nivel cerebral, el desgaste por vejez suele presentarse a través de la formación de placas de una proteína llamada beta-amiloide, que se crean en torno a las conexiones neuronales. En el caso particular de los pacientes con Alzheimer, estas placas no solo se producen en mayor número, sino además sobre zonas focalizadas como el lóbulo temporal, produciendo así, el daño sobre la memoria.

La situación se agrava por otros factores como el estrés oxidativo propio de la vejez, y la mencionada neuroinflamación, que aceleran la formación de estas placas y disminuyen la calidad de las transmisiones neuronales en el cerebro.

Teniendo esto en mente, podemos afirmar que tanto el CBD como el THC, tienen participación activa al combatir los procesos de la enfermedad, haciéndolos una gran alternativa de tratamiento. El CBD se encargará de disminuir la inflamación neuronal y reducir el estrés oxidativo. El THC, por su parte, será el responsable de estimular la regeneración celular en el cerebro, deteniendo el proceso de formación de las placas de beta-amiloide, y en el camino, reduciendo el daño que sufre a mediano y largo plazo el lóbulo temporal del paciente. Genial, ¿cierto?

Propiedades del cannabis contra el Alzheimer

Ya conversamos un poco sobre las posibilidades del cannabis medicinal como tratamiento alternativo. Ahora te mostraremos algunas de sus increíbles propiedades para controlar esta enfermedad degenerativa.

1. Es un medicamento seguro y eficaz contra la demencia 

Científicos de la Universidad de Tel Aviv realizaron un estudio en el que encontraron que los diez voluntarios que participaron, tuvieron una considerable reducción en la gravedad sus condiciones. También observaron que síntomas como la irritabilidad, apatía, ansiedad y alteraciones de sueño, vieron una significativa mejora.

Además, el estudio reveló que no hubo ningún efecto secundario sobre los pacientes. De esta forma concluyeron que el cannabis medicinal es un potencial medicamento, seguro y eficaz para tratar enfermedades relacionadas con la demencia, como el Alzheimer.

2. Tanto el CBD como el THC pueden resultar beneficiosos para tratar el Alzheimer

En un estudio publicado en la Sociedad Farmacológica Británica, se determinó que el CBD tiene efectos muy positivos sobre el sistema endocannabinoide, y que éste, a su vez, está directamente involucrado con algunos de los procesos del Alzheimer como la neuroinflamación y el estrés oxidativo. El compuesto básicamente permite reducir tanto la inflamación como el estrés, haciendo que el daño tenga una disminución considerable a mediano y largo plazo.

Por su parte, se encontró que el THC reprime la formación de placas proteicas tóxicas (beta-amiloide) en el cerebro. Esta es una característica común en los casos de demencia senil, muy presente en el Alzheimer, teniendo como única contraindicación clínica el efecto psicoactivo propio del compuesto. Quedará pues a escogencia del paciente y de su médico determinar si emplea ambos componentes en su tratamiento, así como la revisión de la legalidad de los mismos en su localidad.

3. Puede ayudar a reducir los síntomas y efectos secundarios de la demencia 

Como ya lo mencionamos, la ansiedad y los desórdenes de sueño están muy presentes en pacientes con Alzheimer -y con cualquiera de las formas de demencia-. El estudio realizado por estudiantes de la Universidad de Medicina de Nueva York, concluye que el CBD es un potencial tratamiento para los padecimientos relacionados con la ansiedad, sin ningún tipo de efecto secundario. Y como hemos reiterado en varias ocasiones, ¡el cannabis resulta ideal para mejorar la calidad del sueño!

¿El CBD puede ser un tratamiento para el Alzheimer?

Por sí solo, el CBD resulta una herramienta muy buena para frenar algunos de los procesos de la enfermedad. No obstante, su efectividad se verá multiplicada si se emplea en conjunto con su hermano, el THC. ¿Por qué? Pues esto se debe a que cada uno de los compuestos ataca la enfermedad en diferentes niveles, todos muy relevantes en el desarrollo de la misma, por lo que utilizar uno y dejar el otro de lado, podría no resultar tan efectivo como quisiéramos.

Recordemos que el THC trabaja “limpiando” el cerebro de las placas que dañan la transmisión neurológica. Paralelamente, el CBD desinflama las neuronas dañadas y reduce el estrés oxidativo.

Como recomendación final, lo ideal es no solo utilizar ambos compuestos medicinales, sino además combinarlos con terapias cognitivas que estimulan el cerebro y los procesos neuronales del paciente. De esta forma, se podrá notar una mejora en su calidad de vida.

¿Debo consultar con un médico antes de consumir cannabis?

Es recomendable consultar con tu médico de confianza, ya que es él quien te dará las dosis adecuadas y las mejores formas de consumo según el caso. Es incluso más importante que el especialista monitoree los resultados que vas obteniendo, dado que estamos hablando de un tratamiento de medio a largo plazo para una enfermedad crónica y degenerativa.

Vale mencionar que el tratamiento recomendado consta tanto del uso de CBD, como de THC. Esta última sustancia está regulada en muchos países en los que solo puede ser adquirida bajo prescripción de un galeno. En el caso del cannabidiol, en muchos países no necesitas ningún tipo de prescripción para comprar productos con la sustancia, pero aún existen muchos territorios donde sigue prohibido por el simple hecho de provenir del cannabis.

¿Qué avances traerá la investigación del cannabis y el Alzheimer en el futuro?

A pesar de que los estudios no abundan, tanto los entusiastas de la medicina alternativa, como los médicos tradicionales, apuntan a que el cannabis podría ser clave en el porvenir de los tratamientos contra la demencia senil y los padecimientos psiquiátricos en general.

La comunidad científica concuerda en que el uso de esta planta puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con Alzheimer a mediano y largo plazo, dejando de lado los efectos secundarios que conllevan los tratamientos convencionales. Realizar estudios en conjunto para el Alzheimer, y el uso del cannabis para tratar ésta y otras enfermedades similares, será de gran provecho para la comunidad médico-científica en general.

Conclusión

El Alzheimer es una grave enfermedad degenerativa del cerebro, con pocos tratamientos e imposible de curar. Sin embargo, hoy más que nunca el cannabis está presente como medicamento natural alternativo, seguro y efectivo para tratar los síntomas de ésta y otras enfermedades relacionadas con la demencia senil.

Esta terrible enfermedad ha sido temida no solo por su gravedad, sino además por el hecho de que no tiene un sistema de prevención aparente. Aún hay mucho misterio alrededor del padecimiento y aunque los avances al respecto son significativos, existe mucho terreno por recorrer.

Si bien es cierto que los resultados que se han obtenido en las diversas pruebas son muy positivos, los estudios científicos oficiales son escasos. Al cannabis aún le rodea una sombra de desinformación que buscamos iluminar. Mientras más personas conozcan sus bondades, más estudios se realizarán y más vidas se salvarán, incluidas aquellas de quienes sufren el Alzheimer.

 

 

Información sobre el CBD

¿Puede el CBD ayudar con los cólicos menstruales y el dolor?

shutterstock_686243281_1

Introducción

El uso del cannabis y específicamente de la marihuana y sus flores con fines terapéuticos para las féminas, se remonta a muchos años atrás, cuando en China se les suministraba esta planta a las mujeres que sufrían de calambres y dolores menstruales. Incluso se ha llegado a afirmar que en el siglo XIX, la reina Victoria del Reino Unido se valía de los efectos calmantes de la marihuana para disminuir sus dolores durante los días de menstruación.

¿Una reina que consumía marihuana? Puede ser. En realidad, hay una buena lista de personalidades de las que se sabe que fueron o son asiduas a esta planta, no solo por los efectos psicotrópicos que puede generar el cannabinoide THC, sino también por sus propiedades medicinales que no implican quedarse drogado, sobre todo cuando la cepa es rica en CBD o cannabidiol.

Entre estos fines terapéuticos, las mujeres le han otorgado al cannabis un sitio especial durante los días en los que ataca el síndrome premenstrual, así como durante la menstruación propiamente dicha. Si bien los efectos son subjetivos y difieren en cada persona, las propiedades analgésicas de la marihuana muchas veces resultan mejores que los de la medicina convencional.

¿Qué es el CBD?

¿Cuántas veces has escuchado hablar de los cannabinoides de la marihuana y sus efectos en el cuerpo? Tal vez no hayan sido muchas, pero lo cierto es que la planta cannabis es rica en fitocannabinoides, unos compuestos que hasta los momentos ya sobrepasan los 100 y de los cuales se han estudiado con mayor interés el tetrahidrocannabinol o THC, el cannabidiol o CBD, cannabinol o CBN entre otros, por sus efectos psicoactivos y terapéuticos que se manifiestan de formas tan diferentes como propiedades analgésicas o ayuda a conciliar el sueño.

El CBD es entonces uno de estos componentes del cannabis, que no hace que te sientas drogado y que más bien contrarresta los efectos del THC. Es un cannabinoide que actúa como antagonista de los receptores CB1 y CB2 del sistema endocannabinoide (SEC), abunda sobre todo en el cáñamo, la parte del cannabis que se usa más comúnmente para fines medicinales.

Entre las características principales del CBD, aparte de que no es psicoactivo, está su acción contraria a los efectos del THC y su potencial efectividad en el tratamiento de diversas enfermedades y trastornos, gracias  a sus propiedades ansiolíticas, antiinflamatorias, neuroprotectoras y antioxidantes.

¿Qué son los cólicos menstruales?

Si eres mujer, seguramente en algún momento de tu vida has tenido cierto malestar corporal durante tu menstruación. Puede ser sensibilidad en los pechos, hinchazón estomacal, cambios de humor, entre otros síntomas. Esto comúnmente se conoce como síndrome premenstrual y suele estar acompañado en algunos casos de los temibles cólicos menstruales.

Estos cólicos o calambres menstruales se caracterizan por presentar dolor en la parte baja del abdomen. Esta molestia puede ser de leve a moderada o incluso fuerte, impidiendo realizar otras actividades, así como también se asocia con náuseas, dolor en los muslos y estreñimiento. Los cólicos menstruales, médicamente, son más comunes en mujeres menores de 30 años.

Como es natural, no todas las mujeres padecen esos síntomas y la gravedad puede variar dependiendo de la genética y factores ambientales. Es aquí donde entra en juego el cannabis, como aliado para aliviar los síntomas relacionados con el dolor, pues, entre sus más de 100 cannabinoides, el CBD es uno de los que mejor actúa como antiinflamatorio y analgésico.

¿Cómo actúa el CBD con los cólicos menstruales?

¿De verdad puede el CBD aliviar los cólicos menstruales? Pues, según diferentes estudios que se han realizado tanto en ratas de laboratorio como en células y posteriormente en personas, el cannabidiol ha demostrado ser un analgésico eficaz y sin efectos adversos. Por este motivo, en relación con los calambres menstruales, el CBD no solo alivia el dolor, sino que reduce la inflamación, funciona como relajante muscular y ayuda a mejorar los cambios de humor.

La endometriosis es un trastorno que tiene entre sus síntomas cólicos menstruales severos causado por, entre otras razones, un desequilibrio en el sistema endocannabinoide. Existen investigaciones que afirman que la presencia de cannabinoides externos puede ayudar a reducir los síntomas. De esta manera, el CBD puede aportar mucho en el tratamiento de la endometriosis y los malestares propios de la menstruación.

La razón es que el CBD restaura el equilibrio del SEC y como el útero tiene muchos receptores de endocannabinoides, hay muchas probabilidades de que los fitocannabinoides del cannabis permitan la regulación y restauración saludable del útero.

Marihuana y ciclo menstrual

En términos generales, hay diferentes formas en las que la marihuana puede afectar al ciclo menstrual. Algunas de ellas son:

1. Bloqueo de ovulación

Son numerosos los estudios que sugieren que el THC puede bloquear la ovulación en muchos mamíferos. Esto se debe a que reduce la fertilidad suprimiendo la hormona luteinizante, fundamental para realizar el proceso de ovulación.

2. Reducción de la inflamación

Son harto conocidas las propiedades antiinflamatorias que tienen importantes cannabinoides como el CBD. También es público que la dismenorrea o menstruación dolorosa ha sido tratada con el cannabis desde hace siglos y por culturas de todo el mundo, pues tanto el THC como el CBD son capaces de reducir la inflamación y el dolor.

3. Afectaciones en el síndrome premenstrual

Las fluctuaciones y desequilibrios hormonales que ocurren durante el síndrome premenstrual se ven afectados en presencia de fitocannabinoides de la marihuana. Esto se debe a que, así como el THC suprime la hormona luteinizante, los estudios muestran que los niveles de prolactina y cortisol también se alteran.

4. Reducción del ciclo menstrual

Para muchas mujeres es un sueño tener un ciclo menstrual más corto. Para otras, todo lo contrario. De cualquier forma, al parecer se han presentado casos en los que el consumo de marihuana puede reducir la duración del ciclo menstrual. Todavía no se tienen pruebas suficientes, pero según las investigaciones, la duración del ciclo también se puede ver afectada con el cannabis, reduciéndolo en diferente medida.

5. Interferencia en el embarazo

Intentar quedar embarazada puede ser una experiencia sencilla o muy complicada para una mujer El cannabis en el embarazo es un tema polémico sobre el que no se ha llegado a un consenso suficiente. No obstante, poco se dice sobre la influencia que tiene mientras una mujer está buscando quedar embarazada.

Así como en el punto anterior, aún no existe suficiente evidencia. Sin embargo, la que se tiene hasta ahora indica que el consumo de marihuana podría interferir con la implantación del embrión en el útero. Así que, si fumas y te interesa quedar embarazada, es aconsejable que suspendas tu consumo, sea un porro o en cualquier otra presentación, al menos durante las 24 horas previas al acto.

¿Cómo puedo consumir CBD para aliviar los cólicos menstruales?

Si te interesa probar el CBD para aliviar tus dolores y malestares durante tu menstruación, ten en cuenta que la dosis que consumas depende de la gravedad de los cólicos. Es fundamental que, en este punto, consultes a tu médico especialista, para que te recomiende una dosis adecuada y te ofrezca las opciones de consumo que tienes a tu disposición.

La variante cannabis indica suele ser la más recomendada como medicinal, siendo preferidas aquellas que contengan mayor concentración de CBD. Se puede consumir de diferentes maneras, pero para el efecto que queremos alcanzar, que es reducir y aliviar el malestar del síndrome premenstrual y los cólicos de esos días, el aceite es la opción más recomendable, porque es más fácil de dosificar y no tiene los contras de fumar, como la inhalación del humo o el colocón.

El aceite de CBD tiene todas las ventajas del CBD y lo mejor de todo es que no te droga, porque no contiene al compuesto psicoactivo THC. Se pueden aplicar unas gotas debajo de la lengua para que sea absorbido más rápidamente o también se puede untar en el bajo vientre, realizar un masaje de forma circular en los senos o en la zona lumbar para aliviar el malestar. También puedes conseguir supositorios vaginales con aceite de CBD, fáciles de usar y muy buenos resultados.

Si el CBD viene del cannabis ¿causa adicción?

La respuesta es: no. Para la mayor tranquilidad y seguridad de las personas interesadas en aprovechar las ventajas del CBD pero sin correr el riesgo de quedarse high, la Organización Mundial de la Salud publicó un informe en el que declara que tras los múltiples estudios realizados, el CBD no es peligroso ni adictivo.

Por ser el segundo cannabinoide más abundante en la marihuana y por tener el precedente del THC y sus efectos estupefacientes, es normal que muchas personas se sientan inseguras y hasta intimidadas ante la posibilidad de probar algún producto que contenga CBD. No hay motivos fundados para que esto sea de esa manera.

La buena noticia sigue siendo que, lejos de causar adicción, hay investigaciones en las que el CBD incluso ha demostrado ayudar a controlar situaciones de adicción a otras sustancias. Por eso, cada vez son más las justificaciones para considerar a este cannabinoide como amigo y no enemigo. Su utilidad está llegando a diferentes campos de la salud, incluidos los cólicos menstruales.

Y si ya no me llega la menstruación, ¿puedo seguir consumiendo CBD?

Si el reloj biológico está marcando la llegada de la menopausia, con menstruaciones menos frecuentes o ya ausentes, como es el caso de la amenorrea, no te preocupes. En cualquier caso, puedes seguir aprovechando los beneficios de la marihuana, porque incluso en esta etapa más madura de la vida, sus propiedades te pueden ayudar a sentirte más cómoda.

Siguiendo en la línea del CBD, este cannabinoide vuelve a ofrecer efectos positivos en cuanto a los síntomas de la menopausia, como los dolores, cambios de humor o la ansiedad. Como se mencionó anteriormente, el CBD es un poderoso analgésico, antidepresivo y calmante, por lo que, con certeza, puedes mitigar los malestares propios de esta etapa consumiendo un poco de cannabidiol.

Por otra parte, para los calorones o sofocos, el THC puede ayudarte a disminuir la temperatura corporal si se consume en una dosis adecuada. Recuerda siempre consultar con tu médico antes de experimentar con cualquiera de estas sustancias, para que puedas hacerlo con seguridad y confianza.

Conclusión

El empoderamiento femenino es un fenómeno presente en todos los aspectos sociales y culturales alrededor del mundo, y se hace evidente en mayor o menor medida con acciones como el hecho de que una mujer consuma cannabis. Hay quienes lo consideran “poco femenino”, pero el hecho es que el consumo en mujeres está aumentando y ya no es considerado socialmente como un asunto masculino.

Existe un hecho tan femenino como lo es la menstruación y todo lo que conlleva. Durante esos días de sangrado, un gran porcentaje de mujeres sufre del llamado síndrome premenstrual y cólicos menstruales, situaciones de malestar general en las que el cannabis ha demostrado ser de gran ayuda para aliviar los dolores, la inflamación y hasta los cambios de humor. El CBD, uno de los cannabinoides más importantes, podría proporcionar algunas respuestas incipientes en el estudio de esta área.

Ante este panorama, el hecho de que la marihuana medicinal sea cada vez más aceptada e incluida entre los tratamientos para mejorar la salud femenina, resulta prometedor. En varios países ya se ha logrado la aceptación del CBD, así que es posible que el cannabis recupere su puesto dentro de la medicina femenina, como lo tuvo hace siglos. Los cólicos menstruales ya no serán lo mismo en el futuro gracias al CBD.

 

Información sobre el CBD

Beneficios del CBD contra la artritis

shutterstock_713128687_1

Introducción

La artritis es una afección bastante común, así como difícil de tratar, hasta el punto de volverse crónica. El CBD, componente del cannabis, puede ser un remedio natural muy efectivo contra los dolores y la rigidez, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Llevando un estilo de vida saludable, con una dieta balanceada y actividades físicas como el yoga, pilates o algún otro deporte bajo impacto, y utilizando las dosis de CBD recomendadas por expertos, la artritis puede ser muy llevadera, al punto de que incluso sus síntomas pueden no presentarse en forma aguda por mucho tiempo. ¿Aún tienes miedo de probar el CBD para beneficiar tu salud?

¿Qué es el CBD y cómo te puede ayudar?

El cannabis, con cada una de sus variantes, es un miembro de la familia Cannabaceae originaria de las cordilleras del Himalaya. Ha sido cultivado por infinidad de civilizaciones que le han dado un sinfín de usos diversos; desde fabricación de ropa, pasando por la creación de papel, extracción del aceite de sus semillas y, por supuesto, usos recreativos, místicos y espirituales.

Entre los componentes activos del cannabis, el THC y el Cannabidiol (CBD) son los más utilizados, siendo el primero la sustancia psicoactiva, y el segundo la sustancia medicinal. El cannabidiol es estudiado por científicos en todo el mundo, debido a que su consumo proporciona todo tipo de beneficios sin colocar a la persona, lo que la hace ideal para que cualquiera, sin distingo de su edad, pueda utilizarlo como parte de su tratamiento.

El CBD resulta ser eficaz en el tratamiento de las náuseas y vómitos por los procedimientos de la quimioterapia. Además, sirve para tratar el dolor, las inflamaciones, rigidez, espasticidad y otros síntomas de la esclerosis múltiple y la artritis relacionada con algunas alteraciones del movimiento.

¿Qué es la artritis?

La artritis es la inflamación de una o más articulaciones. Muchas personas se quejan constantemente del dolor que genera esta enfermedad, que suele presentarse en personas de avanzada edad y concentrado en sus articulaciones. Es frecuente dividir a la artritis en dos tipos: artritis reumatoide y artrosis.

La artrosis es el tipo más frecuente de artritis. Se manifiesta a través del deterioro de los cartílagos de las diferentes articulaciones que la padecen. Los huesos acaban, con el tiempo, siendo víctimas de un desgaste constante. En caso de haber infección o tener una lesión adicional, el daño podría ser mucho mayor.

Por su parte, la artritis reumatoide es la otra manifestación de esta enfermedad, de carácter autoinmune. De nuevo, el dolor es el protagonista, pero también existe la inflamación de las articulaciones, así como la gradual pérdida de movilidad y agilidad en ellas. A diferencia de la anterior, este tipo de artritis se manifiesta con frecuencia en la mano y las muñecas, pero también puede afectar a los pulmones o la boca. Ante tal padecimiento, ¿puede ser el CBD una ayuda?

¿Cuáles son las propiedades que tiene el CBD contra los dolores?

La primera gran ventaja de utilizar CBD en tratamientos contra el dolor crónico, es que resulta una alternativa natural a los clásicos analgésicos fuertes que encontramos en la farmacia. Muchos de estos pueden provocar adicción al cabo de unos años de uso. Del CBD, por otro lado, no se tiene evidencia de adicciones a largo plazo: de hecho, algunos estudios revelan que puede ser utilizado para combatir adicciones y síndrome de abstinencia causados por sustancias como el alcohol.

El CBD, además, influye sobre los receptores del sistema endocannabinoide. Esto se debe a que este componente trabaja directamente sobre la anandamida, que es uno de los endocannabinoides que se producen en el organismo y que, según lo que se ha podido investigar, su funcionalidad puede estar vinculada con el dolor. Esas conclusiones podrían hacer pensar que el CBD estaría detrás, a su vez, de la reducción de la inflamación en el cuerpo. Suena bien, ¿no lo crees?

¿Puede el CBD ayudarme con mi artritis?

Como bien sabrás, la artritis produce inflamación en las articulaciones, atrofiándolas poco a poco. El propio dolor causado por esta inflamación hace que tu vida se vea seriamente afectada: habrá actividades que sencillamente no podrás hacer. Utilizar CBD para aliviar estos síntomas te permitirá no solo volver a tus hábitos normales, sino que además evitará que vivas anclado a tus analgésicos que, aparte de ser adictivos, terminan volviéndose menos efectivos con el tiempo, al desarrollar resistencia.

Desde hace ya bastante se ha venido estudiando y aceptando dentro de la comunidad científica el potencial que tiene el CBD en el tratamiento contra la artritis dadas sus propiedades analgésicas y desinflamatorias. No obstante, la investigación científica aún es insuficiente para determinar muchos aspectos. Sin embargo, existen testimonios de personas que afirman haber sentido mejoría en sus síntomas gracias al uso del cannabis en general.

Beneficios del uso del CBD como tratamiento contra la artritis

Ya son de conocimiento de muchos las propiedades que el CBD puede tener para tratar los dolores, inclusive aquellos ocasionados por la artritis. Algunos de los beneficios en esta área son:

1.  Tratamiento contra los dolores causados por enfermedades crónicas como la artritis 

Uno de los usos más comunes del CBD es para tratar los dolores, especialmente aquellos como consecuencia del tratamiento del cáncer. Sin embargo, estudios revelan que su potencial no se queda allí. Enfermedades no-oncológicas de diversos tipos también han visto reducción en el daño causado por sus síntomas a quien la padece.

El estudio realizado por el Hospital Clínico de la Universidad de Chile concluye que su uso terapéutico es una buena alternativa para pacientes seleccionados que padezcan enfermedades crónicas cuyo síntoma principal sea el dolor, como la artritis, gracias a su eficacia y seguridad.

2.  Relación entre el sistema endocannabinoide y los dolores relacionados con la osteoartritis 

Se ha concluido a través de diversos estudios que los receptores del sistema endocannabinoide guardan una relación especial con los nervios que transmiten el dolor en las articulaciones. Algunos de ellos apuntan que los principales medicamentos prescritos para tratar la osteoartritis se limitan únicamente a controlar la progresión de la enfermedad, pero no atacan directamente la fuente del problema.

El sistema endocannabinoide por su parte, tiene una participación activa en esta enfermedad, por lo que su prescripción para tratarla se vuelve una opción bastante prometedora.

3.  CBD como antiinflamatorio potente no-psicotrópico 

El CBD tiene efectos muy positivos como analgésico y antiinflamatorio, pero no te hace sentir colocado como lo haría el THC. Su sensación se limitará a ser relajante, por lo que puede ser utilizado en casos especiales, como la artritis reumatoide o en los muy raros casos de artritis en niños y adolescentes.

Teniendo en cuenta que la artritis reumatoide es una versión de la enfermedad mucho más aguda que la artrosis, y que se presenta tanto en adultos como en niños y jóvenes, se pueden obtener resultados bastante alentadores al utilizar CBD como parte del tratamiento, combinando las recomendaciones de tu médico con el uso de ungüentos con base de cannabidiol directamente sobre las áreas afectadas.

¿Cómo puedo consumir el CBD para enfrentar la artritis?

Sabiendo que la artritis ataca las articulaciones del cuerpo, la forma ideal de consumo sería la utilización de ungüentos, cremas o bálsamos directamente sobre el área afectada. Existen diversas presentaciones en el mercado, pero todas ellas comparten una ventaja: además del efecto medicinal, son excelentes para mantener tu piel hidratada, debido a que el CBD cuenta con grandes propiedades para el cuidado de la piel.

Actualmente, se encuentra en desarrollo un medicamento especialmente creado para tratar la artritis reumatoide con base de CBD que ha tenido resultados preliminares muy positivos en el alivio de los síntomas causados por esta enfermedad. Su nombre es Sativex y es presentado en forma de ungüento.

También existen cápsulas de CBD que actúan de la misma forma que cualquier otro medicamento. En este caso, lo recomendable es ingerirlas con un poco de agua y el efecto no debería tardar demasiado en aparecer.

Otros métodos de consumo, como los alimentos e infusiones a base de CBD son igual de efectivos, pero en el caso particular de la artritis, los ungüentos y bálsamos son una gran opción dado que puedes aplicarlos directamente en el área afectada. Lo recomendable es, en esta situación, que consumas productos con CBD de este tipo, aunque también puedes preguntarle a tu médico de cabecera qué es lo que más te conviene.

¿Me voy a drogar si consumo CBD?

¡La respuesta es no! Esta es una de las preguntas que suelen hacerse las personas que apenas se inician en el increíble mundo de la medicina cannábica. Recordemos que la planta tiene diversos componentes con efectos particulares. La principal sustancia que te da la sensación de estar drogado -o colocado- es el THC, dado que ésta es la que cuenta con potencial psicoactivo. El CBD por su parte, no tiene potencial psicoactivo, lo que significa que no cambiará tu estado mental de ninguna forma.

Los medicamentos cannábicos están denotados y dejan muy en claro qué sustancias contienen. Además, es recomendable que sea un experto quien te dé las instrucciones precisas sobre qué crema o ungüento utilizar, y por supuesto, las dosis ideales para tu caso particular.

¿Es necesario consultar a mi médico?

Siempre es recomendable. Nadie mejor que tu médico puede darte indicaciones concretas sobre el tipo de producto que vas a consumir, así como las dosis que vayas a utilizar. Además, será él quien monitoree el progreso y los resultados que vayas obteniendo a lo largo del tratamiento.

Por otra parte, el marco legal del uso medicinal del cannabis en muchos países, contempla que el uso de ésta debe estar respaldado por la prescripción de un galeno, así como la compra del producto ha de ser en un establecimiento que cumpla con los requisitos de ley establecidos en el país o ciudad en cuestión.

En lugares donde el uso de la marihuana y cualquiera de sus derivados sea libre y 100% legal, no será necesario tener prescripción médica para hacerte con aceite o productos con base de CBD. Esto no quiere decir que debes dejar de consultar a tu médico, ¡por el contrario! Si vives en alguno de estos lugares será aún más sencillo realizar el tratamiento de la mano con tu doctor.

Conclusión

El uso del CBD como medicamento para controlar los síntomas de los dos tipos de artritis está ampliamente respaldado por la comunidad médica y científica gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, así como por la ausencia de efectos psicoactivos. Esto la hace una alternativa muy llamativa para casos especiales como niños o adolescentes con artritis o personas de muy avanzada edad.

La artritis, con cada una de sus variantes, puede ser una afección muy dolorosa y que sin duda te hará cambiar tu rutina normal. Tratamientos efectivos hay muy pocos y sus efectos a largo plazo son bastante discutibles, por lo que siempre del lado natural tendrás una opción. El CBD se ha venido posicionando no solo como un tratamiento efectivo y seguro, sino además uno que atacará la enfermedad directamente en su raíz, haciéndola mucho más llevadera y ayudándote incluso a recuperar gran parte de tu vida.

 

Información sobre el CBD

Cannabis en el tratamiento del cáncer

shutterstock_704247724_1

Introducción

Si una planta ha generado controversia en los últimos años, es sin duda la marihuana y esta reacción se multiplica más aún cuando se le asocia con funciones terapéuticas o medicinales. Gracias a su reconocido efecto psicoactivo, es ilegal en muchos países, por lo que la investigación en torno a sus propiedades en el tratamiento de ciertas enfermedades o trastornos se ha visto un poco limitada. Pero, ¿es cierto que puede servir en el tratamiento de enfermedades como el cáncer?

En las últimas décadas se han venido realizando estudios en animales, en células aisladas en laboratorios e incluso en personas que han optado por experimentar por sí mismas los efectos que puede ofrecer esta planta y los resultados han sido bastante alentadores. Cada vez es mayor el número de científicos y pacientes interesados en los beneficios que promete el cannabis para la salud en enfermedades dolorosas y tristes como el cáncer. Así que, ¿por qué no sumarnos a esta iniciativa, que puede devenir a futuro en una gran solución?

 ¿Qué es el cannabis medicinal?

La planta que responde al nombre cannabis sativa es lo que comúnmente conocemos como marihuana. El cannabis está compuesto por cannabinoides, sustancias que tienen diferentes funciones y efectos. Algunos de ellos son psicoactivos, como el THC, el responsable de que te drogues al consumir esta planta, pero existen otros cannabinoides que tienen propiedades que pueden mejorar la salud y calidad de vida de muchas personas, dependiendo de cómo se consuman.

¿Marihuana para la salud? Sí. Pero, ¿cómo es que funciona? Sencillo, nuestro organismo también genera cannabinoides, es lo que se conoce como sistema endocannabinoide, el cual se encarga de mantener el equilibrio de nuestro cuerpo y sus funciones. Este sistema está conformado por varios receptores como el CB1 y el CB2, sobre los cuales actúan los cannabinoides que vienen de la planta y permiten obtener ciertos resultados.

En este sentido, existen cannabinoides psicoactivos como el THC que pueden resultar muy beneficiosos en diferentes enfermedades. Además, tenemos cannabinoides como el CBD o el CBG, que han demostrado tener propiedades analgésicas, antidepresivas, como tratamiento de glaucoma y enfermedades intestinales, epilepsia e incluso como tratamiento para algunos tipos de cáncer.

 ¿Puede el cannabis tratar el cáncer?

Ni todo es mágico, ni todo es malo. Los estudios que se han llevado a cabo hasta los momentos sobre los efectos del cannabis en las células cancerígenas, han sido en animales o en células cultivadas en laboratorios. Sin embargo, se han obtenido resultados satisfactorios, por lo que muchas personas han optado por experimentar con la marihuana y sus derivados como complemento de sus terapias regulares en el tratamiento del cáncer. No obstante, es importante saber que no es un tratamiento sustitutivo ni mucho menos.

Hay investigaciones que han demostrado que diferentes cannabinoides ejercen efectos que inhiben el crecimiento de las células cancerígenas, es decir,  la muerte de las células tumorales sin que las sanas se vean afectadas (apoptosis); la inhibición de la metástasis y reducción de la formación de tumores que resulten tras la aparición de nuevos vasos sanguíneos. Sumado a esto, están también los efectos positivos sobre los trastornos del sueño, la pérdida del apetito, las náuseas, la ansiedad y depresión, que pueden ser efectos colaterales del cáncer.

Es por esto que cada vez son más los pacientes oncológicos que se acercan a la marihuana, buscando soluciones a los efectos secundarios de los tratamientos a los que están sometidos y con la esperanza de experimentar los beneficios antitumorales. Algunos de los posibles efectos positivos son:

1. Actividad antitumoral 

Según los estudios que se han realizado en animales y en laboratorios, se ha podido observar que los cannabinoides pueden afectar a las células cancerosas, pero mantienen a salvo a las normales. También evitan la inflamación del colon, por lo que podrían disminuir el riesgo de padecer cáncer de colon y en el caso específico del THC, mantiene estos mismos efectos en células del cáncer de pulmón y cáncer de mama.

 2. Estimulación del apetito

Uno de los grandes problemas del cáncer son los enormes efectos colaterales de los tratamientos que deben hacerse para superar la enfermedad. La quimioterapia tare consecuencias devastadoras, y una de ellas puede ser principalmente la pérdida completa de apetito.

No son pocos los estudios que han concluido que el cannabis aumenta las ganas de comer. La ingesta calórica se ve beneficiada en este caso gracias al THC, que contrarresta con sus propiedades a la pérdida de apetito. Esto puede ser un aliado importante durante el tratamiento del cáncer.

 3.  Alivio del dolor 

Entre los cannabinoides con mayor efecto demostrado para el tratamiento del dolor, se encuentran el cannabidiol (CBD) y el cannabigerol (CBG), pues su acción incide directamente sobre los puntos donde se genera el dolor, actuando como un analgésico y calmante.

El cáncer, aunque no se hable mucho de eso, es una enfermedad profundamente dolorosa. Las constantes afecciones que genera causan diferentes dolores y una indisposición completa. El cannabis puede servir de ayuda en este caso, ya que tiene propiedades analgésicas que fungen de tratamiento en la fibromialgia, y también en las consecuencias del cáncer.

 4. Náuseas y vómitos 

Otro de los terribles efectos de la quimioterapia son las náuseas e, inevitablemente, el vómito. De nuevo, el THC, a pesar de ser un componente psicoactivo, resulta ampliamente beneficioso en la inhibición de las náuseas, incluso aquellas generadas por la quimioterapia.

El aporte en esta materia es tal que el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos resalta el fruto de las investigaciones que han devenido en la consideración del THC como un aliado en la reducción del vómito en pacientes de quimioterapia. De nuevo, el cannabis se planta como una ayuda a lidiar con los efectos más negativos de esta enfermedad.

5. Ansiedad 

Enfermedades como el cáncer traen consecuencias lamentables en lo que respecta a la tranquilidad del organismo. Por ende, los pacientes son víctimas frecuentes de crisis de ansiedad, que les impiden mantenerse estables en su situación. Precisamente, el tratamiento de la ansiedad es la característica más conocida del CBD, el componente no psicoactivo más famoso del cannabis.

Existen estudios que determinan que la ansiedad social puede ser reducida por el CBD. En un ambiente tan preocupante como el de una enfermedad como el cáncer, este cannabinoide podría resultar eficiente, sin que se generen efectos alucinógenos. Algunos pacientes no pueden relajarse ni siquiera estando acostados, ante lo que el CBD podría generarles un efecto tranquilizante.

6. Sueño 

Los trastornos de sueño también son comunes en pacientes de cáncer. Muchas de estas personas están postradas a una cama, pero aun así no consiguen conciliar el sueño. El cannabis es un aliado también en esta materia, debido a que tanto el THC como el CBN tienen propiedades que ayudan a combatir el insomnio.

Por una parte, el THC es el cannabonoide que puede inducir el sueño, al interactuar con los receptores CB1. Este también sería el encargado de hacer que el sueño pudiera perdurar, por lo que consumir cannabis con THC puede derivar en un mejor descanso, a pesar de tener que lidiar con sus efectos alucinógenos.

No obstante, el mejor cannabinoide para tratar el insomnio, incluso en aquel provocado por el tratamiento del cáncer, es el CBN. Este componente es un sedante sumamente fuerte que permite aumentar las horas de sueño, pero que, a su vez, te dopa. Este poco conocido cannabinoide puede ser una solución, pero siempre bajo supervisión médica.

Relación entre cannabis y quimioterapia

¿Puedo usar marihuana si estoy recibiendo quimioterapia? La respuesta es sí, y, de hecho, el cannabis en el cáncer se usa principalmente para combatir los innumerables efectos secundarios provenientes de la aplicación de la quimioterapia.

Dolor crónico, inflamación, insomnio, ansiedad y especialmente falta de apetito son síntomas generados principalmente por la quimioterapia y el tratamiento del cáncer en general. El papel del cannabis en este caso es de acompañante, al fungir como una ayuda natural que alivie las consecuencias inevitables del fuerte pero necesario tratamiento de quimioterapia.

¿Qué esperanzas hay en las propiedades antitumorales del CBD?

Hay científicos que han analizado cómo pueden interactuar cannabinoides como el CBD en conjunto con otros fármacos y tratamientos, y combinados con quimioterapia. De estos estudios se desprende que el CBD por sí solo es un muy buen antitumoral y que además puede potenciar el efecto de medicamentos sintéticos, para poder reducir la dosis tóxica mientras se obtiene el mejor resultado.

Es por esto que el CBD se ha visto como una esperanza al representar una terapia no tóxica que pueda funcionar en ciertos tipos de cáncer. Además, podría servir sin los efectos añadidos de la quimioterapia, que tienden a causar daños indiscriminados en el cerebro y el resto del cuerpo.

 ¿Cómo puedo consumir cannabis con fines terapéuticos?

Si llegaste hasta este punto, es probable que te imagines a una persona con cáncer fumándose un porro para aliviar su malestar. Y la verdad es que la inhalación es una de las formas más populares para consumir marihuana. Cuando se fuma o se inhala el cannabis, es más rápido el paso de los cannabinoides al torrente sanguíneo. Pero también se puede consumir por vía oral y de esta manera, es el hígado el que procesa el THC y genera un producto psicoactivo adicional, en cantidades mayores que cuando se fuma o se inhala.

Pero no, no necesariamente el cannabis tiene que fumarse. La ingestión por vía oral puede ser por medio de aceites, gomitas o comestibles, pero también puede ser de forma tópica usando cremas o geles. Cuando se trata de aceites, por ejemplo los de CBD, normalmente se coloca un par de gotas debajo de la lengua o se disuelve en otra bebida para que la absorción sea más rápida y no corra el riesgo de degradación al entrar en contacto con los ácidos estomacales.

Si hablamos de la inhalación de marihuana, sea con porros o vaporizadores, esta es una de las formas menos recomendables porque puede haber poco control de la dosificación, así como desconocimiento de la calidad del THC y el CBD en la misma.

En este sentido, también se están estudiando medicamentos en polvo para colocar debajo de la lengua, que contienen extracto de cannabis y dosis específicas de determinados cannabinoides. Así, es posible abastecer el mercado de más productos que puedan adaptarse a los gustos y necesidades de los pacientes, siempre bajo la supervisión médica correspondiente.

¿Tendré efectos secundarios al consumir cannabis?

Siempre que consumamos alguna sustancia, tendremos efectos secundarios.  Lo mismo pasa con el cannabis y en este caso, hay que sumar el hecho de que uno de sus cannabinoides principales, el THC, si bien tiene ciertos efectos terapéuticos, también proporciona una experiencia psicoactiva que puede resultar desagradable  si tu intención al usar esta planta es meramente medicinal.

En términos generales, se puede decir que entre los efectos secundarios que llegan a ser adversos, puede haber taquicardia, baja presión arterial, alucinaciones, los clásicos ojos enrojecidos, paranoia y relajación muscular. Lo más recomendable, y más si se va a usar con fines terapéuticos, es contar con asesoría médica para el consumo de cannabis.

Legalidad del cannabis medicinal en el mundo

En toda la extensión del globo terrestre, la marihuana es algunos pocos países. Unos la consideran legal sólo para el uso medicinal o consumo individual y en otros más abiertos, se permite su uso recreativo. En el caso de América es permitido el uso recreativo en Canadá, Uruguay y muchos estados de Estados Unidos, pero el uso medicinal es mucho mayor, ampliándose a Colombia, Perú, Argentina, entre otros.

Europa por su parte, ha tomado esta iniciativa en países como España, República Checa, Dinamarca, Croacia, Portugal, Alemania y por supuesto, los Países Bajos. En otras latitudes, se encuentra también Israel, patria fundadora de la investigación del cannabis medicinal, en donde desde 1995, el Ministerio de Salud ha promovido el uso de la marihuana medicinal.

Siguen sumándose países a esta posibilidad de experimentar los beneficios del cannabis medicinal, lo cual es un gran paso para mejorar su aceptación en el mercado. Esto también permitirá el desarrollo de nuevas alternativas dentro de la medicina natural, que pueden abaratar costos y convertirse en aliados de los tratamientos clásicos para tratar patologías como el cáncer.

Conclusión

Dadas las características tan heterogéneas del cáncer y la dificultad que hay en muchos países para realizar pruebas con cannabis en pacientes oncológicos, bien sea por temas legales, económicos o incluso morales, el desarrollo de este campo de estudio se ha visto ralentizado, por lo que aún no se ha podido determinar con una muestra representativa que los cannabinoides puedan usarse como sustitutos eficaces de los fármacos tradicionales en el tratamiento del cáncer.

A pesar de este panorama, gracias a las pruebas que se han hecho hasta el momento, se ha logrado observar que el cannabis y los cannabinoides pueden tomarse en cuenta en tratamientos para ciertos tipos de cáncer, como el de mama, próstata, cerebro y colon, si no para erradicarlos, por lo menos como paliativo de los efectos secundarios que dejan la quimio y radioterapia.

Finalmente, se puede decir que todavía son un misterio con vistas a ser develado, las enormes potencialidades del cannabis contra enfermedades como el cáncer. Lo deseable es que, pese a las limitaciones existentes, se sigan llevando a cabo investigaciones clínicas que permitan depurar los resultados obtenidos en estudios previos del tratamiento de pacientes con cáncer mediante cannabinoides, para que así los médicos y los pacientes puedan sentirse en mayor confianza para recetar y utilizar estas alternativas en pro de una mejor calidad de vida.

 

 

Información sobre el CBD

Testosterona: ¿cuál es su relación con el THC y el CBD?

post-25-head

Introducción

Para muchos, la testosterona es sinónimo de masculinidad. Esta hormona es la más famosa y reconocida que se identifica con los órganos sexuales masculinos y a las que se le atribuyen muchas de las características propias de los hombres. Pero, ¿es cierto que cannabinoides como el THC y el CBD pueden afectar los niveles de testosterona en el cuerpo?

Aunque la investigación científica sigue siendo escasa, parece ser verdadero que el cannabis en general es capaz de disminuir los niveles de testosterona en el organismo. ¿Te has preguntado qué tanto puede influir eso? ¿Será realmente importante? ¿Siempre que se consume cannabis se reduce la testosterona? Si tienes muchas dudas o estás preocupado, no tienes nada que temer. Descubre en este artículo todo lo que necesitas saber sobre la relación entre la testosterona y los cannabinoides.

¿Qué es la testosterona?

Los hombres tienen testosterona y las mujeres estrógeno, ¿verdad? Pues no es tan sencillo. En efecto, la testosterona es la hormona sexual masculina por excelencia y se encuentra en los organismos de la mayoría de los mamíferos. Varones y hembras producen testosterona, aunque se hace desde diferentes partes del cuerpo y con una amplia gama de cantidades.

La importancia de la testosterona radica especialmente en la pubertad, cuando los hombres comienzan a identificarse de manera definitiva como tal. La pubertad permite el crecimiento de los testículos y la próstata, además de características externas como la aparición de vello corporal.

Pero, ¿por qué se relaciona tanto con los hombres? Simplemente, la testosterona se produce diez veces más en hombres comparado que en mujeres. Esta producción, ¿podría verse afectada por el consumo de cannabinoides? Parece que sí.

¿Qué son los cannabinoides?

Todos sabemos que el cannabis es una planta. Esta se conforma por diferentes partes y componentes. Hasta el momento, se han logrado descubrir 113 cannabinoides, que son los principales componentes de la planta. Estos cumplen funciones diferentes y generan efectos variados en el organismo.

Dos de los cannabinoides más famosos son el THC y el CBD. Ambos se han comenzado a comercializar por separado y por eso muchas personas conocen sus características individuales. Es cierto que el THC es el cannabinoide que te droga, pues entre sus propiedades está generar efectos alucinógenos.

No obstante, el THC también cuenta con numerosas propiedades que pueden servir con fines terapéuticos. En cambio, el CBD es el componente más utilizado en los tratamientos a base de cannabis para aliviar el dolor crónico, calmar la ansiedad, entre muchas otras cosas valiosas para la vida cotidiana.

¿Cómo se vincula el THC, el CBD y la testosterona?

¿En qué influyen los cannabinoides como el THC y el CBD sobre el nivel de testosterona? Vamos a aclarar primero cuál es el papel que juegan los cannabinoides en el cuerpo humano, y, por ende, qué influencia podría tener sobre las hormonas.

Tanto el THC como el CBD interactúan con el sistema endocannabinoide. El propio cuerpo humano tiene un sistema con receptores de tipo CB1 y CB2 que reciben a los cannabinoides externos, como es el caso del THC y el CBD. El sistema endocannabinoide entra en contacto con el sistema nervioso y posteriormente con el endocrino. Este último es el responsable de la producción de la mayoría de las hormonas, tras la emisión de la orden desde el hipotálamo.

La testosterona es una hormona sexual que se suele producir en los testículos en el caso de los hombres. Pero, al igual que con el resto de las hormonas, el sistema endocannabinoide puede influir al respecto. Pero, ¿existe consenso en si el impacto de los cannabinoides reduce los niveles de testosterona?

¿Cómo afecta el THC a la producción de testosterona?

De todos los cannabinoides, el THC es el que parece tener una mayor influencia sobre la producción de testosterona. Existen decenas de estudios que se contradicen entre sí, lo que indica que la investigación está aún en una etapa primaria. No obstante, sí existe un impacto directo, a través de la producción de otras hormonas.

Por ejemplo: el THC pude aumentar los niveles de cortisol. Esta hormona es la que se libera cuando el cuerpo presenta grandes situaciones complicadas de estrés. Eso hace que el azúcar en la sangre aumente directamente y el metabolismo se acelere. En esta situación, el cortisol podría entonces reducir los niveles de testosterona.
Por otra parte, los niveles de testosterona podrían verse afectados gracias a la influencia del THC sobre la hormona GnRH. En resumen, el THC podría bloquear la producción de esta hormona desde el hipotálamo. El resultado sería que se generase menos hormona luteinizante y que, por ende, la liberación de testosterona disminuyese.

Hay que hacer una salvedad: la mayoría de los estudios que han determinado esto se han realizado, principalmente, en animales como ratas. Sí existen estudios en humanos, pero de momento, no son concluyentes ni se ha conformado un consenso científico que pueda definir cómo se ve impactada la testosterona tras el consumo de cannabis.

¿Y qué hay del CBD?

Hay que tener claro que el principal componente del cannabis que se involucra con la testosterona es el THC. No obstante, eso no implica que el CBD no tenga ningún impacto. La investigación científica no es concluyente, pero da muchas luces sobre el papel que puede jugar un componente de la importancia del CBD sobre la producción de testosterona.

Diferentes estudios igualmente afirman que el CBD podría ser también responsable de la disminución de la producción de testosterona. Sin embargo, su papel podría resultar contradictorio. Además de poder ralentizar la producción de testosterona, el CBD podría disminuir la descomposición de la hormona a nivel de hígado.

Al contrario que con el THC, el CBD podría disminuir los niveles de cortisol. Eso contrarrestaría la disminución de testosterona que podría provenir del cannabinoide antagónico. Los resultados son un indicio de que el CBD sería útil, entonces, para revertir el daño ocasionado por el aumento del cortisol.

¿Qué relación tiene con la ginecomastia?

¿Es verdad que el consumo de cannabis hace que le salgan senos a los hombres? Es complicado afirmarlo, pero no parece. Como todo en este mundo, existen estudios que se contradicen entre sí. La ginecomastia es como se conoce al desequilibrio hormonal que, en hombres, la producción de estrógeno supera a la de testosterona. Esto podría conllevar a la aparición de ciertas características femeninas en el organismo.

Desde hace varias décadas, han existido estudios que han observado una posible relación entre la ginecomastia y el consumo de cannabis. Aunque para algunos el consumo prolongado de cannabis puede acabar incidiendo en el crecimiento de senos masculinos, para otros esto no representa realmente un problema que influya.

¿Qué influencia tienen los cannabinoides en la producción de esperma?

¿Y qué hay sobre la cantidad de esperma? ¿Es cierto que se reduce tras el consumo de cannabis? En esto sí parece haber más consenso científico: sí. Los investigadores han determinado que consumir habitualmente cannabis puede reducir los niveles de esperma a largo plazo.

En un estudio realizado en Dinamarca se analizaron hombres que no consumieron marihuana, aquellos que solo lo hicieron por una semana y otros que la usaban más de una vez por semana. Pasados tres meses, los que más habían fumado marihuana tenían un 28% menos de esperma que los que no habían consumido, lo que se tradujo también en un 29% menos de espermatozoides.

En resumen: sí, consumir marihuana, independientemente sus componentes, puede reducir el número de espermas que produce tu organismo. Aunque esto no es un problema de salud, sí puede tener consecuencias importantes, especialmente con fines reproductivos.

Estudios que han analizado la influencia de la testosterona tras consumir THC o CBD

Existen decenas de estudios que han analizado el posible impacto que tiene el consumo de cannabis y sus componentes. Algunos tienen resultados que muestran un patrón claro, mientras que otros no son concluyentes o de ellos no se puede extraer algo definitivo. Algunos estudios son:

1. Aumento de la testosterona en un estudio danés 

1215 hombres daneses, de edades comprendidas entre los 18 y 28 años se sometieron a este estudio publicado en el American Journal of Epidemiology. Los hombres fueron aquellos que se presentaron al servicio militar. Al hacerlo, donaron una muestra de semen, sangre e hicieron un examen físico. De igual forma, contestaron si habían usado drogas recreativas, cuáles y hace cuánto tiempo.

Finalmente, el resultado obtuvo que los hombres que habían consumido marihuana tenían más testosterona, aunque menos concentración de esperma. Entonces, ¿la testosterona aumenta o disminuye?

2. Vía intravenosa o marihuana fumada 

En otro estudio, realizado por Barnett, Chiang y Licko, se analizó el impacto del THC y la marihuana en general a través de dos vías. Una de ellas fue por vía intravenosa, a través de la que se inyectaron 10 miligramos de THC. Por 50 minutos, los niveles de testosterona disminuyeron en 36%, al compararse con el grupo que no había recibido THC.

Además, este estudio también analizó la marihuana fumada. Nuevamente, se compararon dos grupos separados. El que fumó marihuana resultó teniendo 66% menos de testosterona que el grupo que no lo había hecho, según los datos que arrojó un control posterior. Según esta vía, los niveles de testosterona se reducen drásticamente justo después de haber consumido THC o cannabis en general.

3. Reducciones de LH y FSH

El proceso de formación de la testosterona no es directo, sino que involucra diferentes predecesores. En este estudio de 1986 se tomaron en cuenta a cuatro varones y sus reacciones tras fumar marihuana con 2.8% de THC. EL plasma LH se redujo significativamente tras el consumo de cannabis por parte de los cuatro varones. No obstante, el cortisol aumentó de forma importante.

Hablando sobre los niveles de testosterona, estos se redujeron de forma suave y no acentuada. Esto mismo también pasó con el FSH, que es otro precursor de la testosterona. Según esta investigación, parece haber un descenso de la testosterona, pero no de una forma tan significativa que pueda ser concluyente.

¿Cómo afecta el consumo de cannabis al deseo sexual?

¿Ha quedado claro que el cannabis es un mundo que comienza a ser explorado y que por eso no existe consenso científico en muchas materias? Pues eso también puede hacer referencia al deseo sexual. No obstante, en esta materia existen nuevas esperanzas. Según un reciente estudio de la Universidad de Stanford, el consumo frecuente de cannabis estaría distante de la eventual disminución del deseo sexual.

Esta investigación va más allá, pues aquellas personas estudiadas que consumieron cannabis con todos sus componentes habrían tenido 20% más de sexo que aquellos que no. Para este estudio se contactaron a 50 mil residentes en Estados Unidos, que reflejaron que la frecuencia de haber tenido sexo aumentaba conforme al consumo del cannabis. Esto se mantuvo en todos los grupos sociales, étnicos y etarios consultados y clasificados.

Este resultado, además, fue único en el caso del cannabis. En el caso del alcohol, por ejemplo, la frecuencia del consumo no aumentó el deseo sexual. Contrario a lo que ha venido pensándose, el cannabis podría ser incluso un aliciente en esta materia.

Si consumo THC o CBD una vez, ¿mis niveles de testosterona se verán afectados?

La pregunta del millón. ¿Fumar marihuana o consumir cannabis puede disminuir mis niveles de testosterona? Te hemos mostrado en este artículo diferentes ejemplos en los que pueden existir opiniones y posturas distintas sobre el impacto de la testosterona. Pero a lo que todo parece apuntar es a que, el consumo de cannabis con THC y CBD puede disminuir los niveles de testosterona, pero a corto plazo.

Ninguno de los estudios muestra un daño largo o a nivel permanente. Este aspecto no ha sido objeto de investigación, por lo que, aunque el cannabis pueda disminuir la testosterona en un período cercano al momento de consumirlo, no parece extenderse en el tiempo ni generar problemas mayores.

Conclusión

Precipitarse es irresponsable, pero según lo que parecen indicar los diferentes estudios, el consumo de cannabis, y especialmente de THC, podría disminuir los niveles de testosterona en el cuerpo. Con el CBD resulta un poco más complicada la situación, pues algunos de sus efectos podrían aumentar la testosterona mientras que otros la disminuirían. Entonces, ¿qué creer?

Ten en cuenta que el hecho de tener menos testosterona en el organismo no es algo que realmente perjudique la salud en la mayoría de los casos. Además, también se han solido descartar posibles implicaciones del cannabis en la ginecomastia, aunque sí tiene efectos en la producción de esperma. El cannabis puede ser útil o necesario para ti, pero saber todos sus efectos siempre tendrá grandes implicaciones.

Información sobre el CBD

¿Cuáles son los efectos secundarios del CBD?

5

Introducción

El CBD se erige como un componente versátil, pero que está en un mundo lleno de bondades y miedos. Pocas personas pueden hoy en día negar la amplia utilidad que tiene el CBD en el tratamiento de diferentes condiciones y enfermedades. Sin embargo, muchas personas siguen rechazándolo por miedo o desconocimiento a los efectos secundarios del CBD. Pero, ¿cuáles son?

Es cierto que el CBD tiene efectos inmediatos en el organismo y que son ellos los que contribuyen a relajarte o aliviar tus dolores. Pero ciertos efectos pueden molestar a las personas, y cada cuerpo es un mundo. Los efectos secundarios del CBD existen como cualquier otros y conocerlos no le quita seriedad a este componente del cannabis. Descúbrelos en este artículo para que así, los tengas en cuenta de forma permanente.

¿Cómo me puedo beneficiar del CBD?

¿Estás cansado de ver al CBD en todas partes? Pues, te tenemos noticias… No va a parar. Eso tiene un único motivo: cada vez son más comunes los diferentes productos basados en CBD, que se usan para todo tipo de problemas de salud. El CBD es simplemente uno de los componentes principales del cannabis que no genera ningún tipo de efecto alucinógeno, sino que, por el contrario, es capaz de relajarte y aliviar tu ansiedad social.

Si tienes dolores crónicos, es muy probable que el CBD te pueda ayudar bastante. Además, el CBD también se usa para tratar enfermedades como la epilepsia o la esclerosis múltiple. Conforme avanza la investigación, se descubren nuevas propiedades del CBD. Pero, ¿hay algo en lo que el CBD pueda perjudicarme? ¿Sus efectos secundarios son tan malos?

¿Puede el CBD afectar mi salud?

¿Estás preocupado por el posible daño que el consumo de CBD puede hacerle a tu organismo? En primera instancia, no tienes por qué preocuparte. El CBD es un cannabinoide que interactúa con el sistema endocannabinoide, que está en el propio organismo. Su consumo interactúa con los receptores de este sistema y genera los tradicionales síntomas. Eso no debería afectar a tu organismo.

Los problemas pueden surgir en caso de que el CBD tenga una interacción contraproducente con algún medicamento que estés consumiendo. Además, especialmente en personas que no estén acostumbradas, pueden constituirse problemas estomacales. No obstante, nada de esto implica una verdadera afectación de la salud del organismo ante el consumo de este cannabinoide natural.

¿Qué efectos genera el CBD?

Unas gotas de aceite de CBD pueden serenarte profundamente. No se trata de estar drogado o perder el juicio, sino todo lo contrario. El CBD permite poder lidiar con situaciones de gran estrés al tener la capacidad de calmar al organismo ante la ansiedad, lo que genera una angustia permanente. En ningún momento, tras ingerir CBD, se pierde el conocimiento o la capacidad de comprensión.

El efecto va más allá, pues para muchas personas el CBD implica un importante aliciente para la concentración y la realización de diferentes actividades. Además, sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas contribuyen a solucionar los diferentes síntomas que el cuerpo presenta en esa materia. En cualquier caso, consumir CBD es, en teoría, sumamente relajante y no interfiere con la realización de actividades de rutina.

¿Cuáles son los efectos secundarios del CBD?

Todas las medicinas, hasta los antigripales, tienen efectos secundarios. Entonces, ¿por qué un cannabinoide como el CBD no podría tenerlos? Todas las personas son diferentes: los gustos y las reacciones pueden ser tan variados como el número de consumidores que tiene el propio CBD. Los efectos secundarios son algo normal en cualquier tratamiento, y más aún, si se trata de un cannabinoide de origen vegetal.

Es importante aclarar que el hecho de que se hayan registrado casos en los que se presenten determinados efectos secundarios no implica que esté comprobado que el CBD afecta al organismo de esa forma. Sin embargo, hay que tener en cuenta estas posibles situaciones son útiles para saber a qué atenerse tras el consumo y así, conocer si los síntomas son normales o si se constituyen en una rareza.

Existen muchos efectos secundarios, como es normal. No obstante, algunos de los más conocidos han sido el cansancio, la diarrea y los cambios de apetito. Échale un vistazo a ellos:

1. Interacción con medicamentos en el hígado 

La contraindicación de ciertos medicamentos con el CBD es real y se debe tener en cuenta en todos los casos, porque puede generar problemas graves de salud. El CBD interactúa con enzimas metabolizadoras como aquellas que pertenecen al grupo del citocromo P450. De consumirse, el CBD podría tardar mucho en descomponerse mientras que los otros fármacos harían justo lo contrario.

La aplicación de este tipo de tratamientos junto con el CBD es algo que debería ser motivo de un consejo médico. Los problemas de tipo hepático, con el pasar del tiempo, afectan de gravedad al organismo. Sin embargo, el CBD no tiene problema con la gran mayoría de enzimas hepáticas, por lo que la consulta debe referirse a con cuál enzima se procesa la medicina que se está consumiendo.

2. Cambios de apetito

El cannabis en general es una planta que genera muchos efectos relacionados con el hambre y el apetito. Uno de sus componentes, el THC, es capaz de aumentar el apetito, ante lo que puede ser usado en diferentes situaciones. Sin embargo, el CBD genera efectos contradictorios en este sentido.

Para algunas personas que lo han consumido, el CBD puede generarle cambios bruscos de apetito, que incluso, tienen que ver con la disminución del hambre. En ese sentido, existen investigaciones que avanzan en el estudio del uso del CBD para la pérdida de peso.

3. Boca seca 

¿Has consumido cannabis y eso te ha dejado la boca irremediablemente seca? Esto puede atribuirse, parcialmente, a los efectos del CBD. Especialmente cuando se fuma, el CBD puede dejar una sensación de boca seca motivada a la disminución de la secreción de saliva que produce el cannabis en general.

El CBD interactúa con el sistema endocannabinoide y sus receptores, que también se encuentran en las glándulas salivales. Este contacto genera inmediatamente que la saliva no se produzca con la misma rapidez acostumbrada, formándose así la sensación de boca seca. No obstante, este síntoma en específico suele darse cuando el CBD se consume fumado o vapeado y su síntoma puede paliarse simplemente al beber líquido.

4. Efectos en estudio de trastornos del movimiento 

Los estudios sobre los efectos del CBD en enfermedades que involucran trastornos del movimiento están aún en una fase primaria y no se pueden obtener de ellos conclusiones absolutas. En un estudio que se aplicó a un grupo de pacientes con trastornos distónicos del movimiento se pudieron determinar diferentes efectos secundarios. Entre ellos se incluyeron la hipertensión, la sensación de estar sedado y el mareo constante.

Las dosis, en este estudio, también influyeron. Por ejemplo, el grupo de pacientes que recibió más de 300 mg de CBD diarios tuvo un aumento en los temblores. De ahí se pudo deducir que el CBD sería contraproducente en el tratamiento de enfermedades como el Parkinson. No obstante, ha habido otras investigaciones que sugieren que el CBD podría ser beneficioso en pacientes de esta enfermedad. Aún queda mucha investigación por hacer.

¿Debería preocuparme por alguno de los efectos secundarios del CBD?

Una vez sabido esto, ¿hay motivos de preocupación? De ninguna manera. La información es siempre valiosa y puede ayudarte a decidir y preguntar a los expertos. Si lo que te preocupa es la toxicidad, se han realizado estudios a pacientes epilépticos y con otras condiciones de salud en los que se descarta que el CBD pueda devenir en una sustancia tóxica.

Conocer los efectos secundarios no es motivo de alarma. Saberlo es beneficioso para no verse perjudicado por desconocimiento y no debe generar miedo o rechazo al CBD. Este cannabinoide puede ayudar a tu salud en caso de que así lo quieras o lo necesites, y por ese motivo, unos efectos secundarios no deben ahuyentarte.

¿Hay alguna posibilidad de drogarme al consumir CBD?

¿Tienes miedo de drogarte por error tras consumir CBD? Este no es un asunto del que te debas preocupar de ninguna manera. Si estás comprando un producto basado en CBD, este no te drogará de ninguna manera, porque el CBD no está en capacidad de hacerlo.

Ahora bien, ¿has escuchado casos de personas que se han drogado tras consumir CBD? Aunque es complicado definir la causa específica, es sumamente probable que el producto haya sido de mala calidad y que, por consiguiente, haya tenido un porcentaje de THC más elevado del permitido.

Para prevenir esas situaciones, hay que verificar siempre que el producto de CBD sea apto para consumo humano y no de decoración o similares. Existen muchos productos que se comercializan como CBD para decoración y que no han pasado por los controles necesarios para ser ingeridos por humanos. El consumo de estos debe evitarse a toda costa.

¿Puedo volverme adicto al CBD?

¿Ya tienes claro cuáles son los efectos secundarios del consumo de CBD? Entonces es hora de que dejes tus preocupaciones, porque no te podrás volver adicto a él. El cannabis, planta de donde surge el cannabinoide CBD, es mucho menos adictivo que la nicotina o el alcohol. Solo aproximadamente 10% de los consumidores de marihuana desarrollan dependencia, pero esta situación prácticamente desaparece cuando se habla solo del CBD.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, tras estudiar diferentes aspectos del CBD no se ha detectado potencial de abuso en la población que consume CBD, así como tampoco en los que estuvieron consumiendo placebo. Entonces, ¿le darás una oportunidad al CBD, ahora que sabes que la adicción no está entre sus efectos?

¿Qué puedo tener en cuenta antes de tomar CBD?

¿Cómo saber qué efectos secundarios podrían tocarme? No hay una forma real de determinarlo. Por ese motivo, lo indispensable siempre es comenzar con dosis bajas, especialmente si lo vas a ingerir de forma oral. De esta forma, podrás saber cómo reacciona tu cuerpo ante el CBD y así evitar posibles malos ratos.

También puedes tener en cuenta que, si estás embarazada, el CBD podría generarte problemas. Aunque falta mucho por investigar, algunos estudios sugieren que el cannabis puede aumentar la permeabilidad de la barrera placentaria, lo que podría poner al feto en riesgo.

Si ya identificas los efectos secundarios puedes tenerlos en cuenta en tu tratamiento y decidir si continuar, a pesar de ellos, o suspenderlo. Lo que sí debes saber con anterioridad es todo aquello que se refiere a las contraindicaciones posibles del CBD con diferentes medicamentos. Si debes tomar un tratamiento permanente que se verá afectado por el CBD o por un producto con CBD en específico, no deberías mezclarlos, porque es tu salud la que está en juego.

¿Necesito consultar a mi médico antes de consumir CBD?

Siempre acudir a un profesional de la salud como un médico es un sinónimo de seguridad. Este caso está muy lejos de ser la excepción. Con cada vez mayor frecuencia existen médicos que conocen los efectos y recetan el CBD con diferentes propósitos. Si te sientes más seguro preguntándole a tu médico de cabecera antes de consumir CBD, entonces estarás haciendo lo correcto.
No obstante, ten en cuenta que este paso está muy lejos de ser obligatorio. El CBD es un cannabinoide no psicoactivo por lo que no genera consecuencias de salud. Existen diferentes formas de consumirlo, pero en todas ellas serán productos certificados para consumo humano, reduciendo así el riesgo de falsificación.

En cualquier caso, ¿el CBD es seguro?

Con dosis bajas, tu cuerpo estará bien después de consumir CBD. Hasta el momento, no se ha registrado ninguna muerte por sobredosis de marihuana a nivel mundial. Y te podrás imaginar entonces que el CBD es más seguro aún, al no provocar ningún efecto alucinógeno.

En cualquier caso, la seguridad residirá intransferiblemente en ti. Son innumerables los argumentos que muestran al CBD como un cannabinoide cuyos efectos son asombrosos pero que, en ningún caso, perjudica al cuerpo humano. Si tienes algún problema o situación y crees que el CBD podría ayudarte, solo verifica que el producto que quieres comprar cumpla con las normas.

Conclusión

¿Te has dado cuenta que no hay que tenerle miedo al CBD? Los efectos secundarios de este gran componente del cannabis son mínimos y, como es evidente, no aplican en todos los casos. A los investigadores les ha costado sobremanera encontrar cuáles son los efectos secundarios del CBD, pero conocer nuevas propiedades es algo mucho más común.

El CBD es un cannabinoide que ha llegado a los comercios para proporcionarle a millones de personas en el mundo un alivio necesario. Aunque la investigación aún es escasa, los efectos colaterales de una sustancia no psicotrópica como el CBD no pueden ser un obstáculo para no disfrutar de sus beneficios. ¿Aún sigues con miedo? Anímate a conocer el CBD.

Información sobre el CBD

Efectos del cannabis en el desequilibrio hormonal

post-26-head

Introducción

Pocos sistemas son más complejos que el cuerpo humano. Las hormonas son sustancias que se mueven en el organismo para controlar procesos biológicos de todo tipo. Pero, con el pasar de los años y en determinadas circunstancias se presentan desequilibrios hormonales, que suelen afectar la salud y la estabilidad de todo tipo de personas. El cannabis puede ayudar a regular muchas funciones en el cuerpo, a lo que hay que sumarle los niveles hormonales.

El sistema endocannabinoide está en el cuerpo y los diferentes componentes del cannabis interactúan con él. Componentes del cannabis como el THC están conectados con el hipotálamo, desde donde se conecta el sistema nervioso con el endocrino y se producen las hormonas. Aunque aún continúa en una vasta investigación, el cannabis influye en la regulación hormonal.

Este hecho ha determinado que el cannabis pueda ser utilizado en tratamientos para controlar el desbalance hormonal. Además, también se debe considerar los efectos del cannabis antes de consumirlo para garantizar que no se genere ninguna afectación en el equilibrio hormonal.

¿Qué efectos para la salud tiene el cannabis?

Por décadas, el cannabis ha sido una planta satanizada debido a los efectos psicotrópicos que produce. Por prácticamente todos los países del mundo, el cannabis ha sido declarado una sustancia ilegal y se ha equiparado a las drogas. No obstante, desde mediados del siglo XX comenzó una notable investigación sobre el cannabis y sus efectos medicinales.

Existen al menos 113 componentes descubiertos del cannabis. De ellos, los principales son dos: el THC, que es el que genera los efectos alucinógenos y el CBD, que es el principal que se utiliza en tratamientos de enfermedades como la epilepsia o para calmar la ansiedad. Existen muchos más componentes que tienen efectos positivos directos sobre el cuerpo humano.

La interacción de los cannabinoides, como se le conoce a los componentes del cannabis, con el cuerpo humano, se hace a través de los receptores del sistema endocannabinoide. Este se encuentra en una gran cantidad de células y es el que permite activar diferentes procesos químicos en el organismo.

¿Qué es el desequilibrio hormonal?

Pasa todo el tiempo: los niveles hormonales se alteran en función de las cosas que sucedan, sean rutinarias o no, y en especial pasa cuando afecta al organismo de alguna forma. Pero el desequilibrio hormonal va más allá, pues altera directamente los procesos corporales y puede traer consecuencias visibles en la salud de hombres y mujeres.

Con frecuencia se piensa que el desequilibrio hormonal es algo exclusivo de las mujeres al relacionarlo con el período menstrual. Nada más lejos de la realidad. Los efectos secundarios del desequilibrio hormonal involucran a hombres y mujeres y pueden transformar radicalmente su vida cotidiana. Asuntos como la pérdida o el aumento de peso, el cansancio extremo, la digestión o la ansiedad pueden ser algunas de estas respuestas.

Cuerpos humanos tienen respuestas distintas a cuestiones orgánicas y eso puede generar desequilibrios hormonales. No obstante, este también puede producirse a raíz de situaciones de estrés, mala alimentación, insomnio, sumado al síndrome premenstrual que sufren muchas mujeres.

¿Cómo puede afectarte el desequilibrio hormonal en tu día a día?

Las consecuencias del desequilibrio hormonal pueden ser devastadoras a largo plazo. Por ejemplo: uno de las enfermedades más comunes que se generan a raíz del desbalance hormonal es el insomnio, lo que a su vez genera ansiedad y puede acabar en depresión.

Las mujeres también sufren de manera particular los desequilibrios hormonales, especialmente durante el síndrome premenstrual. Cambios de humor, dolores de cabeza, náuseas son solo algunos de los síntomas recurrentes que, en caso de no tratarse, pueden expandirse aún más. En los peores casos, las personas pueden desarrollar infidelidad o pérdida de memoria, debido a que, si el nivel hormonal baja demasiado, el cuerpo puede responder de esta manera.

¿En qué influye el cannabis a nivel hormonal?

Pero, ¿el cannabis puede ayudar a regular el nivel hormonal? La respuesta a eso está en el sistema endocannabinoide. Hay que entender que el cuerpo humano produce sus propios endocannabinoides que se articulan en un sistema que se ubica en las células. A través de sus receptores, este sistema es el que recibe al THC, al CBD y a muchos otros componentes.

El CBD interactúa con el sistema endocannabinoide y este sistema se relaciona con el sistema endocrino, al tener funciones corporales específicas que los vinculan. Además, estudios indican que el THC, otro componente, se relaciona con los neurotransmisores del hipotálamo, que van a su vez al sistema nervioso y de ahí, al endocrino, que es el que acaba produciendo la hormonas.

En resumen: por la relación que mantiene el sistema endocannabinoide con el sistema endocrino que produce hormonas, se puede decir que el cannabis tiene un impacto en esto, en caso de que los cannabinoides entren al organismo. El CBD y el THC tienen influencia directa en el camino que lleva a las hormonas.

Casos en los que el cannabis se involucra con el balance hormonal

Existe un sinnúmero de casos en los que se ha podido determinar que el cannabis interactúa en situaciones de desequilibrio hormonal. Algunos de los que se han registrado y podido estudiar son:

1. Sistema reproductor masculino

La afectación de las hormonas referidas a los órganos sexuales masculinos es una de las manifestaciones principales motivada por los efectivos del cannabis. Hablando prácticamente, diferentes estudios han mostrado que un consumo sostenido del cannabis es capaz de reducir en un 55% el conteo de esperma.

Otras investigaciones muestran también el impacto que tiene el cannabis en la función reproductiva masculina. En el caso de las hormonas reproductivas, el THC previene la liberación de la hormona GnRH, que a su vez es la que estimula la producción de testosterona. A pesar de que el cannabis puede tener influencia sobre la testosterona, eso variará entre cada persona, así como también por el tipo de cannabis consumido.

2. Modificación del nivel de estrógeno 

Las mujeres y su aparato reproductor son protagonistas en la interacción del cannabis con el equilibrio hormonal. Esto estaría motivado a que las mujeres absorberían el cannabis de una forma diferente, basándose en los niveles de estrógeno. En un experimento realizado con ratas, aquellas hembras que estaban ovulando desarrollaron más tolerancia a los efectos del THC.

Las conclusiones de este estudio permiten afirmar que las ratas hembras fueron más fuertes que las ratas machos, y que eso estuvo motivado a la producción de estrógeno. Entonces se podría entender que son las hormonas las que determinarán la potencia y el impacto del cannabis, y específicamente del THC que se está consumiendo.

3. Sistema óseo femenino 

No cabe duda de que el sistema reproductor femenino trabaja de la mano con el sistema endocannabide. La relación que existe entre los desequilibrios hormonales del ciclo menstrual y los receptores de endocannabinoides se ha estudiado y demostrado, al igual que la masculina. Este es un aspecto vital, pero con la madurez, las mujeres entran en la menopausia y con ella, diferentes afecciones.

La osteoporosis es una de las enfermedades más comunes entre las mujeres que comienzan a avanzar en edad. Sin embargo, el receptor CB2 del sistema endocannabinoide puede contribuir disminuir la pérdida ósea, que motiva la osteoporosis. Esto implica que tanto el THC como el CBD podrían interactuar con el receptor CB2 para así poder contrarrestar el debilitamiento de los huesos, causado por el desequilibrio hormonal. La investigación científica en esta área no se ha desarrollado ampliamente en este aspecto, pero los indicios científicos están claros.

4. Cortisol y paranoia 

¿Has escuchado hablar del cortisol? Es muy probable que conozcas a esta hormona por su relación con el estrés. En efecto, el cortisol se libera en situaciones de estrés y su respuesta es el aumento del azúcar en el torrente sanguíneo y acelerar el metabolismo de los alimentos consumidos. Pero, ¿cómo se involucra con el cannabis?

Pues, es simple: el THC aumenta los niveles de cortisol. Como has podido observar, la respuesta del cortisol es tratar de aliviar el estrés. Pero el THC puede aumentarlo en exceso y eso, dependiendo de la persona, generaría respuestas diferentes entre la gente. Por ejemplo, si existe un estrés muy fuerte podría hacer crecer la sensación de paranoia.

¿Por qué el cannabis puede ser usado como tratamiento para el desequilibrio hormonal?

Los desequilibrios hormonales pueden ser puntuales o duraderos, y muchos requieren de tratamiento farmacológico. Sin embargo, cada vez se han demostrado más los efectos del cannabis ante diferentes hormonas y su potencial capacidad para generar un equilibrio hormonal en varias situaciones.

Aunque no es lo mismo hablar de THC y de CBD, el cannabis en su conjunto es beneficioso para el desequilibrio hormonal. No obstante, el desarrollo de tratamientos específicos que consistan en el consumo de cannabis para generar la superación del desequilibrio hormonal aún parece un panorama lejano.

¿Qué tipos de cannabis pueden ser convenientes para eso?

Hay que partir de lo esencial: el cannabis es una planta. Como con cualquier planta, las variedades abundan y no todas aplican en los mismos casos. En cualquier manera, existen cepas del cannabis que pueden ser beneficiosas en específico para tratar el desequilibrio hormonal. Sus diferencias se deben a las concentraciones de sus componentes, así como en la variedad de la planta a la que pertenecen. Algunas de estas cepas son:

1. Sweet and Sour widow

El desequilibrio hormonal, en general, es un asunto en el que tanto CBD como THC pueden contribuir. Por ese motivo, la cepa Sweet and Sour Widow tiene una proporción 1:1 entre THC y CBD. Además, es una variedad obtenida principalmente del cannabis indica, que es usada por excelencia en el cannabis no psicoactivo. Su alta concentración de CBD hace que sea una variedad apta para el consumo de personas no acostumbradas al cannabis.

Esta variedad es usada entre personas que sufren de pérdida de apetito. También puede parecer común entre aquellas que padecen de insomnio, aunque las propiedades del cannabis sobre el sueño son vastas.

2. Jillybean

Una combinación entre euforia y calma posterior de la ansiedad es lo que puede traer la variedad Jillybean a las personas que están teniendo algún desequilibrio hormonal. También proveniente del cannabis indica, Jillybean proporciona los tradicionales efectos alucinógenos motivados por el THC, pero también tiene un componente terapéutico.

Muchos utilizan la variante Jillybean para lidiar con situaciones de ansiedad, estrés e incluso depresión, que pueden estar motivadas por desequilibrios hormonales. Los cólicos menstruales y síntomas similares pueden ser aliviados a través del consumo del Jillybean.

¿Debo consultar a mi médico antes de empezar a usar cannabis?

Los desequilibrios hormonales son un asunto serio. Aunque la mayoría de ellos tiene una solución rápida y efectiva, siempre deben tratarse por consejo médico. Los tratamientos farmacológicos siguen siendo la opción más indicada por la mayoría de los médicos, debido a que las investigaciones científicas lo avalan. Sin embargo, el cannabis cada vez se abre más paso en el gremio médico y al ser un tratamiento natural, podría ser ideal su aplicación y no resultaría nociva.

No obstante, debes siempre saber que como los desequilibrios hormonales son un tema complejo, el cannabis no será beneficioso en todos los casos. Es cierto también que la investigación en la materia es escasa, pero que los efectos del THC y del CBD ya son bastante conocidos y, siempre bajo consejo médico, es posible determinar si te serían útil en tu situación de desequilibrio hormonal.

Conclusión

El desequilibrio hormonal no es un juego de niños. Cuando en el cuerpo algo no está bien regulado, rápidamente el organismo te lo hará saber y puede actuar en tu contra. Existen todo tipo de soluciones farmacológicas para tratar una infinidad de desequilibrios, pero el cannabis se ha erigido como una posible ayuda para el tratamiento y la superación de este problema.
No se trata de un asunto únicamente concerniente a las mujeres y su período menstrual, pues los desequilibrios hormonales se producen todo el tiempo y en diferentes ámbitos. El cannabis, a través de sus componentes y su relación con el sistema endocannabinoide, puede generar efectos positivos en el cuerpo. Nunca descartes a lo natural del cannabis como un aliado en tu vida.

Información sobre el CBD

Efectos en el sueño del CBD, CBN y THC

8

Introducción

Crisis de ansiedad, estrés, falta de concentración… Son innumerables los síntomas que produce el insomnio. Cuando hay una persona que sufre de insomnio, también sufre toda una familia por las terribles consecuencias que eso genera en el día a día. Tomar una enrevesada combinación de pastillas inevitablemente afecta la vida cotidiana, impidiéndole a muchas personas trabajar o estudiar con normalidad. Asimismo, se ha demostrado que cannabinoides como el THC y el CBN pueden contribuir a mejorar el sueño, pero, ¿qué efectos producen?

Los cannabinoides son diferentes componentes que se encuentran en la planta del cannabis, además de en el cuerpo humano. Las propiedades terapéuticas del CBD son ya reconocidas a nivel mundial, y cada vez están más en boga cannabinoides como el CBN, que parece ser el mejor para lidiar con el insomnio. A esto hay que sumarle el THC, que aunque es psicoactivo tiene muchas propiedades positivas. El mundo de las propiedades de los componentes del cannabis está cada vez más explorado y tiene mucho que ofrecer. ¿Quieres saber más?

¿Me pueden beneficiar los cannabinoides?

Pero, ¿el cannabis no es la marihuana? ¿Cómo me va a beneficiar? No todo es tan simple. El cannabis es una planta rica en todo tipo de componentes, que se llaman cannabinoides o fitocannabinoides, para distinguirlos de aquellos que están en el cuerpo humano y de los artificiales. Cada uno de ellos tiene funciones y comportamientos distintos en el cuerpo humano, al interactuar con el sistema endocannabinoide.

Al ser tan diferentes, pueden beneficiar al organismo de las formas más diversas. Algunos son psicoactivos, por lo que son los encargados en generar los efectos tradicionales de cuando la gente fuma marihuana. Otros, en cambio, no lo son en lo absoluto, por lo que resultan ideales en la aplicación del cannabis terapéutico. Desde enfermedades graves hasta asuntos menores, los cannabinoides pueden hacer el día a día de las personas una circunstancia más llevadera.

¿Qué son el CBD, el CBN y el THC?

Actualmente se han descubierto al menos 113 cannabinoides. Sí, 113. Esta increíble cantidad aspira a seguir creciendo conforme avanza la investigación científica. Cada uno de ellos cumple funciones precisas en la planta y, además, generan diferentes efectos y beneficios a quien los consume. A pesar de la gran cantidad, los dos cannabinoides principales son el THC y el CBD.

El más conocido en el mundo terapéutico es el CBD. Este es el componente del cannabis no psicoactivo más común y se utiliza en cientos de tratamientos de todo tipo. Aunque muchos lo usan solo para relajarse y calmarse, tiene vastas propiedades antiinflamatorias y se aplica en el tratamiento de enfermedades como la esquizofrenia.

Por su parte, el THC es el componente psicoactivo del cannabis. Sí, es el que te droga. Eso no significa que sea malo, pues el THC es usado para estimular el apetito, combatir las náuseas, entre muchas otras. Finalmente, el CBN es un componente que se produce a partir de la exposición constante al sol del THC y que pierde prácticamente todo lo que lo hace psiocactivo. Eso lo ha hecho un componente prioritario que sigue apenas dándose a conocer. Pero, ¿cómo pueden contribuir a mi situación de insomnio?

¿Por qué los cannabinoides me podrían ayudar a dormir mejor?

En efecto, los cannabinoides son buenos para poder enfrentar diferentes condiciones de salud. Pero, ¿pueden ayudarme a dormir mejor y contribuir a superar mi proceso de insomnio? La respuesta es un sí categórico, aunque falta demasiada investigación para aseverar qué es lo mejor en estos casos. Sin embargo, especialmente el CBN ha demostrado ser una gran ayuda en tu batalla por dormir mejor, el THC puede ayudarte a profundizar el sueño, mientras que el CBD puede beneficiarte en los efectos adversos.

Ahora, es normal que te preguntes, ¿eso no me puede generar otros efectos? En el caso del CBD, no existe posibilidad de que te drogues ni que tengas otro tipo de sensación. En efecto, mejorar el sueño está entre sus efectos, aunque varía dependiendo de cada persona. Con prudencia y un optimismo moderado, puedes acercarte a los cannabinoides y así ver de qué forma pueden ayudarte a regular tu ciclo del sueño.

Propiedades del THC para el sueño

Pero, ¿no era que el THC drogaba? Pues… sí, pero también puede ayudarte de forma eficaz a dormir mejor. Debes tener en cuenta siempre que la investigación sobre el cannabis no es la más vasta existente, pero hay claros indicios de que los componentes son beneficiosos. ¿No has escuchado de amigos o has experimentado tú mismo que la marihuana con THC puede ser útil para dormir mejor? Es la misma situación.

Por increíble que parezca, el THC es el responsable de activar e inducir el sueño. Esto se debe a que es el componente que interactúa con los receptores CB1 del sistema endocannabinoide, y ellos son los que se encargan de regular el sueño y aliviar el dolor. El camino hacia un sueño más tranquilo y prolongado pasa por el THC.

Un aspecto que hay que tener en cuenta en lo que se refiere a este cannabinoide es sobre la dosis. Puedes consultar a tu médico si tienes dudas, pero lo más recomendable es que comiences por una dosis baja. Se ha demostrado que consumirlo en altas dosis puede aumentar la ansiedad, lo que podría generar un efecto contraproducente.

¿Qué impacto tiene el THC sobre la fase REM del sueño?

El sueño tiene cinco fases diferentes. De la 1 a la 4, van de la más leve a la más profunda. Sin embargo, existe otra etapa sumamente importante, denominada fase REM o movimiento rápido de ojos. Esta se presenta durante poco tiempo en el sueño, pero es la más intensa y en ella, la actividad cerebral es prácticamente la misma que cuando se está despierto.

La fase de movimiento rápido de ojos recibe ese nombre a partir de su característica más importante: movidas rápidas oculares, que muestran una etapa en la que se está soñando, probablemente. ¿Has escuchado a esas personas que dicen que después de fumar marihuana durmieron bien pero no soñaron? Eso se debe a que el THC se encarga de reducir la fase REM y aumentar la fase 4 del sueño.

Explicándolo sencillamente: a pesar de ser una de las más intensas, en la fase REM casi no se descansa. Uno de los problemas más importantes del insomnio es conseguir un sueño reparador: muchas veces los pacientes duermen por horas y sienten que no han dormido un minuto. El THC permite extender más la fase 4 de sueño profundo y reducir la actividad intensa cerebral de la fase REM, fomentando el descanso.

El sueño profundo permite reconstruir los músculos, favorecer al crecimiento en aquellas personas que se encuentran en esa fase y, además, fortalece el sistema inmunológico. Aunque no es recomendable reducir el sueño REM para el público en general debido a que procesa los recuerdos y estabiliza la memoria, en el caso de pacientes con insomnio es una buena opción a considerar.

Propiedades del CBN para el sueño

¿Has escuchado hablar del CBN? Lo más probable es que no. Aunque se parezcan en su nombre, no es lo mismo que el CBD. Si hay una posible solución efectiva a largo plazo para el problema del insomnio visto desde la perspectiva cannábica, el CBN tiene las respuestas. Este componente del cannabis proviene de la exposición al calor y la luz por tiempo prolongado del THC, lo que le quita su capacidad de drogarte. Pero, ¿por qué es tan bueno?

Es simple: el CBN es un sedante. Y no es cualquier sedante: es un sedante tan fuerte que puede generar el mismo efecto que fármacos como el diazepam con la mitad de sus componentes. El CBN no te drogará propiamente, pero sí puede afectar tu vida cotidiana debido a la fuerza de sus efectos.

La mejor noticia en relación con el insomnio se refiere a que ya comienza a haber un consenso científico que indica que el CBN permitirá aumentar las horas de sueño de las personas. Pero como el problema del insomnio va más allá, el CBN puede también contribuir al alivio de las crisis de ansiedad, tan presentes en muchos pacientes.

¿Y qué hay sobre el CBD?

Hey, ¿y el CBD no tiene nada que decir sobre el insomnio si es tan bueno para relajarse? Resulta que relajarse y dormirse son dos cosas bien distintas en el organismo. Si lo que necesitas es estar más tranquilo, el CBD es lo ideal. Pero el insomnio es un problema grave que no solo genera no dormir, sino situaciones como somnolencia en el día, ante lo que el CBD no es muy conveniente.

¿Eso quiere decir que no se debe usar? Claro que no. El CBD te puede ayudar, precisamente, a calmar esas graves crisis de ansiedad que tienes. Además, el insomnio no es un problema que viene de la nada, sino que proviene de la gran carga de estrés a la que muchos pacientes han estado expuestos. El CBD puede, entonces, contribuir a disminuir ese estrés que, a su vez, genera el insomnio.

¿Y cómo lo hace? Simplemente, el CBD interactúa con los receptores del sistema endocannabinoide, lo que hace que las funciones cognitivas entren en un estado más calmado. Eso conlleva a que el cerebro entre en un estado de serenidad en el que pueda razonar con calma. Esto hace que el ciclo del estrés se corte, y, por consiguiente, uno de los principales generadores del gran problema del insomnio.

¿Cuál es el cannabinoide más efectivo?

Hablar de efectividad es complicado porque las comparaciones son odiosas y todo tiene sus pros y contras. No existe discusión en que, de los tres componentes del cannabis que estamos estudiando, el CBN es aquel que es más directo y cuyas capacidades sedantes son más fuertes. No obstante, su forma de conseguirlo es complicada.

Para poder tener un sueño más profundo, sin duda, el THC es el mejor, aunque puede venir con consecuencias desagradables como entrar en un estado alucinógeno, en caso de que la persona no quiera estar así. Finalmente, si el problema son las causas del insomnio y sus consecuencias, el CBD puede beneficiar a los pacientes, especialmente a aquellos que sufren de estrés y ansiedad. Todos los componentes son complementarios.

¿De qué forma los puedo tomar?

¿No quieres fumar pero quieres consumir algún componente del cannabis? ¿Se toman juntos o separados? Para responder eso, debes saber que existen diferentes maneras de llegar a ellos. Por ejemplo: el CBD, que es uno de los componentes más populares por número de productos, se puede consumir a través de aceites, lociones, pomadas, vapeadores… Casi que de la forma en que tú quieras. Unas gotas de aceite de CBD podrían relajarte.

El THC es más complicado, porque ya conoces los efectos que produce. Aunque lo más usual sigue siendo fumar marihuana, hoy existen ya productos basados en THC similares a los del CBD. Muchos se ven desde presentaciones accesibles y comestibles como gomitas o brownies, pero el THC también llega a través de productos más condensados.

El más complicado de todos es el CBN. Esto es motivado a la dificultad existente en obtenerlo, pues se debe procesar el THC o dejarlo expuesto ante el calor por mucho tiempo. La forma más rápida es, entonces, consumir marihuana vieja, pero no es del todo seguro que ya que no hay garantía de que el THC se haya diluido lo suficiente. Recientemente se han desarrollado otras maneras de acceder al CBN, pero son bastante experimentales y queda mucho para llevarlo abiertamente al público masivo.

¿Cómo será el futuro del insomnio con los cannabinoides?

El cannabis y sus componentes han tenido un obstáculo desde el comienzo de su investigación: su legalidad. Es difícil avanzar en la legislación de los cannabinoides si es ilegal en los países donde se desea hacer.

Sin embargo, estas barreras están cada vez más superándose, por lo que el futuro parece ser prometedor en lo referente a la cantidad de información que tendremos sobre los cannabinoides para ayudar, entre otras cosas, al insomnio.

Conclusión

Verdaderamente, hay pocas situaciones tan frustrantes en la vida como dormir poco o padecer de insomnio. El hecho de no dormir trastoca por completo la vida de una persona y, en los casos más complicados, puede inhibirla completamente de trabajar o hacer sus actividades usuales. Las soluciones a este problema no son precisas ni se muestran como una receta exacta: cada quien tiene su respuesta.

Cannabinoides como el THC, el CBN y el CBD, a su manera, pueden ser una respuesta. Estos tres componentes pueden ayudar en situaciones donde el insomnio exista o esté propenso a presentarse. Aunque falta mucho trecho por recorrer e investigar, es ya un hecho que los cannabinoides son beneficiosos. Si tienes problemas para dormir, esta puede ser una de tus respuestas.